10 | Despedida

1.4K 211 13
                                    


5 días después

Había pasado la semana, ahora debía regresar al océano, debía regresar con Jimin y su familia y aunque tenía ganas de ver y abrazar a Jimin para contarle absolutamente todo sobre su experiencia en el mundo humano no tenía ninguna gana de ver a sus padres, sabía perfectamente que ya tendrían una lista de princesas sirenas a las que debía ver y elegir a una como su futura esposa y eso era algo que le quemaba, no quería casarse con ninguna princesa sirena, quería estar con Hoseok en el mundo de los humanos aunque Hoseok le había contado que el mundo humano era horrible.

Todos los días había ido al acantilado a ver a Hoseok, su humano, todos los días excepto aquel día que estuvieron los dos encerrados en la cueva debido a la lluvia. Su corazón se sentía completamente enamorado, había conocido mucho sobre Hoseok y quería seguir conociéndole solo que ahora no tendría piernas sino que tendría su cola, ojalá pudiera decirle a su humano que el era su tritón.

Fue a la playa para poder sentir por última vez la arena en sus pies, esos pies que no volverán a salir ya que volverá al océano y será siempre un tritón condenado a casarse con una sirena, el no quería eso y haría todo lo posible para evitarlo.
Caminó sintiendo la arena fresquita sobre sus pies y a lo lejos pudo ver a Hoseok por lo que sonrió y se acercó al mayor para poder saludarlo, aunque debía fingir una despedida dolorosa.

-hola hyung- sonrió tiernamente saludándolo con su mano.

-¡Vante!- le acarició el cabello con cariño. -¿hoy no te volvías a Seoul?- le preguntó con curiosidad y algo de tristeza.

-así es, voy a la estación para coger mi tren- respondió e hizo una mueca al saber que no volvería a tener piernas.

-Bueno ¿y qué haces aquí?- se sorprendió un poco y le miró con curiosidad. -perderás tu tres, bonito.

-es que quería ver la playa de Busan por última vez, la de Seoul no es tan bonita como la de Busan- respondió con total inocencia jugando con la arena en sus pies.

-eh...- le miró un poco confundido por su respuesta. -Seoul no tiene playa.-

Taehyung al escucharlo abrió sus ojos como plato en su interior se dijo "ya la has cagado, muy bien" intentó improvisar algo rápido y al no saber que decir debido a que no tenía ni idea de donde se localizaba Seoul solo rió un poco para mostrar indiferencia.

-por eso lo decía.- rió de forma falsa para tratar de cambiar el tema de conversación. -cuando vuelva a Busan nos volveremos a ver ¿verdad?- cambió de tema rápidamente para evitar más confusiones.

-por su puesto cariño- le revolvió el pelo con suavidad dedicándole una tierna sonrisa -esta semana ha sido la mejor semana de mi vida, gracias.

-yo puedo decir lo mismo- le dedicó una tierna sonrisa -gracias, hyung.

Así fue como ambos chicos se despidieron, se seguirán viendo cada noche solo que Hoseok no sabía que el era su tritón. Cuando se dio cuenta de que el mayor se fue alejando se alejó un poco hasta llegar tras una roca y salir corriendo al agua para meterse en el agua y sumergirse en el océano sintiendo su cola aparecer y bajando en el océano jugando en el agua y haciendo algunas acrobacias en el agua, había extrañado nadar en su océano, ver los peces de colores, los corales, a su pequeño delfín ¿Por qué no podían vivir juntos el mundo marino con el mundo humano?

Nadó cada vez más rápido hasta que llegó a su reino, cuando entró un montón de tritones y sirenas salieron para darle la bienvenida, saludó a los habitantes del reino con una gran sonrisa, todos le conocían por ser el príncipe, pero era un príncipe con un corazón lleno de humildad, siempre intentaba ayudad a los habitantes del reino, le gustaba ver a todos felices.

Cuando llegó a la puerta del palacio se encontró con su padre con un tridente en la puerta y le miró atentamente muy seriamente lo que hizo a Taehyung entrar en pánico, no sabía donde meterse.
Su padre era un tritón fuerte y grande, su cola era de una azul oscuro a diferencia de la de Taehyung que era un azul más claro, tenía escamas en sus brazos del mismo color que la cola que marcaba que ya era un tritón adulto, a un tritón o una sirena le concedían sus escamas cuando ese tritón o sirena tenía la suficiente madurez para considerarse un adulto, Taehyung tenía 20 años y aún no tenía las suyas, su padre quería esperar a que se case para concedérselas pero el se muere de ganas por conseguirlas. El rey llevaba la corona del reino que indicaba que el era el rey, era un tritón muy estricto y al verlo así su corazón comenzó a latir fuerte del susto.

-Taehyung tu madre está enferma- anunció firmemente tomando al menor del brazo. -es hora de hacerte entrega de tus escamas y que pases a ser un tritón adulto.

The Little Merman | HopeVDonde viven las historias. Descúbrelo ahora