⤺𝙘𝙖𝙥𝙞́𝙩𝙪𝙡𝙤 𝙪́𝙣𝙞𝙘𝙤❢

145 16 8
                                                  

El reloj marca las 01:01 de la madrugada. Es demasiado tarde y sus padres no estan en casa. James, su primo, escucha a los ❝Misfits❞ en su walkman, en la habitación de invitados. Jason, por otro lado, está en las penumbras de su habitación. Está decidido, se quitará la vida ésta misma noche.

A pesar de ser un hecho lamentable, él no lo ve de esa forma e intenta ❛mejorar❜ el espacio de su muerte poniendo velas y dibujando pentagramas en las paredes con un fibron, quitándose su remera y desmarañando las sabanas, tirando libros. No es un ritual, no es un sacrificio. Solo quiere asustar a su adorado primo Jamie.

El balazo resuena en toda la casa. James, con aquellos audifonos en todo lo que da, oye igual y se sobresalta en su cama. Lentamente se deshace de aquél objeto y con algo de temor abre la puerta.

- ¿Ho- hola? - Asoma su cabeza. - Jason,¿Estás bien?

Pensando en que alguien entró, abre despacio la puerta de aquella funesta habitación.

- Hey, Idiota, ¿Vos también lo escuchaste?.

Al no oir nada decide prender la luz pero, no encuentra el maldito botón.

- ¿Dónde mier... Acá.

Al iluminarse el cuarto se puede apreciar el cadáver y la cara inexpresiva del rubio.

- Ah, fuiste vos.

Sin demasiado interés observa aquellas ❝decoraciones❞. Sabe que son mentiras. A pesar de tratar mal al pequeño Jase y la la falta de charla, él sabe que no estaba metido en ninguna de esas mierdas.

Pero luego su vista se posa en algo realmente atractivo. Su pecho. Su rojizamente brilloso pecho.

No le importa que tan manchado de sangre esté, su pequeño pero marcado torso lo llama, le atrae, le pertenece por horas.

Se acerca al cuerpo y acaricia su abdomen. Suave y aterciopelada piel.
Sube la mirada posándola en sus labios. Carmesí el líquido que sale de ellos.
Con sus yemas los acaricia y siente un choque electrizante en su cuerpo.

De un impulso se sube al cuerpo inerte. Pasa sus manos desde sus hombros al abdomen, llegando a su entrepierna. Se frota su bulto con el cuerpo que yace debajo por unos momentos, sintiendo la excitación crecer dentro de él, aquellas ganas de hacerlo completamente suyo aún sin vida.

Cuando cree que no puede más, se deshace de su ropa y saca su pene para rozarlo en la fría piel de Jase.

- Mñn, pequeño... - Suelta jadeando.

Procede a sacar el pantalón y boxer de su niño para darlo vuelta y posicionarse en su entrada. Más allá de estar muerto, él se preocupa por Newsted e inserta un dedo en su recto para acostumbrar... Sólo lo hizo. Luego dos y cuando cree que ya está, inserta uno más.

- Ya estas muerto. - Levanta los hombros.

Embiste al pequeño con tal dureza que, aunque no lo nota, lo desgarra por dentro.

Al pasar los minutos, el cuerpo del menor se hace algo tieso y, más frío. Hetfield comienza a notarlo. Su miembro se siente apretado con cada vaivén, por lo cual el rubio deja de hacerlo y pone a su víctima boca arriba.

Ahora se posiciona sobre su pecho e introduce su pene en la boca de Jason. Pero el placer dura poco al chocar con los dientes de éste.

Por la calentura del momento, rápidamente se acomoda y baja al garage a sacar la pinza del gabinete.

Vuelve y ya en la misma posición que antes, arranca uno por uno los dientes del de rulos, disfrutando ver la sangre correr por su paladar.

Ya con todos fuera de su camino, se dispone a cumplir su objetivo. Mete lentamente su miembro dentro de su boca, con la sangre manchándolo todo, sirviendo de lubricante. Aquellas encías vacías cometen el acierto de estimular aún más al rubio.

Teniéndolo más grande y no cabiendo en la boca de Newsted, James con seguridad empuja su pelvis y su pene pasa por el agujero de la cabeza, follando así, la cabeza del menor.

Pero, cómo todo lo bueno tiene su fin...

La hija del vecino oyó el disparo y llamó a emergencias. Trayendo así a una patrulla a la casa de la familia Newsted.

El timbre suena y James, sin importarle una mierda nada, embiste su cabeza aún más rápido.

La puerta es golpeada duramente. James se apresura a masturbarse y acabar lo más antes posible.

Su propósito es cumplido justo cuando la entrada es tirada abajo.

Sube sus pantalones y toma el arma, besando apasionadamente al cadáver una última vez.

- Idiota, siempre estorbaste. - Dice entre el beso.

- ¡Hey! - El uniformado llega a la entrada de la habitación, Hetfield jala el gatillo y acierta el tiro en la cabeza de él. Su compañero corre la misma suerte.

Está perdido, mató a dos policías y violó un cadaver, que seguro creerían que él también mató, no hay salida de eso.

Aún asi, acomoda aquella pistola en su bolsillo y sale por la ventana.

- ❝ James Alan Hetfield, 23 años, rubio de tez blanca y ojos celestes, se encuentra profugo por el asesinato de un chico jusnto a dos policías y perversión sexual a cadaver de su propia sangre. ❞

La mujer redacta estupefacta sobre el caso en las noticias. Dave y Junior abrazados se encuentran el sofá, viendolas.

- ❝ Esto sucede en el pueblo de Minnesota. se cree que es peligroso y está armado. probablemente pueda herir a cualquiera que se cruce en su camino. ❞

- Mierda, es acá, donde estamos. - Comenta Ellefson.

- No te preocupes, Amor, seguro lo atraparan. - el pelirrojo trata de tranquilizar a su pareja.

- Dave, ni vos te crees eso.

David lo mira serio, haciendo reir al mayor.

- Bueno, no, pero no te va a pasar nada. No mientras estes conmigo, bebé. - Dicho esto besa su frente, haciendo sentir a David la persona mas especial sobre la tierra.

Lo que ninguno de los dos sabía era que el prófugo estaba colándose por la ventana del segundo piso.


•𝖆𝖓𝖊𝖘𝖙𝖍𝖝𝖘𝖎𝖆↯


man, escribí esto hace banda, y es alta kk, pero no lo iba a tener ahí ahre soo nada, eso, perd0n por el cringe<3

𝖆𝖙𝖙𝖎𝖙𝖚𝖉𝖊 Donde viven las historias. Descúbrelo ahora