Aquí tienes, Leah

7.8K 190 0

Algunos hombres son como máquinas, sus embestidas son fuertes y rápidas, José, era mi favorito y era quien pagaba mejor por mí, sus propinas eran dignas, siempre me buscaba a mi.

Esta vez, José quería sacarme de allí de aquel burdel al que había ingresado hace poco mas de un año, he probado un quintal de hombres, pero aun sigo preguntándome por Luis. Tenía una pequeña relación con aquel millonario, yo no era pobre pero toda mi fortuna se encuentra en L.A, José era joven con tan solo 26 años, 2 años mayor que yo, con unos ojos grises que matan, alta y musculoso, el quería que yo fuera su esposa, la primera vez que se acostó con migo, me dijo que quería volver a verme, y así lo hizo volvió, nos conocimos mejor, y ahora llevamos una relación, a el casi no le molesta que esté metida en el burdel, por que cuando salgo, según él seré solo suya.

Kiara decía que José es uno de los mejores hombre que puede haber para follar, el siempre tenía tiempo para tal, porque supuestamente siempre vivía metido en el burdel. Kiara era una de las pocas que podía salir del prostíbulo, cada vez que salía la mandaba a comprarme unas cajetillas de cigarros Malboro, mm si una vez un tipo me ofreció un cigarro antes de empezar su servició, yo acepte y ahora fumaba un par de cajetillas cada día.

-Aquí tienes, Leah- dijo kiara entrengandome 6 Cajetillas de cigarros.

-Gracias, Kia- dije abrazando con fuerza a la rubia frente a mí.

-Hey, me encontrado con tu chico en el centro

-Mm y...¿que te dijo?- Pregunte mientras encendía un cigarro.

-Te mando algo- dijo está entregándome una caja mediana.

Oh Dios! Era algo increíble, era un vestido de novia, que también cierta caja traía lencería blanca, unos tacones de color carmesí y una nota.

*Nota*

"Hola nena, te he mandado esto, porque se que serás mía y eso quiero que uses cuando nos casemos, yo quiero hacerlo, quiero que seas mi esposa, cuando vuelva a visitarte quiero que respondas esta pregunta ,¿Quieres ser mi esposa? Te amo Leah, nos vemos pronto.

-Jose

Esto me dejo boca abierta, el enserio quiere este, pero si es el quien me sacará de aquí, quizá lo haga.

*Narra Luis*

-Leah, Leah ¿estas aquí amor?

La he buscado por todo el hotel pero no aparece, me estoy volviendo loco no se que haré, la he llamado un quintal de veces y solo responde la contestadora diciendo "este número esta fuera de cobertura" osea un celular apagado, mi miedo, mis escalofríos, todo mi cuerpo se tensa no le encuentro.

Al volver a la habitación resignado a esperar que vuelva, veo una nota encima de la cama, me asusto con lo que dice...

Adiós Virginidad.¡Lee esta historia GRATIS!