Dia 4

653 73 0
                                                  

《Aviso de última hora: Keigo Takami, delincuente juvenil, se ha escapado del internado AU. Tomen sus medidas de seguridad, es peligroso y muy escurridizo.

Eviten salir solos, no importa a que hora, ya que él ataca en cualquier momento...》

La joven periodista seguía diciendo todas las precauciones y mañas que tuviese el mencionado. Las familias se llenaban de temor una vez más al escuchar el nombre de aquel chico.

'—¿Keigo? ¿No fue él quien provocó un accidente automovilístico?'

'—Dicen que agarro a las víctimas sobrevivientes y las torturó'

'—Es un demente, una asquerosa mancha en el mundo'

Eso es lo que dice la gente, mientras se llevan de miedo y coraje por los recuerdos.

Pero, en aquel edificio abandonado, el joven causante de tanto escándalo solo sonreía, escuchando todas las cosas que en el noticiero decían de él.

No estaba exactamente orgulloso de sus obras pasadas, sin embargo, todas y cada una fueron necesarias para este momento.

Lo supo desde que no pudo detener aquel accidente, falto velocidad, fuerza, manejo en sus alas, y simplemente no logró ser un 'Héroe', lo entendió de inmediato. Si no podía lograr su meta siendo un héroe, sería un villano.

A la final, todo daría lo mismo.

Había comenzado a llover, y cada vez era las fuerte, la señal de la televisión se iba, provocando ese horrible sonido. Pero no importaba, Keigo estaba muy feliz.

Escuchó unas fuertes pasos dirigirse al salón donde estaba escondido. Su ala revoloteo de alegría, exacto, solo una, la otra había sido arrancada para expiar sus pecados; claro, no funcionó, nada lo sacaría de su objetivo.

Las ventanas estaban abiertas, la lluvia con sus ventiscas entraban a placer, helando el lugar. Solo bastó que la oierta fuera abierta y que aquel hombre entrara para que esa sensación de calor llenara la habitación.

—Como lo supuse, no tardaron mucho a enviar al propio nuevo director —canturreó el rubio son dejar de sonreír, levantándose y viendo detenidamente al otro hombre.

—¿Esto es solo un juego para ti? —interrogó el hombre flameante de mal humor, acercándose lentamente.

—¿Un juego? Esta es mi razón de vida ¿sabe por qué? Porque usted esta aquí, soy su fan número, Endeavor.

—¿Mi fan? ¿Yo te inspire a ser eso?

—Usted es usted, y yo soy yo; usted es genial, yo no puedo hacer nada, nunca lo logró, no pude mi salvarlos, yo...

Sus palabras fueron detenidas, al sentir la mano contraria sobre su cabeza.

—Keigo...

—¿Me va a a quemar? Haga polvo hasta mis huesos, será un honor para mí —comentó, mientras llevaba sus fos manos a la ajena, acariciandola suavemente.

—Tú... hubieses sido un gran héroe.

Por primera vez, desde hace muchos años, la vacía mirada de Keigo Takami se llenó de algo: Tristeza, arrepentimiento, dolor; no fue lo mejor para sentir, pero al menos volvió a ser humano.

Entendía lo que su ídolo quería decir, su fuga ni seria gratis, no puede escapar y al ser llevado al internado le destrozaron su otra ala por castigo. Perdería toda posibilidad que hubiese tenido de ser un héroe.

Igual ya no lo merecía.

Pero a la final un sentimiento dulce apareció al saber que su héroe hubiese confiando en él si hubiese sido una buena persona.

》Yo también he cometido errores, y si lo necesitas, me quedaré a tu lado. No esperes el perdón y la alabanza de las demás personas, busca tu propio perdón nada más.

Jamás sería el héroes que de niño soñó

Ya no podía creerse a sí mismo el ser un villano

Sin embargo, incluso como un persona normal, su destino siempre fue encontrarse con el héroe que siempre amo

Week EndeHawks 202♡Donde viven las historias. Descúbrelo ahora