Capítulo 04

596 93 17
                                                  


Durante la noche JungKook no dejó de pensar en las palabras de Jimin, aquellas que, por escasos segundos, le dieron la leve esperanza de que, al fin su mejor amigo había notado sus sentimientos, pero recordó que se trata exactamente de él, Park Jimin, el chico más idiota que conocía —hasta ese momento de su vida—, pero también, el más dulce, cariñoso y preocupado. Pero eso no era suficiente, porque su manera de cuidarlo no era exactamente la que él esperaba. Al notar que no podría dormir a penas cerrara sus ojos, buscó sus audífonos, abrió la aplicación Spotify, llevó su dedo a la lupa y buscó "Yiruma", eso seguro le ayudaría a dormir, aunque también le haría sentir nostalgia y le entristecería, sólo esperaba dormir minutos después del primer tema "River flows in you", pero eso provocó que recordara momentos junto al mayor que, definitivamente, le entristecieron.

Varios minutos después, el menor por fin se durmió.

Cuando el menor se despertó, se sonrojó por la poca distancia que había entre él y Jimin. Éste, como cada mañana en la que decidía desayunar con JungKook, tocó la puerta principal, siendo la señora Jeon quien le abría la puerta, la saludaba alegremente como siempre y subía hacia el dormitorio del menor. Una vez en el interior de la habitación, agarraba su celular y tomaba muchas fotos del menor durmiendo, ya tenía hasta un álbum del menor, al cual le puso como nombre "Mi tesoro", el menor una vez vio ese álbum, pero creyó que se trataban de fotos de sus novias con poca ropa o algo por el estilo.

—¿Qué haces aquí? —preguntó Jeon con el rostro algo cubierto—. Y ¿Por qué tienes mi celular?

—¿Escuchas a Yiruma? —miró al menor algo confundido y preocupado— ¿Te cuesta dormir por las noches?

—Sólo anoche —le quitó su celular de las manos al mayor, quien seguía mirándolo confundido—. Y, no necesariamente se escucha a Yiruma para dormir.

—¿Estás enfermo? ¿sufres de insomnio o algo así? —ignoró lo último, él realmente se preocupó por el menor.

—No —tiró sus sabanas y frazadas hasta los pies de su cama, se levantó, notando que Jimin sólo llevaba puesto su playera y calzoncillo—. ¡Mierda, Jimin! ¿Cuándo dejarás de quitarte parte de tu ropa? No es agradable.

—Venga, Kookie, nos hemos visto hasta desnudos, menos ropa no es nada —le sonrió ampliamente—. Ahora dime ¿Por qué no pudiste dormir anoche?

—No dije que no pude dormir, sólo me llevó algo de tiempo el quedarme dormido. Eso es todo.

—Es casi lo mismo.

—No lo es. Ahora vístete.

Después de aclararle que no es lo mismo y que se pusiera su ropa, se dirigió al baño para darse una ducha, Jimin como siempre se quedó esperando por él en la cama, aunque luego de pocos segundos se levantó y se colocó su pantalón y suéter, seguro el menor lo regañaría al salir del baño si lo veía en ropa interior. Siempre le daba mucho calor cada vez que se acostaba debajo de las frazadas, pero él sabía que ese calor provenía del cuerpo del menor en lugar de las frazadas y mantas. El calor humano que emana su mejor amigo es su favorito. Su favorito en general, porque si entraba en comparación con las chicas con las que ha pasado la noche, ellas estaban a años luz de siquiera poder compararse con el calor que el menor le provoca cada que comparte cama con él, pero él estaba seguro de que sólo un mejor amigo podría provocar eso en él o en su relación.

Para el desayuno, JungKook le pidió a su mamá que preparara el favorito de Jimin y por supuesto, ella lo hizo. Siempre que el mayor visitaba su casa por las mañanas, a ella le daba gran alegría, le era imposible no sentirse de esa manera, no con la sonrisa tan resplandeciente de Park, de su risa contagiosa y sus bromas. Definitivamente, ella lo adora.

Lo siento (JiKook)Where stories live. Discover now