Maravillosa vida que me habéis dado

44 1 0
                                                  

Maravillosa vida que me habéis dado
Desde infante añoro veros con vuestra lejanía gentileza.
Me habéis hablado más no os he escuchado.
¿Será que este, el corazón del hombre, sea tan antropocéntrico y egoísta?
¿Será que no os quiero como debería quereros?
Sois tan cercano y aunque os blasfemen y digan inexistente
yo sé cómo sois pero no os he visto.
Creen muchos en vuestra existencia más opiniones sobran y verdades no se entienden.
Por vuestra gracia conozco la verdad de vuestra fe más tengo sed, tengo sed de vos,
no me fío de falsos profetas solo de vos y lo nos habéis revelado y como había dicho una amante tuya la paciencia todo lo cura.
La voz vuestra creo haber oído más sois tres personas.
Vuestra santa madre amo con mi corazón, aunque hay veces infiel a vos y afligido por tanta herejía del mundo.
Añoro estar con vos más cuesta llegar ahí a tan bello lugar que nuestros antepasados añoraban ir.
Hoy con fervor en la herejía os niegan y niegan vuestra fe y coraje he sentido de verles tan malos,
quiero que me guieis por ser mi Padre y creador.
Estáis tan cerca pero tan lejos de mí, me habéis dotado de raciocinio como a Adán que ha pecado.
Me hicisteis libre y no os he amado lo suficiente.
¿Será que no me he arrepentido por ser un vil pecador?
Os agradezco tanto amor y providencia más quiero que me ayudéis en encontrar mi vocación.
Os rogaré y trabajaré para que me ayudéis,
las cosas no caen del cielo ni son tan fáciles de alcanzar
como la herejía ha hecho creer.
Sois mi Padre, mi Dios y orgulloso de ser parte de vuestra Santa Iglesia más no soy lo suficiente en lo que vos ya sabéis.
Vuestra carne he comido y me ha dado más fe,
no es suficiente más no sé si os quiero como vos esperáis
pues soy un vil pecador y afligido por lo que he hecho.

Poemas y escritos católicosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora