Capítulo 12

42 4 2

Llevamos alrededor de una hora de camino y mí mente estaba en su arduo trabajo mientras Niall cantaba canciones al azar. Quería que llegara mi carta de Cambridge y poder ver si logré entrar o no. Si lo lograba tenía que hablar con mí madre y contarle por qué tomé sola la desición, pero si no quedaba iba deprimirme conmigo misma.

En ese momento, mi primo tomó mí mano y dijo suavemente.

- "Sea lo que sea que pase por tu cabeza, estará bien. Lo prometo" 

- "Gracias. Pero no lo sabré hasta que pasen algunos días"

- "De igual forma estará bien, pequeña, no te preocupes".

Fue en ese momento cuando comprendí que mi primo era como un gran amigo, más que un primo. No sabía que haría sin él. Sin darme cuenta mis ojos se llenaron de lágrimas.

- "He presentado, Niall, he presentado la prueba para Cambridge por internet". Le dije con un nudo en mi garganta.

- "¿QUÉ? Eso es asombroso, Ashley, de verdad. Espero que te acepten". Estaba agradecida de que ignorara el hecho de que estaba casi llorando.

- "Gracias una vez más. Pero no lo he dicho a mamá y no sé cómo se lo tome. No me gusta guardarle secreto si ella no lo hace". 

- "Lo hace, Ashley". Dijo naturalmente.

- "¿Qué?". Respondí casi sin voz.

- "¡Diablos! No debí decir eso. Se lo prometí a Harry" 

- "Repito, Niall, ¿qué?". Pregunté molesta. Algo me ocultaban.

- "Escucha, ¿sí? Luego me gritas o te lanzas del auto si prefieres, pero primero escucha. Harry me pidió guardar el secreto porque quería ser él el que te lo contara, incluso cuando no debería, pero aún no logro entender qué clase de relación tienen ustedes. Tu madre, mí tía, no está sola y no me refiero a soledad como piensas, sino a solteria... Ahmm... Ella está en una especie de... Bueno, de relación, ¿bien? Su jefe, Bob, es su pareja ahora". 

No podía creérlo. Mi madre ¿qué? Aún no lo procesaba. Entiendo que no puede pasar su vida sola, pero ¿y papá? Era también egoísta de mi parte sentir alguna molestía por esto, pero no podía creerlo. Sencillamente, no podía. Además, me lo ocultó. ¿Por qué? Digo, no tiene motivos. Hubiese preferido escucharlo de ella que de Niall. 

Tampoco es que me pida permiso para hacer cosas, es su vida, pero ¿qué? Y espera, Harry lo sabía y no me lo dijo, él no me lo dijo. ¿Por qué no me lo dijo? Confiaba en él y en todo lo que decía, tampoco él tenía necesidad de ocultarme esto. Él comezaba a ser un amigo demasiado especial, no como un mejor amigo porque nadie le quita el puesto a Louis. ¡Diablos no he llamado a Louis, debo hacerlo! No hemos hablado en algún tiempo, sólo antes de que se fuera a USA con Irina. Lo extrañaba, lo hacía realmente. Pero volviéndo a Harry, quería matarlo, de verdad. 

- "¿Estás bien? Pensé que me pegarías o harías chocar o te lanzarías del auto, algo así". Dijo preocupado.

- "Cállate, drama queen. Dormiré. No quiero hablar. Avísame cuando lleguemos". Concluí secamente. 

El frío se apoderó de mi cuerpo y mi estómago comenzó a rugir. Abrí los ojos lentamente y me encontraba en una habitación desconocida para mi. No tenía nada, salvo el colchón donde estaba acostada. No tenía cortinas y a unos metros había un cuarto de baño. Me levanté con lentitud y caminé hasta la puerta.

- "¿Niall?". Llamé en un grito suave

No recibí respuesta. Al salir de la habitación encontré un gran pasillo apenas iluminado por la luz que venía de abajo. Lentamente me dirigí a las escaleras, mientras caminaba volteaba mi cabeza hacia atrás, sólo por si acaso algo aparecía. Me caracterizaba por ser muy paranóica. 

