Capítulo 08 - CUADERNO DE BITÁCORA ESTELAR - IV

1 0 0

Un engaño a todas luces

Profundizando un poco más sobre aquello que soslayaba en el apartado anterior, durante siglos los maricones del espacio han conseguido enmascarar la verdad empleando todo tipo de despiadadas artimañas y subterfugios. Desde el Gobierno central de los maricones del espacio (GCMDE) –cuya sede se encuentra en la ciudad que hoy en día conocemos con el nombre de Sidney– se dirige cautelosamente el orden mundial. Remitiéndonos al comienzo cabe puntualizar que el planeta Mariconia existe, al igual que la Tierra, desde el gran estallido, aunque en nuestros libros de texto nunca se haya hecho mención al respecto puesto que dicho dato se omite intencionadamente. Esto se debe al control exhaustivo que los maricones emplean para someter nuestro sistema educacional desde la raíz; de hecho, el sistema actual de educación que se imparte en todas las escuelas del mundo es inspeccionado y verificado desde el 'Consejo internacional de maricones del espacio', un organismo encargado de dirigir y administrar las necesidades de la población heterosexual por tal de que no se descubra el embuste.

El cine americano; la programación televisiva; los libros de auto ayuda; los titulares de las noticias en los periódicos; la prensa del corazón; los restaurantes de comida rápida; las colecciones estúpidas que aparecen siempre en septiembre y en enero; los tebeos japoneses; la industria del videojuego; las webs de descarga de pornografía; las reposiciones de verano; las obras de teatro en las que salen tíos con mallas; las franquicias que dicen vender cultura como Virgin o Fnac; las tendencias de la moda... todo ese elenco de opciones para el entretenimiento mundano, efectivamente, son una invención marico-alienígena, y disculpadme si resulto tan drástico y conciso.

Entonces, cabe preguntarse: ¿Cómo es posible que después de tantos siglos de historia de la humanidad, y a estas alturas, todavía no hayan podido conseguir su propósito de dominar por completo nuestro planeta? Pues bien, el mayor contratiempo que les mantiene a raya desde su llegada a la Tierra ha sido siempre el afortunado factor de la sexualidad humana, y es que los varones humanos han sido capaces de reproducirse en mayor número y con mayor celeridad de lo que lo hacen ellos, ya que por cada nuevo maricón que aparecía en el mundo nacían cien varones completamente heterosexuales. Esta era una cifra desalentadora para la comunidad homosexual pero, teniendo en cuenta las estadísticas que presentaba anualmente el Gobierno central de los maricones del espacio (GCMDE), una vez transcurrido el primer millar de años se pudo observar un crecimiento al alza de su presencia prácticamente en todos los continentes, con lo cual estimaron que si persistían en emplear el clásico método del P&C –Placar y culear– era harto probable que para la segunda mitad del siglo veintiuno ya hubiesen conseguido asumir el noventa por ciento de los puestos privilegiados que ocuparían los varones humanos en la sociedad. Este supuesto les llevó a deducir que con el tiempo llegarían a dominar la civilización sin necesidad de emplearse en conflictos bélicos –aunque ambas guerras mundiales se les atribuye a ellos en su totalidad– y terminar así con su verdadero enemigo: las mujeres venusianas, que son las principales aliadas por la permanencia del linaje heterosexual hasta nuestros días; también las que han provocado que el 'Gran plan de los maricones del espacio' (GPMDE) se haya ido postergando durante más de tres mil años desde que aparecieron por primera vez sobre la faz de la Tierra. Son estos los motivos por los cuales ellos las detestan, y no por su constante necesidad de creerse más guapas y engreídas que nadie puesto que para los maricones del espacio la belleza de la mujer es absolutamente desagradable y repulsiva, al fin y al cabo compiten con ellas por tal de conquistar a los entes masculinos del planeta... algo así como cuando a los Aliens y a los Depredadores se les ocurrió coincidir al mismo tiempo para acabar con todos los humanos, pues para el caso es lo mismo, sólo que incluyendo las enculadas y que lo de los bichos horrendos se trate de simple ficción... aunque a fin de cuentas no sé qué es lo que me da más miedo en realidad.

Bromas aparte, otra gran verdad que se nos ha estado ocultando es la de que todos los planetas del sistema solar han sido habitados desde siempre, tal y como lo está el nuestro. Sucede que de entre el gran número de razas interplanetarias que residen en los demás confines del universo la nuestra es la más patética y subdesarrollada intelectualmente de todas. Los maricones del espacio han contribuido con el engaño generación tras generación por tal de que continuase siendo así; por eso, cada vez que aparecía una figura pública con cierta repercusión mediática en la sociedad heterosexual que fuese capaz de esclarecer el misterio de la confabulación sigilosa intergaláctica ellos mismos se encargaban de hacerles desaparecer de los medios, para que no divulgasen la evidencia, poniendo así punto y final a su particular amenaza que es el principio del saber verdadero. Celebridades tales como John Belushi, Bon Scott, Charles Manson, o el mismísimo Jesucristo llegaron a conocer el secreto de la conspiración, por lo que cada uno de ellos fue ejecutado o destituido de sus poderes públicos por tal que así nunca consiguieran interponerse al GPMDE. ¡Malditos sean!

Capitán Tarsicio W. Petaclio

MARICONES DEL ESPACIODonde viven las historias. Descúbrelo ahora