Epílogo

3.6K 285 71
                                                  

-Debes estar cansado-comentó HaNeul desde el marco de la puerta de su oficina.

- Estoy demasiado ocupado HaNeul-musitó arreglando el montón de hojas regadas.

Desde el día de su boda SeHun decidió dejar todo atrás. Su pasado. Su todo. Y seguir adelante con su esposa.

Ha madurado lo suficiente. Siendo de muy buen criterio. Considerado el mejor presidente que hubo en Corea.

-¿Sabes de donde surgió mi nombre?-preguntó ella. El negó todavía mirando algunas hojas. Ignorada completamente por su propio marido.

Inhaló profundamente.

- Cuando estaba en el vientre de mi madre y mi padre llegaba del trabajo, regresaba feliz y decía "Hola mi cielo!"-bromeó pero era la verdad-No te dio gracia verdad?-soltó cansada.

Estaba con la mueca de siempre. Un hombre aburrido y cansado. Siempre sentado en la silla de su oficina sin moverse de ahí por horas hasta altas horas de la noche. Sus ojos se volvieron más pesados y estaba mucho más pálido.

Le costaba admitir que extrañaba al SeHun de antes. Al divertido y activo SeHun de la bromas.

Avergonzada de ser una cero a la izquierda de su marido. Jamás le había dado un toque de cariño real hacia ella.

Solo cariño hacia la gente distinguida.

Sonrisas falsas y un beso forzado.

Era lo que más le dolía y le partía el corazón.

Un beso sin nada, sin sentimientos, nada, ni una chispa de esperanza.

Recordó aquel día que sería una buena esposa. Intentó lavar su ropa, cocinar el desayuno, ordenar la cama y hasta fregar los platos sin ayuda de nadie.

Le había dicho que quería sanar su corazón. Poder ser capaz de taparlo el de ella por el suyo. Pero el solo le recordó unas palabras.

"Estás demasiado lejos de serlo".

Aquel SeHun era demasiado frío.

-Ten-le entregó-Pensé que lo echabas de menos.

Tenía en frente de él el disco del set de la música de los ochenta. El que le había prestado a ________.

-Su madre me lo dio-dijo mientras aún tenía el disco entre el aire esperando ser devuelto al verdadero dueño- ¿No lo quieres? ¿Después de haber quemado todo los que tenías? Al menos pensé que te haría un poco mejor ver uno en tantos meses SeHun.

Ella le acercó mas el disco en frente de él.

El solo miraba por debajo fijándose en la hojas.

-Si crees que haber quemado tus discos preferidos de tu madre y te fue una buena opción para dejar de ser un inmaduro y olvidar a _______ pues créeme que no -dijo- Solo te has convertido en un hombre que sólo se la pasa trabajando todo el día -sus ojos empezaron a aguarse y el silencio inundaba la oficina- Estoy embarazada SeHun -comentó esperando ver una reacción pero no recibió nada.

-Lo dejare aquí de todas formas-puso el pequeño set en el escritorio cerca de la esquina para marcharse.

Iba a llorar y eso no le gustaba.

El hecho de tener un hijo era lo mejor que le pudo haber pasado pero su problema era el padre. No quería que creciera con un padre así.

-HaNeul-la llamó desde el marco de la puerta. Ella solo se limitó a dejar de caminar. La tenía de espaldas-Te quiero-admitió de verdad. Algo que hizo que a HaNeul se le apretara el corazón y esbozara sonrisa.

Era uno de verdad con sentimientos reales.

El único que había recibido de él.

Llegó hacia donde la pequeña grabadora e insertó el disco. Miles de recuerdos llegaron a su mente e incondicionalmente sonrió desde la comisura de sus labios.

Abrió la galería del álbum y vio una foto de ellos dos juntos que se habían tomado aquella vez hace muchos meses atrás.

Se le estrujo el corazón. Ya no podía sopórtalo más. Iba a llorar por más que su mente lo negará no podía con su corazón.

Al cabo terminó de reproducir todas las canciones estando en su escritorio parado con los ojos cerrados.

Recordando los buenos y pocos momentos que habían tenido juntos.

Recordó la vez que tuvieron una cena aunque un poco peculiar.

Ella seguía en su cama y él una silla como siempre. Pero fue la mejor.

Y el primer besó que le había robado a ella.

Un poco inesperado pero romántico.

Y lo mejor de todo. Algo jamás olvidaría sería la vez que hicieron el amor juntos.

Sonrió, pero al mismo tiempo se resbaló una gota pequeña gota de lágrima rozando su mejilla y sus suaves y pequeños labios.

Iba a agarrar el set que estaba casi en la punta de la esquina de su escritorio pero al momento de un ligero toque hizo que cayera el disco y saliera una pequeña carta blanca. Como si una paloma al fin ha sido liberada de su jaula.

SeHun estaba demasiado adentrado a sus pensamientos, no se movió ni sintió nada al momento de que se cayó el set. Pero al verlo en el suelo, vió una pequeña carta blanca que llamó su atención sacándolo de sus pensamiento profundos.

Se agachó y recogió la carta que yacía sobre el suelo. La brillante e intensa luz que yacía sobre SeHun en aquella mañana lo hacía ver como un príncipe de las hadas, con semejante belleza y esplendor, sus lágrimas lo hacían más avivo.

SeHun lentamente abrió la carta, sacó el pequeño pedazo de papel en su interior con un pequeño mensaje secreto.

Secret Message [EXO-SeHun] En Remodelación ;DDonde viven las historias. Descúbrelo ahora