-Ana, levántate no me hagas ir por ti, porque sabes que lo hare - lograba escuchar los gritos de mi padre desde abajo.

A pesar de mi cansancio me levante a regañadientes de la cama, tome algo de ropa y me dirigí al baño, como de costumbre el agua estaba helada pero logre adaptarme rápidamente a ella. Salí y me puse un short de mezclilla, una camiseta sencilla y unas vans, arregle mi cabello en una cola de caballo alta y decidí bajar.

-Tardaste una eternidad -Dijo mi padre con una sonrisa divertida, mientras me entregaba mi rifle

Cada domingo salíamos a cazar, mi padre me enseño desde muy pequeña y ya es como una tradición para nuestra familia, solíamos hacerlo en nuestro patio, hasta que los vecinos llamaron en varias ocasiones a la policía y para evitar problemas decidimos seguir practicando en un campo abierto a quince minutos de nuestra casa.

Me despedí de mi madre con una sonrisa y ella me devolvió el gesto desde la puerta principal de la casa, ella prefería quedarse en casa ya que odiaba las armas, y por varios años me prohibió hacerlo, pero logre convencerla.

El auto estaciono en el conocido campo, sacamos lo necesario del auto y nos dispusimos a hacer nuestra actividad.

(...)

Apunto mi rifle en dirección al ave que va pasando por el horizonte, mientras espero el momento indicado para dar el tiro pequeños recuerdos pasan por mi mente como flashes.

"Papi, papi" dice la pequeña niña corriendo hacia su padre mientras él la carga tiernamente en sus brazos

-Me trajiste algún regalo? -dijo la pequeña tiernamente

-Claro que sí, te traje dos -dijo el mostrando una pequeña caja y un rifle-feliz cumpleaños!

La pequeña tomo la caja en una mano y el rifle en otra.

-papa que es esto-dice mostrando el rifle

-algo que te protegerá-dijo el dándole un pequeño beso en la mejilla

-Ana, estas bien? -cuando Salí de mis pensamientos mi padre me miraba preocupado

-Si, solo me distraje un poco, sigamos no te preocupes -di una sonrisa tranquilizadora hacia el

(...)

Después de una hora aproximadamente decidimos volver a casa, mientras cazábamos mi padre me comento acerca de una sorpresa, la verdad no me dio demasiados detalles pero después de eso, he estado demasiado ansiosa esperando el momento en que me dirán que es o de que se trata.

Al entrar a casa, mama nos recibió con un gran almuerzo, saciando nuestro apetito. Durante el almuerzo mis padres se daban miradas cómplices, mientras yo alternaba mi mirada entre ellos y mi comida.

-Ana, debemos decirte algo -dijo mama rompiendo el silencio en la habitación, asentí dándole a entender que siguiera - Tu tío, James volverá, se quedara en casa por un tiempo

Una sonrisa ligera salió de mis labios, mis padres desde que tengo memoria me han comentado acerca de james pero nunca he tenido la oportunidad de conocerlo, y después de 16 años tendré esa oportunidad.

Al terminar subí a mi habitación, tratando de pasar el tiempo, decidí mensajear con Jane, deje el teléfono a un lado y leer mi libro favorito. El sonido de la puerta me saca de mi lectura, dejando a la vista a mi madre

-Cariño, tu tío llegara en treinta minutos

-Ok, luego bajo

Decidí darme una ducha rápida, me coloque unos jeans ajustados, una camisa a cuadros y unos vans negros, arregle mi cabello con una trenza y baje acompañando a mis padres, esperando junto a ellos a james.

Se escucharon golpes en la puerta y como era de suponerse allí estaba James, mis padres salieron a saludarlo mientras yo esperaba impaciente a que entrara.

-Pasa James, ahora estas en casa -escuche decir a mi padre seguido de una carcajada

James entro seguido por mis padres quienes venían con una sonrisa, me acerque a él con una sonrisa, mientras lo examinaba con la mirada, se ve joven como de unos veinticinco, alto, tatuajes en sus brazos, ojos claros, bastante atractivo. Pero en que estás pensando Ana es tu tío.

-Hola Ana -escuche sacándome de mis pensamientos, era james que mantenía extendida su mano hacia mí, decidí tomarla haciendo un apretón

-Hola -sonreí. Su mirada se mantenía fija en mí y la verdad ya me estaba incomodando

(...)

Después de que recibimos a james, decidimos cenar la comida que había hecho mi madre especialmente para la noche, las risas de mis padres y james resonaban en la habitación mientras contaban graciosas anécdotas entre ellos, mientras yo movía de un lado a otro la comida con mi tenedor. En toda la cena pude sentir la insistente mirada de James sobre mí.

Mientras mis padres le enseñaban su habitación a james, yo me dirigí a mi habitación, cuando me dirigía mi cama, dos golpes en la puerta me hicieron volver, al abrir la puerta me encontré a James sonriendo frente a mí, sin decir nada me entrego un papel y se fue hacia su habitación, su actitud me pareció extraña, saque mi cabeza por la puerta mirando a ambos lados y cerré la puerta tras de mí. Abrí el papel, lo leí una y otra vez pero no sabía que pensar, a que se refería

"A partir de ahora tu vida cambiara, desconfía de los que pensabas que nunca dejarías de confiar"

James.

Lo tire a la basura, y me tire a mi cama, no entiendo a que se refería con eso, pero no creo que sea nada bueno

Stay Dreaming¡Lee esta historia GRATIS!