- "¿Niall?". Intenté una vez más. 

Bajé los escalones con delicadeza. No se escuchaba nada, había un silencio desesperante, era abrumador. Estaba llegando al piso de abajo y me encontré con lo que podría ser una sala vacía y mis maletas al lado de la puerta principal, las de Niall estaban también. Era una buena señal, creo. Cuando me dirigí a lo que pensé que sería la cocina un gran sonido me hizo gritar involuntariamente. 

- "¡Ashley! ¿Estás bien?". Salió mi primo de la cocina con la cara llena de salsa y un trozo de pizza en su mano.

- "¡Oh por Dios, Niall! Me has asustado". Dije tomando mi pecho dramáticamente.

- "Lo lamento. Me he caído." Respondió tocando su rodilla y luego dirigió su vista a mis manos. "¿Soy yo el drama queen?". Se burló de mi.

- "Calla, dame comida y dime dónde estamos" 

- "Mi casa, por supuesto. No te he despertado cuando llegamos porque pensé que debías dormir y calmarte. Mañana comienza a llegar todo lo que he comprado, muebles y esas cosas que llevan las casas". Me informó mientras me pasaba un trozo de pizza y se sentaba en una mesa de plástico.

- "Gracias por dejarme dormir y la comida". No quería hablar del tema de mamá.

- "Harry ha llamado varias veces. Me preguntó por ti y le dije que te dije. Quiere que le devuelvas la llamada". 

- "Bien". Le respondí indeferente.

- "Ashley, no es su culpa. Él quería decirtelo pero no..."

- "Rubio, basta". Advertí.

- "No había tenido la oportunidad". Siguió como si no hubiese hablado.

- "No cerrarás la boca, ¿cierto?". Le pregunté dejando de comer.

- "No hasta que lo llames". Me extendió su teléfono.

Lo tomé de mala manera y salí de la cocina al patio. Hacía frío, así que lo tomaría como excusa para hablar rápido con Harry. Marqué su número y noté que tenía que tenía como nombre: "Wild Curls", Niall tenía problemas serios. 

"¿Sí? ¿Ya despertó?". 

"Lo hice". Respondí secamente.

"¡Oh Ashley! Lo lamento, quería decirtelo en tu habitación, ¿recuerdas? Te dije que debía contarte algo, pero luego Niall te llamó y tuve que callarme"

"Harry, ya". Lo corté. "Entendí, ¿sí? Ahora tranquilo. Debo ir a comer y tengo frío porque estoy en el patio". Hablé con indiferencia.

"Entonces entra y sigue hablando conmigo hasta que dejes ese tono tajante". Respondió con todo dulce y paciente. Sonreí sin querer. "Acabas de sonreír, así que ya no estás molesta. Sabía que conmigo no podías molestarte. Soy lo mejor para ti". Esta vez no contuve la risa.

- "Sigue soñando, wild curls". Respondí burlándome.

"No me preguntes, Nialla estaba ebrio". 

"Claro". Dije con sarcasmo.

"¡Hey! Él lo estaba, en serio. Ahora, lo importante, ¿cuándo vuelves?". 

"No tengo idea, H".

"Espero que sea pronto". Respondió con un suspiro.

- "También yo. Bien, debo irme. Mi pizaa me llama". 

"Adiós, pequeña. Te quiero". Y sin más cortó lo llamada.

- "Yo también, Harry". Le respondí aunque no me escuchara. 

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Bien, babies. Otro capítulo aquí. Corto, lo sé, pero no entiendo que pasa con mi inspiración últimamente. Mi prima me reclama porque no la sigo, pero cuando me dispongo a escribir las ideas huyen de mi cabeza. Lo lamento):

POR FAVOR voten y comenten, la morena Diana se los agradecería con el alma x.

New Stepbrother.¡Lee esta historia GRATIS!