Capítulo. 1

1.1K 87 17

Calum.

Otro día que soportar a todos en el colegio.

Sí, soy el típico chico al que todo el mudo le gusta molestar.

Solo por no ser del mismo de “color” de piel tengo que soportar sus humillaciones, golpes, burlas.

No tengo amigos, vaya ni a una hormiga.

A veces quisiera tener a alguien para contarle el cómo me siento o el cómo quiero asesinar a todos en el colegio.

Mis padres, ellos se la pasan en el trabajo. Varias veces he llegado a pensar que tienen otra casa y solo viene aquí cuando se acuerdan que yo existo.

EN FIN.

Ya estoy afuera del colegio, solo hay unas cuantas personas dentro de éste.

Cuando entro todo está tranquilo.

Por lo menos llegué temprano que esos idiotas que me molestan

Me encamino a la biblioteca, el lugar en donde estoy tranquilo, también en donde me refugio todos los días.

Me senté en hasta los sillones del rincón. Tomé el libro que estaba leyendo ayer que al parecer nadie lo había tomado, estaba en la misma página.

Me pasé leyendo un buen rato hasta que dieron el timbre para entrar a las aulas.

Salí de la biblioteca y me dirijo a clase de matemáticas.

Lo que me faltaba en matemáticas se encontraban Jake y Bruno, ellos me han estado haciendo la vida imposible en el colegio y en todas partes. Al principio solo me molestaban aquí pero después se volvió más personal que llegaron a agredirme en mi propia casa.

Entré al salón. El maestro todavía no llegaba. Había pocos alumnos hablando entre ellos.

Esto es bueno, no estaban esos dos.

Saqué mi libreta de matemáticas, al parecer no tenía tarea. No era que yo la hiciera pero esta era una oportunidad.

Poco después el maestro llegó con la mayoría del grupo. Varios gritaban lo ‘bueno’ que había estado el partido.

Oh ya veo el motivo por el que había pocas personas cuando entré; el partido de futbol.

Como sea eso no me interesa en lo absoluto. Sí, es raro que un un chico de mi edad no le interesé el futbol de su colegio, pero esos partidos se vuelven agresivos a veces.

El maestro dio la clase –aburrida como siempre–

Las primeras clases se habían pasado más rápido de lo normal.

Ya era hora del receso. Salí lo más rápido que pude del salón a la biblioteca. Cuando llegué saludé a la bibliotecaria y me metí al mismo lugar que en esta mañana y leí el mismo libro.

•••

Las clases habían terminado y no había recibido un golpe, insulto o simplemente burla. Eso me dio alegría, mucha alegría, llegaría a casa y lo festejaría. No es para tanto, lo sé.

Salí de la escuela y caminé hacia mi casa.

Escuché como alguien me gritaba, pero hice caso omiso y seguí caminando.

-¡hey, espera!- volvieron a gritar llamando mi atención. Voltee y una recibí un duro golpe en mi estómago dejándome sin aire.

Caí al piso gimiendo de dolor.

-que pensaste, ¿qué te libraste de nosotros fácilmente?-  esa voz, Jake.

-Vamos a jugar un rato contigo- dijo otra voz diferente. En estos momentos no podía distinguir de quien era.

Ambos chicos comenzaron a golpearme. Tenía los ojos cerrados, tal vez así no sentiría dolor, pero aun así dolían, como no deberían son jugadores de futbol.

De pronto ya no sentí nada, todo se calmó. Me había desmayado.

Ángel || CakeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora