1.

399 43 8
                                                  

-¡Oh lo siento!

Peter tal vez grito un poco llamando la atención de los presentes en la pequeña tienda, Peter probablemente se sonrojo, aún no acostumbrado a ser el centro de atención en un lugar tan pequeño y rural. Sonrió tímido para mirar contra quien había chocado, unos ojos increíblemente azules le miraban, una sonrisa cubierta con espesa barba.

-No te preocupes, el pasillo es un poco apretado ¿no es así?

Peter sonrió - Si, lo es...

Esa tarde volvió a casa con el pequeño pedido de May y un corazón acelerado, Beck se veía mayor a él pero vamos, Peter era mayor de edad.

Los encuentros siguieron, tal vez había logrado encontrar una distracción a sus improvisadas vacaciones, May lo miraba curioso ante su insistencia de hacer las compras por ella, aparte de sus salidas a tomar fotografías de vez en cuando a modo de distracción. Justo eso había estado haciendo cuando llegó a la pequeña casa de renta, May le mostró un papel con una sonrisa.

-¿Qué es eso?

-Veo que has estado un poco aburrido, así que te conseguí un pequeño trabajo, en lo que Tony termina de instalar su nueva planta de energía ecológica por aquí, o lo que sea que haga.

Peter sonrió aceptando el simple pedazo de papel -¿La iglesia?

-Es un pueblo pequeño cariño, todos asistirán, una boda, puedo acompañarte si quieres y tal vez si tienes suerte encuentres a la persona que ves en las mañanas.

Peter sintió sus mejillas encenderse - ¿Lo sabias?

-Llegas suspirando cariño.

-Es probable que no sea de aquí, nunca lo he visto más que en ese lugar, su familia , creo que esta de vacaciones también...

-No pierdes nada con intentarlo. Tu padre está muy ocupado ahora y bueno yo acepte venir a cuidarte, no dejaré que te encierres aquí solo a armar legos.

Peter asintió.

Más tarde no estaba preparado para esto, para ver a Beck en el altar vestido con la indumentaria eclesiástica.

Si, porque el hombre con quien había estado soñando con sus sonrisa cálida, quien le dio la bienvenida a un pueblo pequeño, con quien compartía pequeñas conversaciones en un pasillo pequeño, quien siempre llevaba suéteres que le quedaban bien, en loa que se imaginaba envolverse junto al aroma de colonia de Beck era el padre de la iglesia donde estaba de vacaciones.

Beck le enfoco y su incomodidad fue visible.

¿Por qué no se lo dijo?

La tensión entre ambos era clara, aún recordaba cuando tomaron un maldito bote de mermelada al mismo tiempo, sus manos se tocaron y su piel ardió de deseo. Beck se había acercado tanto pero nunca más allá de lo que un toque casual significaba.

Peter maldijo.

Capítulo 1.

Peter suspiró mirando la imagen de los ojos de Beck en la fotografía. La mano de May en su hombro lo hizo dar un pequeño saltó. —La foto salió bien ¿no crees? —Peter asintió, porque así era, Beck ni siquiera lo miro cuando se disculpó por tener que retirarse dando una última felicitación a los novios.

Peter se había arrojado su saco al llegar a la pequeña casa hogareña, muy diferente a su hogar, se sentó en el sofá cuando May habló sobre buscar un lugar donde cenar algo, ante la falta de respuesta de Peter ella le miró —¿No tienes hambre?

—Estoy bien, no tengo hambre ¿Podemos solo ver una película en la sala y pedir algo? ¿Por favor?

May sonrió — Claro, yo, pediré algo y mientras tu escoge la película.

Esa noche fue divertida, solo un momento que le ayudó a dejar su cabeza en paz pero siempre había sido algo terco, lo sabía porque ese día no fue al pequeño establecimiento que acostumbraba, ese día se dirigió a la iglesia mirando como la fila del confesionario estaba casi vacía, si era terco, pensó cuando por fin fue su turno y los ojos de Beck le miraron con sorpresa, culpa...

Lo último que necesitaba ver en el rostro que le sonreía amablemente.

—Peter...

—No soy religioso padre —Peter miró a Beck que cerró la boca rápidamente —, no se que debo decir.

—Basta.

—No —Peter hablo —¿Por qué? Beck.

—Lo siento Peter...

—Oh, no —Peter suspiro —, maldita sea Beck.

Beck ignoro la mirada de Peter, Peter sólo podía ver ahora su perfil —Ni siquiera nos conocemos Peter, solo intercambiamos palabras en un lugar.

Peter suspiro — Tienes razón, pero eso no evito que casi me dieras un beso una vez.

—¿Cómo está tu tía Peter? —Beck ignoro la respuesta de Peter.

—No le he dicho por si eso te preocupaba...

Beck asintió —Debes irte.

—No. Dios —Beck se colocó tenso ante la palabra—, casi me besas Beck.

—Pero no lo hice —Beck respondió con dientes apretados mirándolo fijamente de nuevo.

—Eso es lo que más me duele.

Beck abrió de golpe la puerta del confesionario saliendo rápidamente. La puerta se cerró de golpe y Peter colocó su frente contra la rejilla que los había separado.

Peter escucho a Beck disculparse con el resto en espera a dar su confesión, decidió salir dando una pequeña sonrisa y siguió a Beck hasta que pasó una pequeña puerta al fondo.

—¡Beck!

En la habitación separada Beck se detuvo de golpe.

—¡No! —Peter se detuvo ante la voz dura de Beck.  —Fue un error si —el mayor se acercó lo suficiente para bajar la voz, lo suficiente para que Peter pudiera sentir el aroma de la loción—, fue un error, yo nunca debí fijarme en ti, no así y estoy lidiando con eso.

Peter tomo a Beck por su ropa para evitar que se alejara, estaba molesto, su respiración agitada, Beck estaba en iguales condiciones, sus bocas a poca distancia, Peter escuchaba los latidos de su corazón en sus oídos.

Beck produjo un sonido como a alguien que acaban de dispararle, su mano cayó en la cintura de Peter y este quedó acorralado contra una pared.

Beck desvío su boca tan cercana a la otra sólo para descansar la nariz en el cabello de Peter, lo soltó de golpe alejándose como si le quemara la piel.

—Lo siento —Peter no se movió para seguirlo esta vez.

Continuará...
Pecado - Mysteryspider/ Quenter
Última actualización: Jan 24
Pecado - Mysteryspider/ Quenter Donde viven las historias. Descúbrelo ahora