NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

1-. Firma, huella y Sangre

411K 18.6K 3.8K



— ¿Segura? — me pregunta Trent.

—Sí.

—Es tu virginidad Mels, ¿segura que quieres que sea el primero? — el tono de Trent derrocha inseguridad.

—Yo estoy segura y ¿tu? — le digo algo enojada, él me había dicho que quería, que cambie de opinión justo ahora me genera un tic nervioso en el ojo derecho.

—Yo...yo sí, sí quiero—dice ¿nervioso? idiota, lo sabía, se está arrepintiendo.

—Trent, si no quieres no te voy a obligar— le dije calmadamente—. Quizás te estoy obligando a algo que tu no quieres y bueno yo no...

— ¡¿QUÉ?! YO SI QUIERO—dice gritando, interrumpiéndome.

Creo que alguien se emocionó con la idea.

—Bueno, entonces ¿empecemos? —le pregunto ignorando su repentino entusiasmo, el asiente y le paso el contrato—. Firma, huella y gota de sangre.

— ¿Por qué sangre?— de nuevo su inseguridad había vuelto.

—Para hacerlo más dramático, además los pactos se sellan con sangre, así es más importante—este chico no entiende... mientras más dramático mejor. Lo mire y estaba pálido—bueno, si no quieres no—la mayoría de las veces Trent es más niña que yo, cuando le dije lo último le volvió el color al rostro

— ¿Sabes? Últimamente una pregunta a llegado a mi mente ¿Por qué seguimos siendo amigos? De verdad mujer, estás loca.

—Eso es fácil, no puedes vivir sin mí— respondo al instante y luego le sonrío ampliamente

—Exacto— dice frustrado porque tengo razón, no podemos vivir sin el otro.

— Pero entonces será con saliva, algo que deje tu ADN al menos.

Trent sonríe y hace un extraño sonido con la boca, yo lo miro con cara de asco.

—Eso es lo mío— apenas formula las palabras y luego deja salir un escupitajo.

Creo que nunca borraré esa asquerosa imagen de mi cabeza.

—Firma y huella— digo y le paso un lápiz.

Nos encontrábamos en mi habitación, mi madre no estaba, ya que sus dos trabajos la mantienen ocupada, yo vivo sola con ella. Mis padres se separaron cuando yo tenía 5 años, ahí fue cuando nos mudamos a esta casa. Mi papá manda dinero mensualmente, pero yo sé que la vocación de mi madre es más grande que el dinero, cuidar de sus pacientes es mucho más importante que el cansancio y yo la admiro por eso.

Mi padre está al pendiente de mi todo el tiempo, yo lo amo y el me ama, a su modo pero me ama. No lo veo, ya que se fue hace 7 años a trabajar a España, tiene una pequeña familia allá, tengo una hermana de meses, ojala algún día pueda conocerla.

También tengo una tía, que es hermana de mi madre, la cual nunca he visto (bueno sí, pero no lo recuerdo era muy pequeña), ya que cuando mis abuelos murieron ella decidió irse del país.

Trent es mi mejor amigo desde que nos mudamos con mamá a la que ahora es nuestra casa, él es mi vecino y mi madre lo quiere tanto como a un hijo, también es mi compañero de curso, por lo que pasamos la mayor parte del día juntos. Trent me encanta, es como mi hermano, mi familia, ya que mi madre trabaja todo el día, él es el que acompaña en todo momento, está conmigo siempre. Por eso estoy tan segura de que él es el indicado para algo tan importante, sé que él no me hará sufrir después dejándome, además, nunca podría arrepentirme de que fuera el hombre que se supone recuerdas por el resto de tu vida. Sé que no me arrepentiré.

— ¿Lista? —dice Trent y me saca de mis pensamientos.

—Sí— pongo mis ojos en el contrato ¿estoy segura? Sí, si lo estaba, quería que mi primera vez fuera especial, con alguien que no me arrepienta, nunca podría enojarme con Trent, así que para mí es la persona perfecta... algo tan importante no puede ser con cualquiera.

Firmo, marco mi huella y con mi dedo quito un poco de saliva de mi boca.

—Ella la princesa—dice burlón.

—Será mejor que me trates como princesa mañana— los ojos de Trent se abren con asombro.

— ¿Ma...Mañana? ¿Tan pronto?— siento como traga saliva.

Volvimos al nerviosismo.

—Sí, ¿acaso no leíste el contrato?— quizás es un poco inmaduro, bueno, bien inmaduro pero quiero asegurarme que las cosas salgan bien y Trent es mi amigo, él se hubiese opuesto si la idea le hubiese parecido estúpida ¿no?

Nop, pero confió en ti— dijo, y sonrió de oreja a oreja.

Contrato
Con fecha 26 de Febrero del presente año (2015), se estipula que la señorita Melanie Duarte, perderá su virginidad el día de mañana a las 8.30 de la noche, con el señor Trenton Miller.

Ambas partes se comprometen a lo siguiente.

¤Mantener esta información confidencial, nadie que no esté en el contrato puede saber sobre este.

¤ Uno vez ocurridos los hechos, ambas partes harán como si nunca hubiese pasado algo entre ellos.

¤El acto se realizará sin ningún tipo sentimiento. Amor, amistad, cariño, etc.

¤Deben usar protección

¤Después del hecho, no pueden recriminarse cosa alguna. Celos, repetir el acto, etc.

¤Y por último el contrato se romperá, si ambas partes están de acuerdo o una de ellas.

____________________________________

Nombre, firma, huella, sangre.

____________________________________

Nombre, firma, huella, sangre.

—Debes leer lo que firmas Trent— y sonreí picara—ahora tienes que darme 1 millón de dólares— le dije apenada mientras levantaba mis hombros y hacia una mueca de 'lo siento'

— ¿Qué? ¿Qué?-- dice fingiendo que está asustado.

—Menos mal que soy tu mejor amiga—le digo mientras golpeo suavemente su hombro y luego guardo el contrato en una carpeta roja. — este será nuestro secreto.

Mi amigo sonrío dándome la razón, luego fijo su mirada en el suelo y soltó un largo suspiro.

—Mels, debo decirte algo—dice apenado, quita su mirada del suelo y me mira directamente a los ojos. 

— ¿Te arrepentiste?— bueno, quizás no quiere y se arrepintió, tengo un amigo algo bipolar.

—No, ni loco, es solo que yo... yo... yo nunca he estado con alguien — miró nuevamente al suelo avergonzado.

— ¿Qué? ¿Qué paso con Vanessa? — le pregunto incrédula.

Vanessa era una chica muy guapa, un poco mayor para mi amigo, pero saber que no paso algo más entre ellos me llena de alivio, ella no era una buena chica.

—Nunca pasó nada, yo también quiero que mi primera vez sea especial, eso no es solo cosa de chicas— bufó—, además ella solo quería sexo y ya sabes los hombres nos fijamos en los sentimientos—los dos reímos.

— Bueno, bueno te creo—dije mientras seguía riendo.

— ¿Cómo lo haremos? — dice preocupado rascándose la nuca.

—Ahí veremos querido-- le digo—.Aunque podrías leer la famosa novela erótica.


Más que Amigos |Pronto En Librerías|¡Lee esta historia GRATIS!