Capítulo 16 - Decisiones (En edición)

19.2K 903 39

Mis palmas sudaban. Mi cuello también. Estaba nerviosa.

Tenía varias opciones de que hacer.

La primera era negarme y explicarle que en verdad no lo amo, que le mentí por el momento en el que estábamos compartiendo. Era una broma, eso no era una opción.

Una de las opciones era salir corriendo hacia algún lugar que no conozco ya que no se con exactitud dónde estamos.

Pero me vería como una cobarde completamente, y no me gusta ser cobarde.

La siguiente opción sería decirle que no, explicarle que aun no estaba lista para tal compromiso, que aún no nos conocíamos lo suficiente, que aun no estaba pronta, en fin.

La tercera seria decirle que si enseguida, quedar como una boba enamorada y permitir no tener más mi apellido ni que De-de lo tenga.

Pero ella siempre tendría mi apellido, estuvo dentro de mi no de otro. De-de tendrá mi apellido hasta que ella pida lo contrario.

Además no era ninguna boba enamorada y su discurso no me había hecho sentir mariposas en el estomago, como supuestamente debe ocurrir. O al menos eso es lo que le ocurrió a mamá cuando mi padre le pido compromiso.

La última opción era decirle que lo pensaría, que necesitaba un poco de soledad para comprender la situación, para entender que era lo que quería. Explicarle que no puedo tomar una opción tan deprisa.

Y debido a la cara de expectación de parte de Diego, decidí rápido sin analizar mucho las opciones, no tenía el tiempo.

Opte por la última, sin duda. No mentía al decir aquello.

- Entiendo...- sonrió lastimosamente.

Me pregunto si se imaginaba que saltaría sobre el tal cual película romántica.

Me sentía mal, me sentía egoísta, mala persona y mala pareja porque él merecía una chica que le dijera que si tan rápido como canta el gallo al salir el sol.

- Lo siento, Diego. Soy de analizar mucho las cosas...

- Lo sé, Lidia- volvió a sonreír lastimosamente-. Te amo.

Besó mis labios suavemente. El beso decía "por favor acepta". Tanto que me hizo sentir culpable.

Así nos marchamos hacia mi apartamento. A mi suerte no pidió para quedarse a dormir. No quería pedirle que se marchara, ni tampoco quería que se quedara.

- Adiós Lidia- besó mis labios suavemente, de vuelta con el sabor de "pobre de mí".

Así se marchó dejándome con un hueco en el corazón por sentirme una basura como persona y como mujer. ¿Por qué no podía amarlo y ser una chica común y corriente?

~º~

Aquella mañana llamé a Lola. Necesitaba el apoyo de alguien y necesitaba que alguien me diera su punto de vista de la situación, pero que no me dijera lo que ya sabía. Que no me dijeran que era una basura y que debería haberle dicho que si al instante que lo propuso.

Al analizar la situación por la noche, pensé que había sido muy estúpida por no haberme dado cuenta de lo que él me iba a proponer.

Todo lo lógico me llevaba a decirle que sí, pero me negaba a que De-de cambie de apellido.

Cuando mis amigos y mi hija llegaron a la casa al instante estaban todos en mi habitación mirándome expectantes.

Mi hija fue la única que se lanzó a mí para abrazarme y apoyarme sin saber lo que me sucedía.

Cómo Ocultar un Secreto a Todo el Mundo © HISTORIA COMPLETA (En edición)¡Lee esta historia GRATIS!