Maratón 3/3

7.7K 193 0

Y de nuevo a la acción, ya había superado esto, ya estaba como si nada pero mi venganza seguía en pié.

El primer hombre entró, alto, de tes blanca y unos ojos azules que derretían, era extraño querer tener sexo después de todo, pero en las tardes y en las noches era lo único que hacía.

Ya no aborrecía a los hombre, pero si me seguían dando asco los mayores, yo no los entiendo, y son súper asquerosos.

Hombres entran y hombres salen dejando buena propina y una mujer satisfecha, si no lo niego, me satisfacía el sexo, ¿y que?, es algo normal.

Aveces pienso en lo desesperado que esta Luis buscándome por medio mundo, no tenia forma de comunicarme, teniendo bastante dinero escondido en mi armario. Pero así me trata la vida, y así, quiera o no, tengo que vivir.

La noche culminaba y un hombre entro, aproximadamente de unos 27 años, osea 5 años mayor que yo, abrí mis ojos como platos al ver si erección y siguiendo de eso sentí ganas de llevarlo dentro de mi, fuerte y sin descansos.

Hace  mas de mes y medio que vivía en este burdel y jamas me imaginé ver semejante cosa tan grande en mi vida, y es cuando me doy cuenta, de que he cambiado, ya no soy la misma, mi cuerpo está mas moldeado, y aun me sentía virgen a pesar de todo el sexo que he tenido, ya no, ya no quería, tenia que conocer el sexo y me di cuenta al fin, de que...

¡Ya no quiero ser virgen!

Adiós Virginidad.¡Lee esta historia GRATIS!