Capítulo 17 - SUBCULTURA HOMOSEXUAL

1 0 0

Sé que ahora mismo puede sonar a que todo esto es una mera excentricidad, por no decir que es una completa gilipollez. De hecho creo que los datos que voy a aportaros ahora son del todo irrelevantes, pero como las reflexiones son mías y vosotros sois los que estáis leyendo os vais a tener que joder y tragaros toda la mierda que desembucho. Entre los nuevos conceptos que descubrí aquella noche acerca de la homosexualidad destacaría los siguientes:

Entender: Es la forma discreta de decir o preguntar a alguien si es un truchaco baboso o solamente lo aparenta. Años atrás, cuando la condición homosexual debía mantenerse en absoluta clandestinidad, se empleaba el termino 'entender' para no levantar sospecha y preguntarle a alguien disimuladamente si le iba el rollo de petarse los culos y comerse las pollas. Hoy en día está tan extendido que cualquiera que viva o haya vivido una adolescencia normal puede conocer su significado, por eso la mejor forma que hay para evitar posibles malentendidos es corregir nuestro vocabulario y emplear siempre el verbo 'comprender' en lugar de usar 'entender', así no nos exponemos a que se preste a confusión. Os pongo un ejemplo muy claro, para cuando se presenta el caso más común.

Alguien nos plantea lo siguiente:

« Me ha dicho tu primo el Villa que al Manolo le mola que le empetaquen, ¿entiendes? »

A lo que uno debería responder, siempre de la forma más cortés y comedida posible, algo tal que así:

« Verás, no te entiendo, pero te comprendo perfectamente »

Galletero: De Gay/hetero, también conocido como Filogay, refiere a todo aquel varón heterosexual que acostumbra a alternar o se mueve con frecuencia en el ambiente de los maricones motivado por algún tipo de extraña perversión. Ya se sabe que en cuestión de perversiones nunca hay suficiente escrito... como lo de Papá Noel, es decir, algo muy bueno tiene que estar sacando a cambio el tío ese para hacer tantos regalos... o tal vez será que sencillamente esté saciando una especie de insólita parafilia.

Dicen del Galletero que se trata de una persona sin prejuicios que disfruta viviendo la noche mezclado entre sarasas, respetando la condición de éstos pero conservando y manteniendo siempre su inclinación heterosexual. La verdad es que cuando me lo explicaron me pareció una posibilidad poco menos que asequible, por no afirmar rotundamente que me pareció un soberana gilipollez. Hoy por hoy me doy cuenta de que todo forma parte del mismo engaño, el Galletero es un maricón corriente que trata de vivir infiltrado en el ámbito de la heterosexualidad para así no levantar sospechas dentro de su entorno social. 'Tanto si te mienten como si lo aliñan, tarde o temprano te la endiñan'. Eso es así, o si lo preferís utilizaré una frase de mi abuela que decía: 'El que con niños se acuesta... es maricón perdío y encima va y te lo demuestra'

Cuarto oscuro: Un mito de nuestros días, al parecer el cuarto oscuro es un recinto que se encuentra completamente a oscuras donde los bujarras se amagan para encularse o comerse los nabos indiscriminadamente. Estos suelen encontrarse en las discotecas de ambiente homosexual por antonomasia que tienen un tipo de clientela más selecta. Tal y como relataban los amigos maricones de Sebo la gorda: 'Se puede ir con alguien o se puede meter uno solo', pero vamos... que una vez dentro te va a caer la del Cristo y su padre a pollazos.

Glory-holes: Pronúnciese, del inglés, 'Glori-jóuls'. Son unos agujeros por donde la peña mete la chorra para encontrar a alguien al otro lado que estará dispuesto a comérsela sin necesidad de saber a quién cojones pertenece el miembro. Estos se pueden encontrar tanto en las paredes de un cuarto oscuro como en los aseos que frecuentan los maricones. La verdad es que, ahora que me doy cuenta, escuchándoles a ellos durante una sola tarde aprendí mucho más que en cuatro cursos de formación profesional.

Musculoca: Se conoce así a un tipo de pierde-aceites que por lo visto apenas se distingue de los varones heterosexuales debido a la falsa virilidad con la que gustan de hacer ostentación. A estos maricones les encanta pavonearse en las discotecas de ambiente homosexual, luciendo músculos con camisetas tres tallas menos que bien podrían ser el mallot de patinaje de mi prima de once años. Estos engendros de la vigorexia, que deprimen a heterosexuales y a maricones por igual, viven en el gimnasio tal como una rata vive en su cloaca y se alimentan a base de anabolizantes, batidos de proteínas y pastillas de esas que parecen tabletas de Escalofríos. Debido a su magnífica complexión suelen despertar suspiros entre las féminas del tipo: '¡Qué desperdicio de hombre!' aunque en realidad lo que están deseando es que alguien se les acerque y les diga: 'Te voy a meter un misil por el culo'.

Hay una leyenda viva que dice que los musculocas únicamente copulan entre ellos, pues estos proyectos de Conan el bárbaro son homosexuales a la vez que homófobos y odian la pluma. Se comportan como auténticos machos de cara a la galería aunque luego terminen comiéndose las pollas y dándose por el culo igual que el resto de los maricones –Sé que no hacía falta que fuese tan explícito por enésima vez, pero a estas alturas no quisiera escatimar en esta clase de detalles–.

Pluma: Dícese de la actitud y las señas de identidad comunes en la mayoría de maricones. La pluma es fácil de distinguir por la similitud que tiene con el porte de las féminas, así pues, siendo físicamente parecidos a los varones, los maricones se comportan, se visten, caminan o gesticulan tal cual lo haría una verdadera mujer.

Osos: Por si no bastase con los musculados o con los modelos de pasarela, cabe mencionar también un grupo en particular de maricones que se hacen llamar 'osos'. El estereotipo del oso común sería el de un maricón entre veinte y sesenta años que se distingue del resto de bujarras por ser peludo, barbudo y gordo en la mayoría de los casos. Lo verdaderamente desagradable de los osos es que nos recuerden tanto a nuestros padres y eso es, sin lugar a dudas, lo más ofensivo y reprochable de su hueste. Incluso los amigos de Sebo me hablaban de ellos como si fuesen unos degenerados repulsivos... ¡Qué cosas tienen estos maricones!

* * *

MARICONES DEL ESPACIODonde viven las historias. Descúbrelo ahora