Summer se encontraba besandose con Zack muy fogosamente. Ella estaba con la espalda recostada en la páred y sus brazos en la nuca de Zack. Él tenía las manos posicionadas en su cintura. La pelvis de Zack estaba siendo apretada con la de Summer. Podría sacar mi celular y filmar esto para subirla a alguna pagina pornografica de las redes sociales, o venderles el video a los babosos frikis de la escuela y me haría millonaria pero soy tan buena amiga que no lo haré.

Las manos de Zack iban deslizandose desde la cintura de Summer hacia sus muslos. Fue ahí cuando la cabeza de Summer dio un click y se percató de la situación.

— ¿Que haces? —-Preguntó quitando bruscamente las manos de Zack de su trasero—

— Que se me... Se me durmió la mano, por eso —Zack golpeó su mano contra la páred— por eso la...

— Si, si —Dijo Summer con sárcasmo—

— Si, Summer si —Dijo zack más que cautivado e hipnotizado por los labios de la castaña, volviendo a acercarse a ella para unir sus labios en otro fogoso beso— 

Zack volvió al ataque pero esta vez agarró a Summer por la cintura acercandola más a él -si es que eso se podía- y Summer lo agarró de sus mejillas para profundizar más el beso. Estuvieron así por unos segundos, yo intentaba reprimir algunas risas pero puse más atención en lo siguiente. Zack tomó los bordes de su camisa y comenzó a subirla. Pero Summer volvió a detenerlo. 

— ¡Para un poco! —Dijo entre dientes—

— ¡Tengo calor, Summer! —Repitió él de la misma manera— Nada más.

Summer miró el techo de la habitación y volvió a mirarlo a él. 

— Si, yo también tengo un poco de calor —Comenzó a abanicarse con las manos— 

— ¿Calor? —Sonrió Zack con lujuria en sus ojos— ¿Tienes mucho calor? —Comenzó a querer subirle la remera y le robó un beso de sus labios— 

— Zachary, mucho franeleo ¿Si? —Puso ambas manos en los pectorales bien tonificados de Conelly— Esto de vernos casi todos los días y convivir juntos hace que estemos demasiado pegados

— Bueno ¿Y qué tiene de malo eso? —Le sonrió para volver a besarla, pero Summer se separo— 

— No, nada, nada —Dijo dandole un leve empujon a Zack y retrocediendo— pero me parece que necesiamos un poco de espacio, de, de ¡de distancia! Si, distancia

— Summer Kate Hopkins ¿Estas botandome? —Preguntó Zack ya más preocupado—

— ¿Qué? —Preguntó confusa— No, yo solo...

— ¡Vamos, fuera! —Dije saliendo de mi escondite— Estan todo el tiempo juntos y yo necesito de mi amiga ¿Sabes?

— ¿Que hacias ahí escondida? —Preguntó Summer— ¿Estabas espiandonos?

— Oh, Summer Kate —Me burlé haciendo enfasis en su segundo nombre— ¿Cómo crees? 

— Seguro estabas espiandonos y filmando esto para tocarte por las noches —Bromeó Zack— 

— No Zacky, no me hace falta, creeme, igual lo he considerado para intercambiarle videos pornos a los babosos de la escuela, de seguro me pagarian—Sonreí— pero al parecer a ti si te hace falta, porque Summer no quiere tener relaciones sexu ¡Ay! —Chille sobando mi pierna por la patada que Summer me había dado, bien lo merecia— ¡Idiota!

— Zack, más tarde hablamos, ahora vete —Pidió ella—

— No solo me botas, sino que ¿Tambien me echas? —Preguntó ceñudo mientras lo empujaba hacia la puerta— ¿Qué es lo que está mal contigo?

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!