PRÓLOGO - EN EL LIBRO ANTERIOR...

2 0 0

Polla Pesebre acude a una fraudulenta entrevista de trabajo pues pretende cubrir una vacante en la planta embotelladora. Tras desenmascarar las verdaderas intenciones del entrevistador Polla se ve nuevamente obligado a huir. Al parecer una incomprensible amenaza se cierne sobre él y, aunque hasta ahora ha conseguido salir siempre airoso, Polla terminará siendo capturado por el servicio de urgencias sanitarias al caer accidentalmente dentro de un contenedor de basura mientras trataba de escapar. Durante una alucinación provocada por la acción sedante de los analgésicos que le administran, Polla comienza a relatarnos qué es aquello que se oculta en su subconsciente mediante una regresión hacia su pasado. Más concretamente hacia su temprana adolescencia.

Tarsicio W. Petaclio, el capitán de la nave Follaris, nos re-veló la existencia de un ancestral planeta llamado Mariconia, que es el lugar de donde proceden los maricones del espacio y sus animales de trabajo: las mujeres. También nos habló de su llegada a la Tierra, nos desveló en qué se basa el Virus de la Condición Homosexual Adquirida (VCHA) y nos ilustró acerca de la etapa primitiva en que la humanidad y los maricones comenzaron a compartir el mismo territorio. Según su propia experiencia, las calamidades más terribles que haya podido sufrir el mundo heterosexual durante el transcurso de su historia han sido siempre perpetuadas en nombre de los mismísimos maricones del espacio.

Fue durante su primera visita a una discoteca de ambiente homosexual cuando, accidentalmente, Polla Pesebre descubrió la existencia de un centro de operaciones encubierto en lo que ellos llaman "cuarto oscuro". Desde entonces, el empecinamiento de Polla por tal de esclarecer sus maléficos planes de dominación mundial comienza a convertirse en prácticamente una obsesión. En definitivas cuentas, Polla ha conseguido llegar a la conclusión de que los maricones del espacio controlan nuestros deseos, nuestras aspiraciones, la longevidad de nuestras vidas, nuestras necesidades primarias, nuestra cartilla de ahorros... Desde el momento en que nacemos somos ya sus esclavos.

Parece ser que estamos construyendo nuestra sociedad en pos de alimentar al gran parásito homosexual... y no hay nada ni nadie en el mundo que pueda detenerles.

CHAPARRÓN DE POLLASWhere stories live. Discover now