Narra Brenna

Al llegar a casa veo a la idiota de mi hermana plácidamente dormida en el sofá, lo primero que se me ocurre es tirarla al suelo, y eso es justamente lo que hago.

"Gracias por irme a buscar fuiste de mucha ayuda!"- chillo.

"Agg, lo siento llegué muy cansada del trabajo y me quede dormida"- explica mientras se levanta del piso.

"Bueno te quieto un peso de encima, no tienes que pasar por mi"- digo de mala gana.

"Eso está muy bien hermana, gracias- dice ella en respuesta al mismo tiempo que alza los brazos al aire, entonces me doy cuenta de que acabo de decir algo muy estúpido, considerando que no tengo idea de cómo volveré a casa sola si apenas se me la dirección.

El tiempo que duro bañándome y cambiándome de ropa es suficiente como para que mi estómago grite por comida, así que bajo a la cocina con la intención de preparar algo de comer, pero Jenna ya estaba haciendo la cena.

"Qué bueno que ya estás cocinando, tengo hambre"- digo como si aún no estuviera enojada con ella.

"Terminaría más rápido si me ayudas, no crees Brenna"- yo apenas tengo dieciocho años y Jenna veintitrés, ella es mayor por lo que tengo que hacer o que ella diga.

En cuanto terminamos de cenar, Jenna se disculpó de nuevo por no haber pasado por mí al instituto el primer día, y se fue a su habitación, yo solo me quede terminando el trabajo que tenía para entregar mañana. Una vez había terminado, como no tenía más nada que hacer solo mire la televisión hasta que tuve sueño.

***

El despertador no dejaba de sonar, era una tortura todo ese ruido, lo apago con rabia, pretendía seguir durmiendo pero Jenna no pensaba lo mismo.

"Brenna!, mueve tu trasero y levántate o llegarás tarde"- que fastidio es tener que madrugar, con todas las quejas del mundo me paro de la cama y continuar con la rutina de todas las mañanas. Opte por ponerme unos jeans azul cielo, zapatos blancos, blusa negra, chaqueta azul y un beanie negro, aquí en Londres hace frío.

Después de un desayuno rápido, Jenna me lleva a la escuela. Mi primera clase era laboratorio y no tenía idea de donde estaba ese salón, le doy un vistazo a mi horario por tercera vez cuando solo pensaba que iba a hacer si no conocía a nadie, es lo malo de ser nueva, si bien solo podía preguntarle a cualquiera, pero las personas de aquí no parecen ser muy amigables, siento que si pregunto algo me mandaran a la mierda.

Dar vueltas como un trompo no me sirvió para nada, divise a Zayn y a su grupo de amigos, no sabía que el los tenia, debato en el interior de mi cabeza si preguntarle a alguno de ellos, hasta que me veo frente al grupo, solo espero que no me ignoren o algo.

***

Narra Zayn

Sentía que la cabeza me iba a explotar, y el sonido de la alarma no ayudaba mucho. Lo primero que hice al levantarme fue tomar un ibuprofeno y prepararme para la tortura de hoy. En cuanto estuve en la escuela los chicos estaban aún en el patio de la escuela.

"Hey"- creo que es la primera vez en el año que llego temprano.

"Malik!, me han contado que estabas devastado ayer" me dice Louis.

"Sabía que Harry y Niall no iban a mantener la boca cerrada"- es lo único que digo.

"Lo siento amigo, pero tenía que contarles de tu amargura de anoche"- se disculpa Niall.

"Aquí entre nosotros Zayn, aun no superas a Kathia- pregunta Liam y para mi suerte no tuve que contestar a esa pregunta, realmente no quería hablar de ese tema. Brenna apareció de la nada salvándome de tener que contestar esa pregunta de la cual ni yo mismo sabía la respuesta en este momento.

"Hola guapa"- como es de esperarse en Harry, la mira de pies a cabeza, no desperdicia una oportunidad cuando la tiene.

"Hola"- ella no le presta mucha atención y hace ademán de que va a hablarme, no va a creer que porque la lleve a casa ayer seremos amigos o algo, si solo lo hice por compasión.

"Zayn, me puedes decir dónde queda el laboratorio?, eres la única persona que conozco aquí"- no digo nada por un minuto, enarcando una ceja y mirándola directo a los ojos le digo:

"Yo no tengo la culpa de que no sepas como hacer amigos"- ella me mira con notable sorpresa y deja salir un suspiro.

"Idiota"- dice entre dientes. Liam me golpea en el brazo cuando ella nos da la espalda, para luego comportarse como padre.

"No quisiera saber cómo ella te conoce si es nueva, pero deja de ser tan idiota, ve con ella"- iré solo porque reconozco que estoy de malas y fui un poco duro con ella, no porque Liam me diga que hacer. Logro alcanzar los pasos de Brenna y al detenerme frente a ella, choca con mi pecho.

"Después de almuerzo te mostraré cada puto salón, no quiero que me estés buscando por ahí solo para eso y sin nada a cambio, está claro?"- señaló con mi dedo índice.

"Y que quieres que haga idiota?!"- me está gritando.

"No lo sé!, tu dime"- digo gritándole devuelta.

"No te voy a besar, puedes seguir en lo tuyo, no te quito más de tu tiempo"- pero que carácter tiene esta mujer, y por alguna razón me encanta.

"A ver perra, te cuidado como me hablas, te llevare al laboratorio y tú me seguirás, fin de la discusión"- me muevo a su lado y caminamos juntos hasta el dichosos salón.

"Si no fueras tan grosero, no tendría que estar gritando"- masculla.

"Solo cállate y camina"- ella me fulmina con la mirada pero de todos modos hace lo que le pido.

"Ves lo que digo"- no entiende o es estúpida, no digo nada más y así consigo que mantenga la boca cerrada.

Cuando estamos a punto de llegar al laboratorio, vi a Kathia besar a Bryan, más bien comiéndose al idiota que supuestamente era mi amigo, esa imagen me sigue pareciendo desagradable aún más cuando sé que lo hacen a escondidas o eso intentan.

Por instinto acorralo a Brenna en uno de los casilleros, estábamos muy cerca podía sentir su respiración, ella estaba notablemente sorprendida, lo podía notar en su mirada, sus ojos son de un azul intenso, pestañas largas y poco maquillaje, es hermosa, estaba a punto de besarla, por un momento olvide porque la estaba acorralando, el timbre interrumpió el casi contacto de nuestros labios, me separo completamente de ella.

"En la cafetería después de almuerzo"- le digo y me voy a mi primera clase sin decir nada más. Conozco un montón de chicas lindas, y apenas me doy cuenta de la belleza natural de Brenna, pero de igual modo no me gustaría más que para una sola cosa. 

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!