Capitulo 1

8.6K 246 3

POV Lauren

Siempre es difícil abrir los ojos al despertar y levantarse pero lo es más cuando has bebido la noche anterior. Aunque a decir verdad eso ya era una costumbre en mí.

Lamentablemente era de ese tipo de personas que tienen la estúpida costumbre de levantarse temprano al día siguiente sin importar lo cruda que estés, aunque honestamente hoy me había levantado temprano más que nada para ver a los nuevos estudiantes que tenía el internado como cada año, estos siempre eran tan tontos, novatos y descontrolados al principio que me causaba risa.

Después de seguir luchando contra mis ganas de seguir durmiendo, me levanté de mi cama para así comenzar mi día. Lo primero que vi fue a Normani y Ally en sus respectivas camas en donde yacían aun profundamente dormidas, razón por la cual me moví silenciosamente por la habitación. Mi objetivo principal de esta mañana era tomar una ducha para despertar al 100% y así después ir a buscar algo de comer porque mi gastritis me estaba matando. Mi día ya había comenzado mal por tener que levantarme, la gastritis era horrible y por si fuera poco ahora no podía encontrar una maldita toalla por todo el cuarto por lo que decidí pedirle una a Natalia quien tenía su habitación frente a la nuestra.

Salí de mi habitación y toqué un par de veces la puerta de Nat constantemente sin importarme si estuviese o no dormida. Después de esperar algunos minutos y no recibir ningún tipo de respuesta abrí la puerta por mi cuenta, sabía que esto no le molestaría porque éramos muy amigas y no era la primera vez que lo hacía.                                                                                                

Al entrar comencé a buscar la toalla por la que había venido, Natalia no estaba por el cuarto por lo que me resultaba mas difícil hallarla.                                                                                                

Mientras abría la puerta del armario escuché que la puerta del baño se abría lentamente mientras que por ella salía una chica de cabello oscuro y largo, su piel era blanca y tenía un rostro precioso con los mejores labios carnosos que nunca antes había visto.

 Yo estaba completamente en shock con su belleza y tan en transe estaba que no me había dado cuenta que la chica frente a mis ojos estaba completamente desnuda, estúpido, lo sé. Ella no había notado mi presencia aún ya que estaba ocupada tratando de cubrirse o algo así.

Su cuerpo era impresionante, sus piernas y caderas eran la combinación perfecta o eso creía yo hasta que sus ojos café chocolate me miraron. Quedé paralizada.                             

Después de unos segundos dejamos de tener contacto visual porque me distraje con sus mejillas muy ruborizadas al igual que las mías o al menos eso sentía porque mi cara quemaba demasiado.

Ella dio un salto y gritó para después dar media vuelta y darme la espalda. VAYA! Que trasero, pensé.

POV Camila

Tan pronto como llegué al internado me dirigieron hasta mi habitación, la cual era muy amplia y bonita, dentro de ella me encontré con una chica la cual sería mi compañera de cuarto llamada Natalia. Era alta, rubia y bronceada, ella tenía una sonrisa muy bonita y me parecía muy buena chica.

Después de presentarnos, Natalia me dijo que iría a dar una vuelta por el internado para que así yo pudiese acomodar mis cosas y ducharme si me apetecía y lo hice.

El baño había sido perfecto y relajante, todo iba bien hasta que me di cuenta que había olvidado traer una toalla conmigo. Yo sabía que Natalia había salido pero no sabía cuánto tiempo le tomaría regresar. Maldecí por eso y decidí salir rápido.

El Internado ( Camren )¡Lee esta historia GRATIS!