BV.4 Capítulo 3

344 47 12
                                                  

Disclaimer:

Los personajes de CC y SS no me pertenecen, si no a sus respectivos autores y a quienes hayan pagado derechos sobre los mismos. De ser míos, las historias serían MUY diferentes X-D

Míos son los demás personajes, así como la historia aquí narrada; basada en el anime de Candy Candy, y que tiene ciertas modificaciones que me eran necesarias. Obvio las canciones tampoco son mías, sólo fueron una maravillosa inspiración.

No tengo fines de lucro, es sólo para pasar un buen rato y tener al menos un terryfic más. 

.

...

.

El viento meció las hojas de los árboles, y el cabello de los dos; había una rara competencia de miradas, una era despiadadamente bella, fría y azul; la otra, verde, inquisitiva e implacable; ninguno de los dos pares de pupilas se rendía.

- Oh, entiendo... eres una admiradora y quieres mi autógrafo; o quizás una selfie para presumirle a tus amigas que te salvé ¿Verdad? – Y ahí estaba otra vez, todo pedante y burlesco. Sí, ese era Terry Grandchester...

Fue el turno de ella para molestarse, pero con el autocontrol adquirido a base de duro entrenamiento, solamente suspiró fastidiada.

- Cómo se nota que eres un aristócrata, eres presumido y además famoso. –Dejó de mirarlo para acomodarse el guante y agregar, divertida.– Si no te comes el chocolate se te quedará pegado en los dedos.

Terry lo soltó por reflejo, y en una gran demostración de agilidad y velocidad, ella lo atrapó al vuelo y se lo volvió a ofrecer. La bolita café había recuperado su consistencia firme, cuando el oji-azul la tomó lo notó de inmediato, pero nuevamente evitó decir algo al respecto. Se lo comió y empezó a caminar.

- Eres extraña –Le dijo, cuando se volvió a mirarla, conminándola a seguirlo.

- ¿Por? –Ya lo había alcanzado y caminaban despacio.

- No parecías ni siquiera preocupada cuando esos infelices te molestaban, yo diría que lucías más bien... peligrosa.

- ¡Ja, ja, ja! –Soltó ella esa risa fresca y amigable que tenía.- Bueno chèri, no estoy tan acostumbrada como tú a que me sigan multitudes; pero la actitud de fulanos como esos, no me sorprende y sí me molesta mucho. De hecho, estuve a punto de darles su merecido personalmente, cuando tú tan galantemente lo hiciste por mí. –Ella sonreía con la mirada y lo veía amable y atenta.

Él se sorprendió un poco, pero cuidó de no demostrarlo demasiado.

- ¿Y qué ibas a hacer? ¿Gritar hasta aturdirlos? –Se burló.

- Te sorprenderías mon ami –dijo ella, misteriosa; y algo en los verdes ojos de su interlocutora le dijo que mejor no seguía averiguando más sobre eso.

De pronto él recordó las palabras de ella de un momento atrás "Cómo se nota que eres un aristócrata..." y se detuvo en seco, sujetándola del brazo con más fuerza de lo necesario, y con renovada furia.

- Espera, dijiste que se nota que soy un aristócrata ¡¿Tú de dónde sabes eso?! ¡¿Acaso eres periodista y montaste todo este show para embaucarme y conseguir tu nota?! – La castaña se lo quedó mirando, entre sorprendida y ofendida.- ¡Responde! –La zarandeó con rudeza.

Ella ni se inmutó; si no que con maestría y elegancia liberó su brazo, en un movimiento que Terry no se esperaba.

- ¡¿Periodista yo?! ¡Por Athena NO! –Ladró ella, mirándolo con intensidad.- ¿Y cómo te atreves a zarandearme de ese modo? ¿Hace un rato me salvas y ahora casi me arrancas el brazo?

I. Black VelvetWhere stories live. Discover now