Narra Zayn

Salí un poco tarde de la escuela ya que gracias a un profesor me enviaron a detención, nada que no haya pasado antes. Estaba saliendo lo más rápido posible de allí, justo cuando estaba listo para irme a casa diviso a la chica nueva en la entrada de la escuela, creo que estaba muy ocupado maldiciendo mentalmente que no me di cuenta de su presencia cuando cruce por su lado pero ella tampoco parece haberme visto.

Me detengo frente a la chica notablemente desesperada, espero una respuesta de su parte acerca de mi propuesta de llevarla, pero simplemente no dice nada, callada por un largo rato.

"Mi hermana puede llegar en cualquier momento, pero gracias"- me importaría muy poco dejarla aquí, pero vamos, no soy tan cruel como para dejarla aquí, sola, casi de noche, sabiendo que tan peligroso es eso.

"Solo sube a la mot6o, no te voy a secuestrar o algo, además no creo que tu hermana llegue"- en serio está loca si cree que su hermana vendrá por ella, hace tiempo que paso la hora de salida.

"En parte tienes razón, pero que me asegura que puedo confiar en ti y que no me llevaras a otro sitio"- no puedo creer que ella en realidad este pensando eso de mí, no soy alguien precisamente bueno, pero tampoco tan malo, bueno si lo soy, pero es el caso.

"Que me crees, tengo cara de querer raptarte?, si prefieres ser robada y maltratada por los bandidos no es mi problema"- hago ademán de irme de una vez por todas pero ella por fin decide si ir o no.

"En realidad no tienes cara de buenos amigos, pero no quiero quedarme aquí sola"- no es como si tuviera otra opción, ella no sabe siquiera cómo tomar el bus.

"Sube ya, antes de que arrepienta de esto"- ella obedece con toda la calma del mundo, estaba temblando, por lo que no pude ocultar mi risa a causa de su miedo. Le paso mi casco antes de arrancar, puede que sea un idiota a veces pero mi madre si me dio modales.

"Lista?, puedes sujetarte de mí si no quieres caerte"- Brenna aun con sus manos temblorosos se aferró a mí, literal.

"Entiendo que nunca te hayas montado en una moto, pero no es para que me dejes sin respiración"- en cuanto acelero la chica detrás de mí suelta un grito de susto, ya en el camino ella me decía donde doblar y donde no, hasta que llegamos a su casa, ella aún seguía asegurada a mí, apago la moto y ladeo la cabeza para ver su rostro asustado con los ojos cerrados, no pude evitar soltar una carcajada.

"Ya llegamos?"- cuestiona aún con los ojos cerrados.

"Si, ya llegamos, puedes soltarme"- de verdad que no puedo reirme de ella, pero esta vez me golpeo en el hombro derecho seguido de eso se baja de la moto lo más rápido posible y me entrega el casco.

"Gracias por traerme...- no puede ser que no sepa mi nombre.

-Zayn, Zayn Malik, yo ya sé quién eres"- tiene suerte de que recuerde su nombre porque soy malo recordando nombres.

"Bueno nos vemos luego Brenna"- le digo antes de salir de allí. En cuanto llego a casa que grata sorpresa me lleve, la persona que no quería ver ni en pintura estaba sentada justamente en mi sillón de cuero negro, solo me pregunto cómo demonios entro, luego recuerdo que la muy maldita conserva una copia de mi llave.

"Qué haces aquí Kathia"- estaba realmente batallando para no sacarla a patadas de aquí.

"Así es como me saludas?, acaso no me extrañas?"- dice al mismo tiempo que recorre su dedo índice por mi pecho, con esa actitud de puta que constantemente tiene.

Scape | Z.M ¡Lee esta historia GRATIS!