Capítulo 1

8.6K 349 17
                                                  

Se escuchaba miles de pasos rápidos y fuertes previendo de una escalera en donde apareció una mujer a sus cincuenta años de edad, vestida como una sirvienta decente, vestido negro con un delantal blanco y bailarinas negras, cabiendo señalar el cabello recogido y echo círculo con una cinta aferrada al peinado llegó rápidamente al lugar destinado completamente furiosa-¡Joven Oh!- gritó SooJin. Su nana desde que tenía memoria-. Tiene que asistir a su compromiso y usted está jugando baloncesto?!-regañó SooJin mientras ponía ambos brazos en sus cintura. Sin duda la mejor.

-Espera un momento, estoy en media partida-dijo rápidamente mientras encestaba el balón en el aro limpiamente.

-¡No hay tiempo SeHun!-.O tu padre se pondrá furioso.

Dijo esto, SeHun suspiró y se dejó caer en en piso. Estaba harto de las obligaciones que tenía sobre su cabeza. La muerte de su hermano mayor llegó a que él fuera el futuro heredero de la familia Oh. Y lo consideraba muy agotador.

Antes no era así.

Tenía más libertad.

Podría dormirse hasta altas horas de la noche jugando video juegos y escuchando música de rock.

Pero ahora solo tenía que enfrentar las obligaciones y reglas estrictas. Si no se cumplían, su padre sería capaz de hacer lo que sea.

Al cabo llegó dándole una obligación a casarse con alguien que no conocía.

Él sabía que una gran cantidad de mujeres lo deseaba. Pero el solo esperaba la indicada. Alguien de corazón puro y delicado. En realidad no exigía mucho, tan solo quería que hubiese una mujer que lo comprendiera y que lo apoyase a su lado en todo momento importante de su vida.

Y pensar que aquella chica no era de su tipo. Y menos si venía de una familia adinerada.

-¿Cuándo llegará su hijo, Señor Oh?-preguntó HaNeul.

La futura esposa de SeHun.

-No tardará mucho en llegar, no se preocupe-dijo guardando el enojo que tenía encima por la tardanza de su hijo pero suspiró para no mostrar lo enojado que estaba.

Su padre estaba más que molesto. Le había advertido que tenía que seguir sus obligaciones al pie de la letra y lo primero que llega a hacer es faltar a su compromiso.

Tenía los puños apretados debajo de la mesa. Mientras pensaba en qué carajos estaba haciendo SeHun en un momento te importante y crucial para la familia y su futuro.
Pasaron unos minutos más mientras que ambos hombres empezaron a platicar sobre negocios y futuro entre la unión de su familia. Después de la plática ambos quedaron en silenció y se escuchó de repente un ruido por la entrada.

-¡Lamento la tardanza! –alzó su voz entrando rápidamente mientras se acomodaba el saco en media entrada.

El Señor Kim. Padre de HaNeul lanzó una mirada de desaprobación. Al cual se lo contactó a su socio Oh.

En cambio, él solo se limitó a sonreír. No sabía el sermón que le iba a esperar después de la cena.

El restaurante era muy elegante, tenía su toque de color ámbar y acompañaba muy bien con todas las decoraciones simples como marcos de pinturas pequeñas de un color dorado tenue y nítido con una gran lámpara colgante llena de diamantes y focos pequeños que alumbraba el centro y resaltaba por su luminoso y brillo dorado. Sillas blancas realmente suaves y cómodas con una mesa circular acompañado de una manta blanca encima, las copas altas con vino en la mesa y los platos que aún estaban nítidos sin haberse tocado.
El ambiente iba muy bien en conjunto con el lugar, se escuchaba la típica música de instrumentos suaves como algunas baladas reconocidas lo que hacía sentirse mucho más fino, cómodo y culto.

SeHun llegó a la mesa e hizo una reverencia ante el hombre que era socio de su padre.
El padre de SeHun se paró y seguidamente su socio con su hija.

Bueno -suspiró su padre- Este es mi hijo Oh SeHun- presentó -mi socio Kim Don Jung y HaNeul. Tu futura esposa HaNeul SeHun.

SeHun quedó sorprendido al ver a HaNeul, puede no se esperaba semejante mujer al frente suyo. No quería jugarla por su apariencia pero era un muchacha muy sexy y atractiva. Era castaña y sus rasgos eran muy finos, su piel era perfecta, piel amarilla y no llevaba mucho maquillaje encima, además de eso, tenía sus cabellos sueltos y una mirada inocente. Llevaba un vestido blanco apretado a la altura de sus muslos, con unos zapatos grises con escarcha y un abrigo de pelaje blanco grande que cubría gran toda la parte de sus hombros y parte de sus brazos.

SeHun tomó asiento después de la agitada corrida que dio. Suspiró un momento y miró alrededor de él. Era el centro de atención. Tres miradas diferentes, una sorprendida, uno molesto y el otro de desaprobación.

Después de unos minutos llegó la comida, no era la primera vez iba a cena en restaurantes elegantes y caros, recordaban los momentos que iba con su hermano acompañado de sus padres para platicar con socios del trabajo de su padre en donde su hermano mayor estaba incluido, y en ese momento la clave era su hermano para la familia, así que se ahorraba todas esas horas de pláticas aburridas que a él le daban igual, no hacía absolutamente nada, sus palabras y opiniones no tenían significado alguno de todas formas y solo se limitaba a quedar callado y quieto disfrutando de su comida. Pero hoy era completamente distinto, él estaba en el lugar de su hermano y ahora él era la clave de la familia sintiendo los nervios y la presión.
Intentaba realizar una conversación con HaNeul pero al parecer no tenían muy buena química entre ambos, era muy callada y cerrada en la conversación poniéndolos incómodos, pero él siguió con nuevos temas pero no lo logró e incluso por un momento llegó a pensar que le tenía miedo.
SeHun no disfrutó de la comida, estaba muy incómodo, tomó un poco del vino y sintió un sabor amargo por la mirada del hombre que aún mantenía su rostro de "No eres apto para mi hija".

La cena siguió transcurriendo y al finalizar la cena sus padres hablaban de juntar el poder y las ventajas que tendrían ambos al unir a sus hijos en un matrimonio religioso.

-La boda se realizará en un mes- afirmó el Señor Kim mirando a los dos jóvenes.

Al cual SeHun se atragantó un poco y miró a su padre atónito.

- Si -dijo parándose de su asiento- Los preparativos serán a partir del viernes ya que tendremos esa misma noche la cena que los hará oficiales -apoyó su padre- Como marido y mujer.

Ambos padres discutieron un poco más acerca de los preparativos de la boda y finalmente tenían que marcharse los Kim. Después de despedirse los Kim se marcharon del restaurante así quedando solos padre e hijo.

SeHun no miró a su padre, completamente furioso por dentro por la inesperada noticia de un matrimonio muy avanzado sin si quiera consultarle.

- SeHun, sé que es complicado el tema de casarte solo a los dieciocho pero...

-¿Pero qué papá? -respondió molesto- ¿Solo ha pasado un mes desde la muerte de mi hermano y ya quieres apresurarte?

Su padre, entendiendo muy bien lo que decía no pudo evitar decir nada en contra, pero solo una cosa;

-Ya eres mayor hijo y serás el heredero de la familia-dijo cortante- Ni una palabra más SeHun- finalizó tomando la copa de champán que estaba cerca de él mientras que SeHun miraba muy indignado a su padre.

Secret Message [EXO-SeHun] En Remodelación ;DDonde viven las historias. Descúbrelo ahora