38.- Del 1 al 10

77.6K 5.1K 374

Daniel narra

Terminé de ducharme y esta vez no tuve interrupciones por parte de Derek. Tenía ganas de golpearlo por hacerme perder tiempo valioso, pero sabía que eso también implicaría de ello así que lo dejé para después. En momentos como este, el tiempo era una de las cosas más importantes al igual que mi aspecto. Si quería que Emma acepte mis disculpas, debía lucir bien y eso debía ser lo más pronto posible, antes que aparezca un idiota con buena suerte en su vida.

Envolví una toalla en mi cintura, cosa que no solía hacer, pero si Val volvía a verme desnudo me daría otro sermón. Aunque no sé de qué se queja, ella es la que invade mi privacidad entrando a mi habitación y no, no pondré cerrojo a la puerta después de lo que me pasó cuando niño en un terremoto.

Salí del baño, observé a Emma, tome un calzoncillo del cajón… ¿Emma?

Su agudo grito me dio a entender que no era solo mi imaginación. Voltee a verla y estaba como un tomatito, no pude evitar sonreír.

— ¿Qué haces aquí? —desvió su mirada de la mía y pude notar que se sonrojo aún más al ver mi abdomen. Ensanche aún más mi sonrisa.

—Eso es lo que yo debería preguntarme, esta es mi habitación. Por cierto, no eres buena disimulando —le guiñe un ojo

Murmuró algo que no alcancé a escuchar, me lanzó una última mirada y añadió —No necesito disimular —fue ella quién me guiño ahora el ojo y se dirigió hacia la puerta.

—Espera, necesito decirte algo —puse mi mano sobre la suya que intentaba girar la perilla.

—Y yo no necesito hacerlo, al menos no ahora — ¿Qué insinuaba?

— ¿Por qué no ahora?

—Estas semidesnudo —sus mejillas volvieron a colorarse.

—Esas son solo excusas. Emma lo siento en serio, sé que fui un estúpido y que lo de los celos fue lo peor que se me pudo ocurrir.

— ¿Por qué lo hiciste? —preguntó con lágrimas acumuladas a punto de caer por sus mejillas.

—Por idiota, es que quería saber si podía ponerte celosa. Por favor no llores, me harás sentir peor. —limpie sus parpados con mis pulgares y no pude evitar abrazarla, esa pequeña cintura que parecía haber estado diseñada únicamente para mis manos.

 — ¿Por qué debería estarlo? No somos más que amigos —deshizo el cálido abrazo y me miró fijamente con esos ojos que parecían hipnotizarme.

—No me vas a decir que no te dieron celos —ella negó — ¿Entonces a que se debe tu molestia?

—No estoy molesta.

—Bien, entonces no te molestará esto. —me acerque a sus labios, pero ella se alejó.

—No conseguirás que te perdone tan fácil y si te quedaste con las dudas —hizo una pausa —tal vez si me molestó verte con otra chica. —Giró la perilla tan rápido que no tuve tiempo de detenerla

 “No conseguirás que te perdone tan fácil” Sonreí.

Me coloqué una playera, unos jeans y corrí hacia la habitación de Val, estaba seguro que ella tenía algo que ver.

 —No me vas a decir que no te gusto verlo en toalla —me detuve al escucharla decir eso, sé que eso de espiar tras la puerta no es lo correcto, pero ¿Quién dijo que yo era Mr. Perfecto?

— ¡Valentina! —Ya no lograba escuchar nada, así que pegue mi oreja a la puerta —yo pensé que comenzábamos a llevarnos bien.

—Pero si te hice un favor y yo sé muy bien que en el fondo de tu corazón estás súper agradecida conmigo y planeas hacerme un altar.  A parte, tú me delataste frente a Derek.

—Así que fue por venganza… —se escucharon susurros y de pronto mi cara se encontraba en la alfombra de Val.

Levanté la vista y me encontré con dos pares de ojos pidiendo explicaciones. —Solo tomaba una siesta en tu puerta… bien, estaba espiando —no podía luchar contra sus miradas fulminantes las cuales seguían esperando una explicación. —En mi defensa… escuche el nombre de Derek y como buen amigo vine a ver que ocurría.

—Ahora la verdad. —dijo Valentina cruzándose de brazos.

—Quería saber quién andaba en el cuarto de mi hermanita y ahí fue que las escuche hablando de mí. No las culpo, sé que soy un adonis.

—No hablábamos de ti.

— ¿Entonces de quién? —Emma se quedó muda.

—Eso creí. Ahora que ya no estoy semidesnudo, ¿Podemos hablar?

—Estaba ocupada con Val.

—De hecho, me ha dado sed, iré por agua. —antes de que Emma repliqué, Val ya se encontraba fuera de su habitación y ya había gritado “nada de escenas subidas de tono ahí dentro”

— ¿Del 1 al 10 cuanto le pones a mis abdominales?

—Eres un idiota

—Pero tú amas a este idiota, aparte ¿De qué quieres hablar? Ambos sabemos que no me perdonaras.

—De cualquier cosa que no sean tus abdominales.

— ¿Te pone nerviosa hablar de ellos?

—No, es solo que… —ya no lo soporté más, no podía resistirme más a esos suaves y perfectos labios rosas. La besé, sin importarme la golpiza que venía venir por su parte, sin importarme nada lo hice y sonreí, sonreí al sentir sus labios junto a los mío y no siendo apartados por su parte. Cada vez se volvía más intenso, como si dependiéramos de esto, sus labios junto a los míos, la guerra de lenguas que comenzaba a generarse por parte de ambos.

Nos separamos por falta de oxígeno, como desearía depender de sus labios y no del tonto aire. —Les pondría un 10 —dijo ella sonriendo, no entendía, pero igual esa sonrisa de idiota se mantenía en mi rostro —y al beso le pondría un…11 —deposito un pequeño beso en mis labios antes de desaparecer.

•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•.•

La verdad que me costó demasiado escribir este capítulo, pero al fin lo logré :3. Siento la demora, no me maten y tampoco manden a Elmo…

Tengo una gran obsesión con Stockholm Syndrome :33 fhbjfdnv

Bueenoo, tengo que estudiar para aprobar, porque si no me castigan y no podré subir más caps soo… estudiaré para el asqueroso examen de Ciencias de mañana

Solo me queda decir que los amo demasiado :*

PD: Capítulo para taniasherlyn 030

PD2: Baby look what you've done to me... ahora dependo de esta cancion D: 

Nueva casa, nuevas reglas¡Lee esta historia GRATIS!