Capítulo 07 - CUADERNO DE BITÁCORA ESTELAR - III

1 0 0

Planeta Mariconia

Mariconia es el segundo planeta de nuestro sistema solar. Este se encuentra entre Mercurio y Venus y tiene un radio orbital de aproximadamente unos ochenta millones de kilómetros a la redonda. Su clima es bastante seco puesto que no posee glaciares y en él escasean fauna y flora debido a que los maricones del espacio decidieron intervenir contra la naturaleza del mismo planeta por tal de extinguir las formas de vida que no les parecieran suficientemente útiles o que presentaban algún mínimo auspicio de posible tendencia a la revolución.

Tras la batalla de Mambrada que se llevó a cabo durante los doscientos primeros años de la civilización maricosemita –entonces ya estaban mezclados con el que fue el linaje primigenio de los judíos– los maricones del espacio se encontraban en un punto crítico, pues habían sido invadidos en su propio planeta por una raza superior, los Pene-saurios, que aborrecían los discos de Madonna –sobre todo los primeros– y pretendían extinguir por completo la población de Mariconia para así poder controlar su bien más preciado: los plátanos canarios.

Unos pocos ciudadanos, elegidos a razón de la nota media que hubieran obtenido en los exámenes de la selectividad, fue-ron los únicos que pudieron escapar a la peor masacre registrada en toda la historia de su planeta y que ellos mismos denominaron 'El holocausto de la banana'. Tan sólo ocho de los más aguerridos mari-capitanes intergalácticos que partieron a bordo de las 'micro-naves-guía faloides' consiguieron sobrevivir, amerizando a salvo en nuestro bello planeta Tierra; el resto terminaron siendo absorbidos por los agujeros negros que conducían a la dimensión sobrio-sintética o navegaron sin rumbo hasta que el combustible les hizo vagar a la deriva.

Así pues, la historia primitiva del pueblo maricón no se ges-ta en nuestro mundo sino que pertenece a una tradición ancestral que aparece recogida en lo que vendría a ser 'El gran libro de los maricones del espacio' (Ed. Bujarro), o lo que es lo mismo: 'El Necromaricón ilustrado', que es el vademécum del comportamiento homosexual por antonomasia; cinco mil años de tradición bujarra se recogen en sus páginas escritas a doble espacio, doble cara y con sangría de veinte. Toda una reliquia milenaria de la que aún hoy pueden disponer a modo de consulta los maricones del espacio de primer nivel en formato PDF gracias a los nuevos avances de la tecnología. Adobe, que significa 'maricón' en el idioma ancestral de los maricones del espacio, es una de sus marcas registradas con la que además con-siguieron desarrollar un nuevo sistema de compilación de la escritura que salvaguardaría finalmente el compendio original, demacrado después de tantos siglos al servicio de maricones pajilleros que lo hojeaban sin ni siquiera lavarse las manos y del que acostumbraban a hacer uso en sus rituales de masturbación debido al alto grado de contenido sexual explícito que acompañaba con imágenes cada una de sus brillantes páginas. Las ilustraciones de la cubierta e interior del tomo original corrían a cargo del ya entonces archiconocido Tom de Finlandia; Tom fue también el artífice de la gran mayoría de motivos masculinos que se representan en las imponentes esculturas griegas... pero no adelantemos acontecimientos.

El paso del tiempo y el mal uso que los maricones del espacio le dieron al manual deterioraron de forma considerable el estado original del manuscrito y también de su cubierta, que estaba encuadernada en su primera edición con piel de bosquimano. Años más tarde el atávico ejemplar había perdido incluso las grapas que sujetaban el papel a las tapas del cuaderno, con lo cual cuando algún maricón cogía el libro para pajearse a este se le caían todas las páginas y, la verdad sea dicha, resultaba tan engorroso que había dejado de ser un artículo serio.

Como os decía, los maricones que consiguieron salvarse durante el Holocausto de la banana fueron enviados premeditadamente a la Tierra mediante unos sofisticados sistemas de navegación cosmonáutica: las micro-naves-guía faloides, de las que os he hecho mención en el tercer párrafo de este mismo episodio, y que no son sino los artefactos voladores también conocidos como ovnis (UFO) que durante tantos años han sido avistados por la comunidad heterosexual en centenares de ocasiones y que nos han hecho preguntarnos si de verdad existía vida en otros planetas. La respuesta resulta ahora harto obvia; sucede que este tema ha sido siempre banalizado e incluso se ha tildado de chalados a todos aquellos que decían haber vivido una experiencia basada en señales extraterrestres, avistamientos de aterrizaje durante la noche, abducciones o incluso a aquellos que declararon abiertamente haber sufrido dolorosas pruebas con sondas rectales. Nada de eso son invenciones, amigos míos, cuando en dichos testimonios se mencionan lavativas, tactos y sondas rectales. El modo de proceder es, sin lugar a dudas, el mismo que llevan empleando los maricones del espacio desde el comienzo de nuestra era.

Capitán Tarsicio W. Petaclio

MARICONES DEL ESPACIODonde viven las historias. Descúbrelo ahora