Capítulo 17 - Amigos (En edición)

16.6K 948 17

Mi hija se quejó un poco al comienzo, pero al final aceptó quedarse en lo de Adam por al menos una hora. Adam no hizo demasiadas preguntas, al parecer se estaba acostumbrando a que las preguntas sobre la situación fueran aclaradas después.

Conduje hasta aquel bar, que conocía gracias a Lola y sus interminables salidas a diferentes bares. Ese era uno de sus favoritos, las personas eran diferentes, extraordinarias, siempre con diferentes temas de los cuales hablar. Era un bar de los cuales más frecuentaba mi amiga.

Las lágrimas caían mientras llegaba a mi destino. William sabía sobre De-de, sabía de su existencia y aún así no trató de comunicarse de preguntarme sobre ella, de mostrar interés en su existencia.

Eliminé todo rastro de lágrimas de mí. Lo último que quería era que él lo notara.

Al abrir la puerta del extravagante lugar, no pude evitar toser. Ahora entiendo porque Lola siempre dice que son "extravagantes", hay más humo a tabaco por aquí que en una zona de fumadores.

¿Dónde quedó la ley de no fumar en espacios cerrados?

Intenté respirar por la boca, pero de poco me ayudó. No se veía con mucha claridad, por lo que tuve que pasear por el gran lugar. Recibí varias miradas que me asustaron de hombres realmente extraños, uno de ellos era viejo y panzón, tenía colgada una rata en el cuello. ¿Eso es considerado tener clase? Estaba rodeado de mujeres, y me observó a mí como un pedazo de carne.

¿Cómo una mujer no se sentirá desvalorizada después de recibir una mirada de estas?

Caminé hasta localizar a William. No estaba demasiado escondido para ser una estrella pop. Tal vez las personas de aquí no conozcan ni a Justin Bieber.

La estrellita pop estaba con una chica de unas larguísimas piernas, extremadamente largas, en verdad. Si ella era Piernas su apodo no estaba tan erroneo.

En su mano, William, tenía una botella de cerveza, ¿por qué no tomaba una bebida alcohólica más cara y más rica? No es que esté de acuerdo con las que son caras, no estoy de acuerdo con el alcohol en bebidas en general. Pero teniendo dinero, ¿por qué continuaba tomando la misma cerveza que tomaba en su adolescencia?

Estaba ebrio y se notaba, pero no se distinguir los niveles de alcohol en sangre a simple vista. Me acerqué a ambos. La chica también estaba ebria, tal vez tanto como William.

- William- lo llamé fríamente.

- ¡Molly! ¡Mira quién llegó al fin, Piernas!

- Un placer, Piernas- dije irónicamente.

Piernas, la cual no parecía no parecía saber en qué siglo estaba, solamente sonrió y soltó una carcajada antes de decir:

- ¡Dice que tu eres un ángel!- eructó muy cerca de mi rostro-. Nunca conocí un ángel.

Tuve que alejar mi rostro de su lado ya que el aroma que emanó de su boca me revolvió el estómago. Su comentario me confundió bastante. ¿William le había dicho que yo era un ángel?

- ¿Un ángel?- pregunté confusa.

- Eso es lo que eres- me señaló con su índice tambaleándose.

Piernas tenía en su mano derecha un cigarrillo, lo llevó a su boca y luego eliminó el humo por la nariz. Me provocó asco, más del que tenía. He visto en varias películas que hacen eso, pero nunca en persona. No sabía que en verdad era posible.

- Dame de eso- le quitó el cigarrillo a Piernas.

Cuando estaba a punto de llevarlo a su boca golpeé su mano haciendo que este se caiga al suelo. ¡No sabía de qué era aquel cigarrillo! ¡No sabía que estaba consumiendo!

Cómo Ocultar un Secreto a Todo el Mundo © HISTORIA COMPLETA (En edición)¡Lee esta historia GRATIS!