Epílogo / Final Oficial

3 0 0
                                    

NOTA: Este es el final oficial de esta historia. Para Después de la Tormenta se me ocurrió hacer tres finales diferentes, pero de esos tres finales, la que estoy presentando ahora es la oficial. Los otros dos finales son alternos y no necesariamente son una lectura obligatoria. Son versiones del capítulo final que se me habían ocurrido al momento de plantear el mismo para luego escribir la que sería la versión final. Pero se me había ocurrido publicar esas versiones alternas, con el fin de vean cómo hubiera terminado esta historia si hubiese aplicado alguno de estos finales alternos. Espero los disfruten.

Después de haber finalizado esta historia, y aprovechando los días de confinamiento debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19, me voy a dar unas largas vacaciones de la escritura. No estaré escribiendo por al menos unos seis meses, esto debido a otros proyectos personales que había pospuesto por mucho tiempo y quisiera aprovechar la situación para resolverlos a la brevedad. Pero pronto volveré para seguir escribiendo, eso sí se los puedo asegurar.

Sinceramente, espero que les haya gustado esta historia, así como yo he disfrutado mucho escribiéndola. Y recuerden, si no tienen nada mejor que hacer, los invito a que se queden en sus casas a seguir leyendo mis otras historias disponibles en Wattpad, en lo que pasa esta pandemia del coronavirus. Sólo búsqueme como Mauro Martin o directamente con mi URL de perfil: https://www.wattpad.com/user/MauroMartinPrimero.

También los invito a leer los finales alternos de esta historia:

Final Alterno No. 1: https://www.wattpad.com/865151621-patricio-y-patricia-después-de-la-tormenta-epílogo

Final Alterno No. 2: https://www.wattpad.com/880991101-patricio-y-patricia-después-de-la-tormenta-epílogo

Un gran saludos a todos desde mi casa. Y ahora sí, continuamos con el capítulo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Media hora después del despertar...

— Pues al parecer, todo está bien, señorita—comentaba el doctor que se encontraba revisando a Patricia—. Pese a lo grave del malestar que usted sufrió a causa de la droga, no parece que su cerebro presente lesiones que pudieran causarle secuelas a futuro. De hecho, dudo mucho que las pueda tener, se lo puedo garantizar. Yo creo que para mañana ya podrás dejar el hospital.

— ¿En serio, doctor?

— Así es, usted ya está oficialmente fuera de peligro. Sólo voy a necesitar tenerla en observación una noche más y ya con eso mañana en la mañana podrá irse a su casa.

— ¿Lo ves, Patricia?—decía Sergio sumamente alegre, al igual que ella—. Mañana mismo saldrás de aquí, y estaremos juntos de nueva cuenta en mi departamento.

— Me alegra mucho que ya estés bien, cariño—dijo la madre de la chica, quien se encontraba presente junto con su padre, don Severo Solís, éste último con un gesto serio, como si con la mirada le estuviese echando en cara a su hija el haberlos abandonado desde hace mucho tiempo.

— Así es, mamá—decía ella a la vez que miraba fijamente a su padre, sabía lo que él quería decirle con aquella mirada seria—. Así es. Ya estoy fuera de peligro y sigo aquí con vida, sana y salva. Eso es lo importante.

Aunque Patricia seguía yendo a aquella mansión que sus padres habían heredado, pero siempre que podía y cuando se encontraba en la ciudad de México. El detalle—y era la razón por la cual su padre se había molestado tanto con ella—era que, desde tiempo atrás, ella había tomado la decisión de irse de allí para seguir con su carrera de pintora y más tarde de escultora. Desde eso entonces, don Severo casi hablaba con la chica. Y ni siquiera estando su hija en aquel hospital, tampoco se había decidido hablarle, preguntarle por lo menos cómo estaba, reprocharle algo, lo que sea. En todo este tiempo, él se había quedado callado, mirando fijamente a su hija y lanzándole indirectas con la mirada. Patricia sabía que su padre era así de rencoroso y de alguna manera respondía a sus miradas de reproche.

Patricio y Patricia: Después de la TormentaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora