Epílogo / Final Alterno No. 2

1 0 0
                                                  

NOTA: Segundo final alterno de Patricio y Patricia: Después de la Tormenta.

Después de haber finalizado esta historia, y aprovechando los días de confinamiento debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19, me voy a dar unas largas vacaciones de la escritura. No estaré escribiendo por al menos unos seis meses, esto debido a otros proyectos personales que había pospuesto por mucho tiempo y quisiera aprovechar la situación para resolverlos a la brevedad. Pero pronto volveré a seguir escribiendo, eso sí se los puedo asegurar.

Sinceramente, espero que les haya gustado esta historia, así como yo he disfrutado mucho escribiéndola. Y recuerden, si no tienen nada mejor que hacer, los invito a que se queden en sus casas a seguir leyendo mis otras historias disponibles en Inkspired. Sólo búsqueme como Mauro Martin o directamente con mi URL de perfil: https://www.wattpad.com/user/MauroMartinPrimero.

También los invito a leer los finales alternos de esta historia:

Final Oficial: https://www.wattpad.com/863996061-patricio-y-patricia-después-de-la-tormenta-epílogo

Final Alterno No. 1: https://www.wattpad.com/865151621-patricio-y-patricia-después-de-la-tormenta-epílogo

Un gran saludos a todos desde mi casa. Y ahora sí, continuamos con el capítulo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mientras tanto...

Y ya para finalizar, y volver a narrar en tercera persona, Patricia finalmente se recostó en la cama y comenzó a hacer su pequeña gran lucha para poder despertar de aquella situación en la que estaba siendo sometida. Al principio le costó un poco de trabajo, pues seguía allí todavía. Pero en ese momento, se le acercó una persona ya de más conocida, que le había tocado la mano. En ese momento, ella sonrió al mirarlo y lo llamó por su nombre.

— Sergio.

— Patricia—y ambos se abrazaron fuertemente, como si nunca se hubiesen visto en años.

— Mi amor, te amo, te amo, te amo—expresaba ella con tanta alegría que parecía no poder con ella.

— También a ti te amo, amor—decía él sintiéndose más feliz que nunca—. Te amo muchísimo. Perdóname por haberte sido infiel.

— No, perdóname tú a mi, por no estar al pendiente contigo.

— Lo mío fue más grave, te falté como pareja.

— Lo sé, y sabes que no es algo que perdonaría tan fácil.

— Lo sé. Sabes, te extraño mucho. Extraño ver cómo te mueves, extraño tus palabras, extraño ver esas cosas muy propias de ti, cuando te enojas, cuando te alegras, cuando te ríes, cuando me muestras todas esas lindas obras de arte que haces y celebro contigo tus logros. Pero más que nada, te extraño muchísimo. Me haces mucha falta, cariño.

— Lo sé. Lo sé. Pronto todo esto volverá a la normalidad.

Y ambos se quedaron abrazados. Él encima de ella y ella acariciándole su cabello.

— Te amo, Patricia. Te extraño mucho, sólo te pido que despiertes.

La chica no dijo nada y no sintió más temor, pues ya sabía lo que tenía que hacer para conseguir despertarse. Y acto seguido, Sergio se fue acercando hacia la cara de la chica, para darle un beso en la boca, de esos que solía darle cuando despertaban juntos en aquel departamento de él.

— Despierta, cariño—dijo Sergio—. Hora de levantarse.

Tras haberle dado ese beso, empezó a ocurrir algo inesperado. De pronto, el escenario se tornó oscuro y sin ruido. La mente de Patricia comenzaba a alterarse.

Patricio y Patricia: Después de la TormentaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora