Capitulo 20 El secuestro.

2K 327 25

Kyra estaba realmente asustada, su amante estaba recibiendo muchos golpes estoicamente y mirándola fijamente diciéndole con la vista que no era su culpa.
Los dos iban a morir esa noche y el la seguía protegiendo y arropando con amorosa mirada. No le había dicho aún de que estaba embarazada, Dios ella preferiría que no se enterara.... él moriría antes.
Su padre hizo que la ataran en una piedra plana frente a Liam, el terror que reflejó los ojos de su amante la enfriaron en el acto, ningún golpe le había dolido, como el hecho de saber que su amor sería violado y repetidas veces frente a él y no poder hacer nada.
Ella le dijo te amo y cerró los ojos para esperar su castigo.
En el aire se escuchó un grito de guerra.
Los hombres del clan Lynch llegaron bajo la dirección de la madre de Kyra.
Hubo una pelea encarnizada, los hombres de clan O'Flaherty fueron diezmado y su jefe pudo deshacerse de sus custodios, quedando frente a su verdugo.
—Suelta la maldito.
—No. Esto no se ha acabado—levanta el puñal hacia su hija con trayectoria al corazón y es detenido por el grito de su esposa—.
—No lo hagas. Hay una vida más latiendo.
Liam se paralizó y sintió más miedo que nunca. Miro a la joven para confirmar las palabras de su madre. Y ella asintió miedosa de su reacción.
—Entonces mi justicia será hecha.
—¿Cuál justicia?. La injusticia de no permitir a tu propia hija escoger su felicidad. ¿O es que siempre la quisiste para ti?.
—Maldita bruja.
—Si, una bruja y te aseguro que si le tocas un solo pelo mi poder te caerá encima y se llevará tu aliento consigo hasta exprimirte completo. Te juro que será doloroso junto con tu estirpe, ningún hijo tuyo vivo sobrevivirá, caeras muerto tan seco como la más desnuda rama en el invierno—la maldición fue lanzada.
—No me asustas vieja, de aquí está puta no saldrá viva y tú maldito Lynch existiras con la culpa de su muerte y de tu hijo. Si no será mía no será de nadie—levantó el cuchillo y le razgo el vientre en dos llevándose dos vidas al mismo tiempo.
Liam grito su dolor junto con la madre de ella y sus hombres impotentes agacharon sus cabeza en signo de duelo.
Inmediatamente Laf O'Flaherty quedó rígido con las manos ensangrentadas, sus pómulos secándose y la piel marchitandose pedazo a pedazo, sus ojos sobresaliendose de sus órbitas miraban asustado a la mujer que era su esposa.
Cada uno de sus hijos fueron secándose en sus pieles de adentro hacia afuera en una muerte grotesca y dolorosa hasta convertirse en cenizas
—La perdí. ¿Cómo viviré ahora?.
La mujer sintió en su vientre una nueva vida y sonrió.
—Este no era su tiempo, aquí y ahora declaro que sus almas se reencontraran en su verdadera vida, tú serás su hombre y ella será tu mujer; envío mi protección infinita y fuerte como el más grande muro que nadie deberá interponerse, una guía estará a su lado y si de un sacrificio se trata con sangre se sellará el pacto. Su alma junto a la tuya se reconocerán mutuamente, no va a haber más obstáculos. Así sea.
Tomó la sangre de su hija y se mancho su vientre para procurar su regreso.
—Sé que es doloroso hijo, pero te pido que recojas los pedazos de tu alma y sigas tu vida. Ustedes están destinados a estar junto y para ello debes continuar tu legado Lynch.
Y así fue....

Noni sintió la opresión en su pecho después de la visión, ese sería el día lo sentía en lo más profundo de su alma, se vistió y dejó un mensaje a su sobrina. Luego se dirigió a donde sus palpitaciones le llevaban; debía salvar la vida....la carne de su carne.

***************

Barbara despertó encima de unas colchas dispuestas para su comodidad al lado de ella estaba Caro y la asusto su inmovilidad, respiraba muy lentamente, sus ojos la miraban con terror. Por lo menos estaba viva, recorrió la estancia desde su posición no quería alertar de que había despertado. Se escuchaba las voces de varios hombres y un grito de terror de una mujer, el sonido de la carne chocando contra otra. Otro grito de dolor y más sonidos de sexo. El olor metálico de la sangre entró con fuerza y volteó hacia los sonidos; lo que vió la dejó pasmada el grupo de más de cinco hombres golpeaban y violaban a una mujer atada en el centro de la mesa y se turnaban para producirle dolor a la mujer mientras penetraban con sus grotescas vergas llenas de sangre, la sangre de esa mujer. Evitó gemir de angustia ante tal espectáculo y quiso meterse a fuerza en su mente que eso no sería su destino.

Serie Ley y Pasión secretos del pasado Libro 2 © #PNovel #PE2018¡Lee esta historia GRATIS!