Capítulo 21

346 27 82
                                    

Fuerza ancestral.

Eberhad, Alemania.
19 de Septiembre, 2019.

Dagna Zweig✖

Justo lo que me faltaba.

Me tiré rápidamente a lado de Kahler,  estaba más paranoica que nunca, no creí que verlo de esa forma me haría sentir tan mal, después de todo ¿Sólo se trataba de Kahler, no?

— Por favor Kahler, por favor despierta— di pequeñas palmadas en su mejilla, y aún así no lograba que el chico se despertara.

— Si hablamos de gestos amables, diría que éste fue un gran ejemplo.

Heng hizo una mueca mientras evaluaba la situación que el mismo se encargó de hacer. Vestía de negro y se veía muy bien, tan misterioso y cruel de una forma magnífica que como siempre, acababa por dejarte sin aliento.

— Heng — pronuncié su nombre con tanto asco, en verdad que anhelaba darle un buen golpe.

— Éste soy yo — me apuntó con su extraña arma, sonriéndome como si todo estuviera bien entre nosotros —. Hola, loca.

— No hay más hola para nosotros Heng.

— Ah, ¿Quieres que juguemos a los dos hermosos extraños?

— Ya no más extraños en mi vida Heng.

—¿Los extraños se besan Dagna?

Reí al verlo.

Tal vez si me equivoqué.

Heng era un patán de talla más grande.

— Un chico tomándome como el reemplazo de una imagen muerta, eso si es extraño.

— Si te sirve de consuelo, eres totalmente distinta a tu media hermana.

Oh vaya.

Un modesto miserable.

— Eso no se discute.

—Ella era bonita.

—¿Y al final de su historia eso la salvó?

Heng bajó el arma, se formó una sonrisa sínica en su rostro, estaba herido, su desasosiego por un simple nombre decía mucho de lo que fue su pasado.

— Muchos la amamos.

— Si tus palabras tuvieran valor, muchas cosas fueran distintas. Ella viviría.

—Y yo no te hubiera conocido, porque ella te habría matado.

—¿Qué sabes Heng?

—Me llevaré al inconsciente de mi hermano — levantó bruscamente a Kahler, echándolo sobre su hombro —. Puedes venir conmigo, si gustas. Recuerda que yo no obligo a nadie, loca.

—¿Cómo supiste que estábamos aquí?

—Kahler no es el único patán inteligente — palmeó el trasero de su hermano al mirarme y me sonrió.

Estación Holbein © [Completa ✔]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora