XVII. El mercenario

37 1 0
                                    

"¿Por qué?", le pregunto de inmediato a Bert por el teléfono. "¿Qué sabes que yo aun no he averiguado?"

"Oh, vamos, señor Martin", me responde. "Ambos somos profesionales. No lo voy a insultar explicándole cómo es que funciona esto"

Yo dudo por un momento. Observo a Jimenez que está parado mirando porla ventana. Creo saber a lo que se refiere Bert.

"¿Cuánto me va a costar la información?", le pregunto sin más rodeos.

"Un hombre que va de frente al grano. Por eso me cae bien, señorMartin. Y por eso usted dirige ese show allá en la calle Abastos"

"Digamos que sí. ¿Cuánto me va a costar la información?", insisto.

Hay un silencio y luego la voz de Bert regresa.

"¿Qué le parece esto? Hagamos un canje. Yo le doy la información que necesita y usted me da algo a cambio"

Yo dudo un momento.

"Obviamente voy a necesitar saber qué es lo que quiere a cambio", le digo.

"Está bien", me dice Bert con tono súbitamente serio. "Voy a querer un contrato de exclusividad por tres años"

"No entiendo. Mercnet es todo lo que nosotros usamos para estos trabajos. No necesitas ese contrato porque no hay otra opción"

"Por el momento. Pero puede que pronto aparezca una alternativa"

Esto es algo que me pone en alerta. Esto quiere decir que se viene un cambio en el mercado de mercenarios. Un cambio más en la escena no puede ser coincidencia.

"Primero necesito saber a qué te refieres. ¿De qué alternativa estamos hablando?"

"Antes de que te cuente lo que sea, tenemos que cerrar el trato", me dice Bert de inmediato.

"Esto es infantil", le digo. "No voy a cerrar un trato sin tener información completa. ¿Qué es eso de una alternativa? ¿Alguien de tus filas se está independizando?"

"Está bien, está bien", la voz de Bert baja de nivel. "Efectivamente. Estamos teniendo algunas deserciones. No son muchas y no son significativas, pero de todas maneras quiero tomar medidas preventivas. Ya sabe usted, por si acaso"

"¿Quiénes?",pregunto de inmediato. Esto no puede ser casualidad. Tiene que estar atado a lo que está pasando en la calle Abastos. "Necesito nombres"

"Podría enumerarlos a todos. Son siete. Uno de ellos está llamando a este nuevo proveedor Starmerc. Es una broma interna. Y sí, Laura Franken está con ellos. Eso es lo que querías confirmar, ¿no es cierto? Ahora, ¿qué te parece si hablamos de los detalles del contrato de exclusividad?"

"¿Yes Laura la que tuvo la iniciativa? ¿O alguien más?", pregunto preocupado.

"No,no fue Laura. Fue un hombre que venía del Grupo De la Cruz. Seguramente lo conoce. Un tal Saul Mercer"

Esto enciende todas mis alertas. Siento que tengo un sentido extra que me está conectando al universo. Algo que no llego a ver y que podría ser revelador, pero que no lo estoy decifrando aun.

"¿Saul Mercer?", le pregunto. "¿Estás seguro? ¿Un tipo alto, de unos 50 años? ¿Pelo negro corto?"

"Sí. Ése es el tipo"

"Bert,hace un par de horas maté a Mercer aquí en mi oficina. ¿Alguna vez lo habías visto de día? ¿O solo de noche?"

Hay un silencio de unos segundos. El mercenario entiende de inmediato qué es lo que estoy sugiriendo.

Los vampiros de la calle AbastosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora