Ocean Eyes.

437 44 2
                                                  

Día 1/ Primeras veces.


Había algo que Tom siempre había observado, desde la primera vez que disfruto de una película de Jake Gyllenhaal, que siempre vivía en su cabeza y era el azul de sus ojos.

Probablemente pasó más tiempo pensando en cómo serían verlos fuera de una pantalla de lo que debería, definitivamente no tenía idea.

Su mano estaba temblando un poco, los ojos de Jake brillando como si pequeños fuegos artificiales daban brillos de sorpresa y emoción en sus pupilas. El menú que había atrapado, uno que había sido llevado con el aire fuera de su lugar se sentía liviano, bastante, en su estómago, esa extraña sensación de emoción floreciendo.

Su cuerpo se sintió cálido, como si el azul de los ojos de Jake fuera una llama que lo cubrió con su calidez. Haciéndolo por un momento olvidar que quería decir.

Olvidando por un momento donde estaban.

Y Jake le sonrió.

— ¿Tom?

Tom parpadeo, para salir del pequeño trance que tuvo al mirar a Jake quien estaba un poco cansado por el tour de prensa en su primer día en Corea.

—Lo siento, estaba pensando, ¿qué decías?

Jake se aclaro la garganta— Yo, envié un email a alguien con quien tuve la oportunidad de trabajar, sobre lugares que podría recomendarme, que tuviera buena comida ya que no conozco mucho sobre Corea —Tom le sonrió y eso calmo un poco a Jake—, me preguntaba si, ¿Quieres ir a cenar conmigo?

Tom asintió cuando su corazón decidió que era buen momento para casi salir de su pecho al notar como Jake estaba algo nervioso, jugaba un con su suéter tal vez sin darse cuenta hasta que decidió meter las manos en sus bolsillos.

—Me encantaría —Por fin pudo recobrar las palabras. — ¿Necesito buscar otra ropa o así estoy bien?

—Así estas perfecto—Jake le sonrió.

Amaba esa sonrisa, los pequeños hoyuelos en las mejillas.

Tomando valor, Tom alzó una mano y limpio una pequeña pelusa del suéter de Jake de su barba, no sabía cómo llegó esta ahí, Jake se acercó más, la clara confianza y muestra que no era la primera vez que recibía un toque así por Tom. Pero esta vez Holland no aparto la mano de su mejilla del todo, después de deshacerse de la pequeña mancha blanca, su mano descanso en esta.

Jake se apoyo en el tacto, mirándolo a los ojos, con los suyos entrecerrados, el azul se profundizó aún más, la sonrisa se volvió pequeña y un suspiro escapó de sus labios.

Tom se acercó sólo deseando que los ojos de Jake le llegaran a consumir por completo.

— ¿Es una...?

—Cita —Jake completo su frase —, solo si tú quieres que lo sea.

—Lo quiero...

Jake asintió un poco y cerró los ojos relajándose.

La primera vez que miro sus ojos fue especial, cuando le conoció pero eso no hacía mucho menos importantes a cada vez que le siguieron a esa.

Y su primera cita sería igual de especial...

Gyllenholland WeekWhere stories live. Discover now