Peligro a una pared de distancia.

318 15 5

“—Las clases llegan a su fin, todos hablan y ríen, están en grupo y yo solo,  me siento olvidado, me siento como una paloma a la que le comieron las alas.

Quisiera tener el carisma de México, lo alegre de Argentina, lo relajada de Uruguay, la hermandad de Ecuador, Colombia y Venezuela, el mar de Bolivia… Espera creo que eso sería de Chile.

Waa soy una horrible persona, deseo lo que otros tienen y me olvido lo que soy, estoy siendo nublado por la envidia, debo detener esto.

—Me levanto, quiero tener conversaciones y amistades como todos.

No puedo simplemente quedarme aquí y observar, debo hacerlo.

—Argentina, una pregunta, ¿las clase siempre terminan tan tarde? Son como las cinco de la tarde, ¿no es peligrosa la ciudad aquí?

—No, por eso vos no te preocupes, la ciudad no es súper segura, tiene sus partes movidas, pero son muy pocas, y se ponen fuertes aún más tarde, así que vos tranquilo.

—Ok, bueno no conozco nada aun, creo que tendré que regresar rápido, si no tendré aún más problemas mañana, tomando en cuenta que no sé cómo llegue, pero creo que será una buena experiencia.

—Qué forma de pensar más positiva. —Me dice.

 —Creo que yo también voy, las chicas quieren ir a la ciudad con los chicos, pero no me siento cómoda estando en grupos tan grandes.

“—Creo que di un buen paso, nos levantamos y nos preparamos a salir.

—Oh, espera. —Me dice.

—Llamaré a México para que también valla con nosotros.

“—Siento una punzada, pero debo olvidar los sentimientos que no necesito y simplemente enfocarme en encajar, esa es mi meta por el momento.

—Uruguay, ¿vienes con nosotros? —Ni siquiera lo piensa y se levanta.

—Sí, vallamos rápido que tengo cosas que hacer.

“—No me da tiempo de decirle que iremos con los demás, simplemente avanza, la sujeto del brazo. —Espera un poco.

—¿Por qué? —Me dice con una mirada fija.

—No por nada, solo que si vamos tan rápido no nos dará tiempo de hablar y conocernos mejor. —Le digo un poco nervioso.

—Si lo que quieres es ir con alguien, no me uses de sustita. —Me dice eso y se va.

“—voy tras ella, no quiero quedar mal con alguien que me cae tan bien. —Espera. —Le digo.

—Lo siento si te hice sentir de ese modo, es que no conozco la ciudad y pues tenía miedo de perderme, pero no tenía la confianza suficiente de ir solo contigo e ir preguntándote por los nombres de las calles y esas cosas, quería hacerlo de forma casual, ya sabes como una típica conversación en grupo después de la escuela.

—No sé de lo que hablas. “—Me dice.

—Ya que nunca he regresado en grupo después de clase. Pero si tu intención es que los demás no se den cuenta que no sabes ni siquiera donde estas parado, creo que puedo ayudarte.

—No tenías por qué decirlo así, aunque tienes razón.

—Ella sonríe, esperamos en la entrada del colegio a que lleguen los demás, estoy algo nervioso, puedo hablar de forma normal, creo que ya empiezo a soltarme, o amenos he dado el primer paso.

“—Llega Argentina mientras viene hablando con México, se llevan muy bien, llegado a este punto creo que solo debo apoyarlos, suelto un leve suspiro y de un momento a otro dejo de respirar.

Country of Love (OneShot)¡Lee esta historia GRATIS!