Epílogo

1.2K 155 10
                                    

Cuatro años después

—¡Papi papi!— se escuchó la vocecita  de la peliazul saltando encima de la espalda de su padre. —¡vamos a ver las ballenas! Quiero nadar con ellas.— hizo una mueca adorable con sus labios.

—Suni princesa— sonrió al escuchar jugando con ella en su espalda —ya te lo conté, hoy es el aniversario de Appa y mío y vamos estar los cuatros juntos.— le volvió a decir susurrando.

—¿¡pero podemos ir a ver las ballenas!?— le preguntó muy emocionada.

—claro que si mi niña, ahora ve a contárselo a tu hermana.— la bajó de su espalda con cuidado.

—¡SII!— dio muchos saltitos correteando por la casa —¡Haneul!— se escuchó al fondo de la habitación de ambas niñas.

Ya han pasado cuatro años desde que nacieron las mellizas y un año desde que Hoseok y Taehyung se casaron. El día de la boda fue el día más especial de todo sus días, un día maravilloso y único, celebraron dos bodas, una humana y otra marina y sin duda fue lo mejor que hicieron, todo fue maravilloso y luego vino la luna de miel donde durante esas dos semanas de vacaciones por el norte de Europa e Indonesia las mellizas se quedaron con su abuela, la reina del océano.

Hoseok ahora se dirigía a su habitación, había preparado un desayuno especial para su esposo y quería darle una persona, dormía muchísimo últimamente y era completamente normal por eso cuando dieron las diez y media de la mañana decidió ir a despertarlo debido a que se moría de hambre y que las niñas ya estaban nerviosa a pesar de haber desayunado ya.

Al entrar en la habitación se acercó lentamente al rostro ajeno para dejar muchos besitos por todo su rostro dándole pequeños mimos y haciendo así que se despierte moviéndose lentamente con una hermosa sonrisa, aquella sonrisa que tanto amaba ver cada día al despertar.

—arriba dormilón— le dedicó una tierna sonrisa y comenzó a hacerle cosquillas.

—¡hyung no!— se encogió un poco moviéndose en la cama y riendo

—vamos mi rey— se acercó y dejó un beso en la frente ajena.

—tú también eres un rey— sonrió muy feliz dejando un beso sobre los ajenos moviéndose con cuidado.

—cállese señorito Jung— se acercó y le mordió el labio con suavidad.

—idiota— rió tiernamente y comenzó acomodándose en la cama pero sentado

—¿Cómo amaneció el bebé?— llevó su mano a la pancita ajena bajando su cabeza para besar el vientre ajeno.

—un poco revoltoso— sonrió tiernamente al ver aquella imagen sintiendo cono su bebé daba sus pequeñas pataditas. —¿lo sientes?

—claro que lo siento— sonrió muy feliz dándole muchos mimos a la pancita de su esposo —mi pequeño karateka, cuantas ganas tengo de conocerte.

Hoseok subió sus labios a los ajenos dejando y tierno beso en estos sonriendo sobre sus labios muy feliz y acariciando el cabello ajeno con suavidad hasta que escucharon aquellos pasitos corretear hacia la habitación de ambos chicos.

—prepárate que ahí vienen las torbellinos— rió el menor muy feliz.

—¡APPA!— gritó la castaña tirandose en la cama y agarrando el brazo de su Appa.

—¡PAPII!— gritó la sirena y se echó encima del mayor se los chicos abrazándolo con mucho cariño.

—¡hey!— rió tiernamente al verla —Suni tiene algo con tirarse encima mía.

—es que Appa tiene al hermanito y no podemos tirarnos encima de el— dijo la peliazul con su voz llena de inocencia.

—Appa ¿puedo tocara tu barriguita?— preguntó la pequeña Haneul señalando la pancita del menor.

—claro que puedes princesa, vuestro hermanito se pondrá muy feliz— le dedicó una tierna sonrisa acariciando el cabello de su hija.

—hola hermanito— colocó sus pequeñas manitas sobre el vientre ajeno sin ejercer fuerzas y dejó un besito ahí. —soy Haneul, tú noona.

—¡hermanito!— gritó la sirena acercándose a la pancita con torpeza colocando sus manos de forma brusca llevándose una regañina por parte de su padre.

—¡no Suni!— cogió las manitas se hija una con cada mano —no puedes ser tan busca, hay que ser cuidadosa con Appa, que al hermanito le puede doler.— le explicó y con mucho cuidado colocó las manos de su niña en la barriguita de su pareja.

—perdió hermanito— susurró la pequeña sirena —soy Suni, tu otra noona.

Ambos chicos se echaron a reír viendo la reacción de la pequeña. No fue difícil la aceptación de que iban a tener un hermanito, a las dos nenas les gusto mucho la idea y siempre que podían se acercaban a la barriguita de Taehyung para poder poner sus pequeñas manitas en ella y hablarle al pequeño bebé que estaba en camino.

Sin duda eran una gran familia unida, estaban muy unidos los cuatros y ya mismo serían los cinco, un pequeño bebé venía en camino, Taehyung quería tener cinco hijos y ya va por el tercero aún le quedaba a Hoseok por darle muchas más noches de pasión y placer a su esposo y no cabía duda de que lo haría incluso Hoseok mismo confirmó que lo que más le gustaba de tener hijos era crearlos.

Eran una familia muy feliz que se amaban y estaban unidos entre si, una familia llena de amor, una familia demasiado perfecta para ser real.

Y hasta aquí The Little Merman, mil gracias por leer mi historia y espero que os guste a todos de verdad, próximamente subiré los agradecimientos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.




Y hasta aquí The Little Merman, mil gracias por leer mi historia y espero que os guste a todos de verdad, próximamente subiré los agradecimientos.

The Little Merman | HopeVDonde viven las historias. Descúbrelo ahora