1

50 0 0
                                                  

Mi nombre es Laura, tengo más años de los que me gusta recordar, tengo un trabajo que me deja totalmente agotada y de vez en cuando escribo en un blog que nadie lee.

Mi vida es algo bastante repetitivo, casi todas las mañanas cojo el metro para ir a trabajar, con la esperanza de encontrar un asiento libre para hacer el largo trayecto más cómodo. Pero hay tanta gente tan especial... y tan pocos asientos libres en mi parada... La gente que tenemos respeto —o quizás seamos los más tontos, todo depende de cómo se mire—, vemos el asiento libre antes de que las puertas se abran, e imaginamos, esperanzados, que, en un mundo especial, nos daría tiempo llegar hasta el. Pero los otros, los otros... con ojos de lince, apuntan a su presa —el asiento vacío—, y antes de que las puertas se hayan abierto del todo, se han lanzado al interior, saltándose a la torera el "dejen salir" y se han sentado en un récord, que ni 'The Flash'.

Lo cierto es, que ya me he resignado. A veces, alguien se levanta, y cuando haces el amago de ir a sentarte te topas con uno o varios que tratan de hacer lo mismo. Siente uno tanta desesperación por un asiento, que se pasa hasta vergüenza, por tanto, acabas por dejar de intentarlo, a no ser que, alguno se quede libre por los suficientes largos segundos como para aventurarse a intentarlo. Lo que decía, no sé si peco de educación o de tonta.

Y esto bien temprano por la mañana, cuando deberíamos ir lozanos, pero, cualquier asiduo al metro sabe que, sentarse es una excusa para cerrar los ojos y una prolongación del 'cinco minutos más'.

Eso sí, a última hora y destrozá, aquí una se sienta en el suelo si hace falta.

Trabajo en un Bar familiar, lo que pueden convertir las ocho horas diarias en unas cuantas más, aparte del desgaste físico que resulta una gran acumulación de clientes. Que es bueno para el negocio, sí, pero que me quedo muerta, me quedo muerta.

Por lo demás, soy de lo más común, lo digo en serio, nada de este rollo hollywoodiense en el que se esconde una top model tras unas gafas. Es más, si tuviera que utilizar gafas, entonces preferiría escoger a Super Girl, además de super fuerza, podría volar.

El otro día, después de llegar a casa, mirarme en el espejo y ver como siempre, mi corta melena castaña totalmente despeinada y preguntarme, también como siempre, como había llegado a eso... si yo cada noche me plancho el pelo y lo repaso por la mañana. Está claro que los vaivenes de arriba abajo en el bar son duros.

Pues bien, que al final acabo yéndome por las ramas. Pues eso, que después de mirar mi desaliño encendí el ordenador para navegar un rato por internet, y me topé con estas cosas que me dejan boquiabierta. Así que llamé a mi amiga Nerea.

—En serio tía, somos tontas.

—Cuéntame algo que no sepa —oí su voz a través del teléfono.

De verdad... me he encontrado con menores de edad siendo influencer, con un montón de seguidores, y que, en su mayoría, hacen vídeos de youtube de... de nada en realidad. Eso les produce visibilidad y dinero y nosotras aquí, comiéndonos los mocos.

—Pues ya sabes, intenta tu algo parecido jajaja.

—Mmmm, no. No tengo nada que me apetezca o sepa enseñar. Nada de lo que quiera hablar, ni explicar mi vida... Además, la niña a la que estoy viendo ahora tiene unos super ojos claros, yo no tengo esos ojazos...

—Y una mierda, los ojos castaños también molan.

—Sí, deberíamos hacer un club a favor de los ojos marrones.

—Cosas más raras se han visto, pero... cielo... ¿me has llamado para algo más que para que digamos tonterías?

—En realidad no, creo que voy a echarme una siesta...

—Vaaaale, nos vemos pronto.

Esa tonta llamada, tendría que haber sido para mí, un aviso, de que, debido a mí agotamiento ya no pensaba mucho lo que hacía o decía...


Entrada del Blog, 10 de junio

La vida resulta tan descompensada...

Laura.

------------------------------

Nota de la autora:

¡Bienvenidos a esta nueva historia! Dejo aquí abajo un dibujo que hice de los personajes. Esta historia se continuará si te gusta, y comentas o das like :) (Es decir, sí se que gusta, je) Y estará gratis hasta su final.


¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Diario de una Oveja NegraDonde viven las historias. Descúbrelo ahora