Lo haré

6K 162 3

El primer chico entró, estupefacta con el chico que tengo frente a mí, me quedo sin palabras, ni siquiera puedo moverme, reconozco muy bien su silueta y oh Dios es Luis.

Luce diferente, deprimido más bien, noto ojeras en sus ojos y cansancio en su rostro. Al parecer no me reconoce y es obvio, estoy mas delgada, tengo las puntas de mi cabello rubias y ahora tengo mejor figura.

-Hola preciosa, ¿como te llamas?- preguntó el acercándose a mi, aun sin reconocerme.

Su aliento a alcohol, me provoca, nunca había visto esta faceta de Luis, sin embargo, sigue viéndose sexy tal como lo conocí, la ola de nervios azota mi cuerpo mientras intento hablar.

-Leah- respondo directamente, quiero saber si se acuerda de mi, y como no lo haría...

-Aj Leah, cuanto te extraño- supongo que pensó en voz alta. Permanecí en silencio, mientras el se me acercaba peligrosamente.

-Hechemos un polvo, nena.

Haber haber, este tipo sobrio no estaba, ya esta mas que claro, me comenzó a besar como si mi boca fuera la última mas carnosa, me tiro en la cama detrás de nosotros, comenzó a besar mi cuello mientras acariciaba mi cuerpo.

-Tratame despacio- susurré en su oído antes de el comenzar a bajar su pantalón junto con sus bóxer azúl, me miraba inquieto mientras quitaba mi lencería.

-Lo haré- Susurró.

Estábamos desnudos a punto de tener sexo o ¿hacer el amor?, aún amaba a este chico y admito lo extraño, pero no puedo volver a estar  con el, no por ahora. El abrió mi piernas con cierta delicadeza que no pensé que un chico ebrio tendría, miré su gran erección deseando entrar en mi vagina y lo hizo; me penetro Luis por primera vez, algo corría por mis venas, esa chispa de amor de los dos, nuestras respiraciones agitadas, sus embestidas lentas y delicadas, me hacían llenar de placer, por desgracia, en su cabeza rondaba que se acostaba con una puta, nada mas peor que eso, sentía que quería devuelta mi virginidad pero ya hace mas de un año que se desvaneció.

Todo la noche fue especial, el quedo junto conmigo a mi lado, en mí cama, el no reconocía mi rostro, supongo que por la escasa luz de mi habitación, me beso por ultima vez antes que ambos calleramos en un profundo sueño.

*Narra Luis*

Iba en el avión rumbo a las vegas, mi primo se casaría pronto y yo asistire a la boda, José es un hombre podrido en millones, me imagino que su boda va en grande, totalmente.

-Atención pasajeros el vuelo con destino a Las Vegas a concluido, favor abrochar su cinturones para aterrizar.- menciono por el alta voz una señorita desconocida.

Mira la ventanilla del avión, en definitiva estábamos en Las vegas, podía ver el típico letrero "Bienvenido a Las Vegas". El avión aterrizó fue un vuelo exitoso, ahora me tocaba llamar a mi primo para saber donde me quedaré. Busque mi equipaje para entonces llamar a mi primo.


Adiós Virginidad.¡Lee esta historia GRATIS!