BV.3 Capítulo 2

410 41 10
                                                  

Disclaimer:

Los personajes de CC y SS no me pertenecen, si no a sus respectivos autores y a quienes hayan pagado derechos sobre los mismos. De ser míos, las historias serían MUY diferentes X-D

Míos son los demás personajes, así como la historia aquí narrada; basada en el anime de Candy Candy, y que tiene ciertas modificaciones que me eran necesarias. Obvio las canciones tampoco son mías, sólo fueron una maravillosa inspiración.

No tengo fines de lucro, es sólo para pasar un buen rato y tener al menos un terryfic más. 

.

...

.

Después de aquélla fatídica noche en que se separó de Candy, Terry intentó cumplir la promesa que le había hecho de ser feliz.

De verdad hizo el esfuerzo, incluso quiso querer a Susana para cuidarla como la pequeña pecosa le pidió; pero es que la Marlowe era tan... simple, tan sosa y tan sumisa que le provocaba sacudirla con fiereza para ver si así obtenía al menos alguna mirada que dijera algo, que le dijera que había algo ahí y no únicamente un cerebro lleno de burbujas y su sonrisa bobalicona. La peli-lacia lo miraba llena de adoración y de un amor tan egoísta como mustio. Su vocecita apagada le dificultaba a veces entender lo que ella decía, nada que ver con la energía y la personalidad alegre y arrolladora de su querida enfermera. ¡Tan opuestas eran! ¿Cómo amar a la que era la antítesis de aquélla que se había convertido en su universo? Cuando intentó recomponer el error de haber dejado ir a su rubia hermosa, Susana había dicho con debilidad "si quieres, todavía puedes alcanzarla", seguido de su expresión y lágrimas de víctima; y poniendo las manos empuñadas sobre sus rodillas, agregó: - No te preocupes por mí, tengo a mamá que 'sí' me ama y que no necesitó ningún sacrificio de mi parte para estar conmigo. –

¡Argh! ¡¿Por qué diablos no fue él quien recibió el impacto de esas luces?! Preferiría estar muerto, o en esa silla de ruedas a tener que soportar a la empalagosa y manipuladora Susana, o a la chantajista de su madre. Pero no, la muchachita lo salvó, él estaba vivo y completo gracias a ella... Ahora tenía que pagar esa deuda impagable con su propia muerte en vida. Quería agradecerle a la oji-azul, quería hacer lo correcto; era un caballero inglés y tenía palabra... Pero no quería vivir sin su Tarzán pecoso, no podía...

Entonces, para callar los gritos de su alma, o más bien para no escucharlos, volvió a caer en las garras del alcohol y del tabaco. Trataba de ahogar su soledad y los golpes de conciencia en whiskey y cigarrillos, como antes de ella. Pero esta vez no aparecería ningún ángel con pecas a redimirlo, y eso ardía como mil infiernos en su dolorido corazón.

I'm not strong enough to stay away... (Not strong enough – Apocalyptica)

Dejó la obra, no podía concentrarse en nada que no fueran esas esmeraldas dolorosamente bellas y lejanas.

Can't run from you

I just run back to you

Like a moth I'm drawn in to your flame...

Entre la bruma y los sentidos empañados gracias a su ahora inseparable amigo el alcohol, subió a un tren; no le importó la mirada suplicante de Susana, ni los gritos de reproche de la madre de esta, él solamente quería ir a Chicago.

Say my name, but it's not the same

You look in my eyes, I'm stripped of my pride

And my soul surrenders, and you bring my heart to its knees...

Lamentablemente por la borrachera que traía encima, el desleal empleado de la estación le vendió un boleto sí para el siguiente tren, pero este no iba para Chicago, sino más al sur, a Mississippi...

I. Black VelvetWhere stories live. Discover now