Bajo la piel

1 0 0
                                          

La pálida luz de la luna llena empezó a bañarlo todo con su toque de plata, dándole un aspecto místico al claro del bosque donde se encontraba.

Súbitamente notó ese despertar, el gruñido feroz de la bestia que se desperezaba en su interior y pronto reclamaría su tributo mensual. Su pulso se aceleró y la adrenalina recorrió sus venas disparando sus instintos más primarios, liberando por fin al animal de su letargo.

El cuerpo le ardía como si estuviera bajo el efecto de una terrible fiebre, sus músculos se tensaban y sus huesos se quebraban haciéndole gritar de dolor. Bajo su piel ese ser grotesco se agitaba salvajemente, viendo su cárcel de carne desmoronarse para dejarle en libertad una vez más. Rápidamente su cuerpo empezó a cambiar, llenándose de pelo y adoptando los rasgos de la bestia que ahora tenía el control, convirtiéndose en un hombre lobo.

Por extraño que pareciera, ahora que ya no estaba al mando y ese ser hecho de sus instintos más primarios le dominaba se sintió más libre que nunca.

Bajo la pielWhere stories live. Discover now