Resignación

66 9 5

Dana vio al hombre de armadura salir volando contra una pared. Él se estrelló, cayendo aturdido. Pese a eso, ella notó que se empezaba a levantar. No puede ser, ella pensó, lo logré. La armadura tenía un agujero en el pecho, pero tardó poco tiempo para que se regenere, cerrando el hoyo. Y ahora, se preguntó Dana, ¿qué voy a hacer?

Esta vez, Germán no lo pensó y se lanzó contra la hechicera, su pecho le dolía por el golpe que recibió. Debía actuar de inmediato, así que decidió que era hora de dejar de jugar. Sostuvo su espada con dos manos, con movimientos precisos la empezó a oscilar, intentando golpearla.

Dana no supo qué hacer, sin embargo, el dragón la protegía de cada ataque; trozos de oxígeno cristalizado volaban entre las llamas negras que iba dejando el arma. Ella retrocedió un poco, y notó que Germán no podía acercarse. Esa era la oportunidad que estaba buscando, ella volvió a crear un torbellino entre sus manos, y lo lanzó.

Esta vez, Germán estaba listo. Él saltó hacia atrás y con su mano derecha arrojó una bola de fuego negro. Al impacto, las dos esferas salieron de control y se expandieron creando una pared negra. Luego de un instante, la cortina se desvaneció.

Dana no esperaba que sea tan fácil para el hombre de armadura defenderse. Él tomó su espada y la incrustó en el suelo, oscureciendo todo a su alrededor, y el pequeño dragón cayó al piso. De alguna forma, la temperatura del lugar cambió, el frío se tornó en oscuridad. Era difícil de distinguir, pero Dana sintió a la fuerza del elemento alejarse de ella.

Germán volvió a atacar, esta vez seguro que el animal volador no podrá defenderla. Dana retrocedió al verlo acercarse, el pequeño dragón caminaba con dificultad. La hechicera concentró su energía, utilizando un torbellino afuera del centro comercial para romper las ventanas del techo y acumular la mayor cantidad de oxígeno posible. Dos esferas de cristal transparente se formaron sobre sus manos, y estas empezaron a girar alrededor de ella. Germán vio que una se acercó a gran velocidad, y se defendió con su espada, al impacto notó que el fuego negro se extinguió.

Dana atacó con la otra esfera, pero él era demasiado rápido, una y otra vez se defendió de los ataques. Ella continuó lanzando los cristales hacía ella, eso era lo único que le quedaba, su única defensa. Pero, el dragón. Tengo que volver a intentar. Ella se concentró en el torbellino afuera del centro comercial y lo llevó a su mano, el aire viajaba a gran velocidad hasta terminar concentrado en una burbuja flotando sobre la palma.

Viejo truco, pensó Germán, y utilizando la energía de su armadura, sintiendo a la oscuridad que se esparce por centro comercial, osciló su espada contra una esfera de oxígeno y la partió, pequeños trozos de cristal cayeron al piso. "Me estoy cansando de esto, bruja," dijo girando para verla.

Dana aprovechó la oportunidad para hacer que la otra esfera de cristal se estrelle contra la espalda del agresor. Ella se agachó para estar junto al pequeño dragón, este gruñía, sin dejar de mirar al hombre de armadura. Al acariciarlo, él levantó la mirada y saltó para devorar la burbuja flotando sobre la mano de Dana.

El dragón volvió a volar, solo que ahora lo hacía más rápido, pasaba frente a sus ojos una y otra vez. Dana se sorprendió por la velocidad, y notó que la oscuridad empezó a disminuir. A sus espaldas flotaban pequeños torbellinos circulares de tamaño de monedas, ella los lanzó contra la armadura negra.

Germán sintió lo pequeños torbellinos estrellarse, empujándolo a gran velocidad. Él incrustó la espada contra el piso, intentando detenerse, pero fue inútil, y sintió el golpe de su cabeza contra la pared. Él se dejó caer al piso. Por alguna razón, su armadura se volvió demasiado pesada, esta estaba llena de pequeños agujeros que pronto empezaron a cerrar. Sin embargo, mientras esperaba boca arriba notó a decenas de trozos de oxígeno cristalizado flotaban sobre él. En un instante todos cayeron.

Dana no quiso ser responsable de otra muerte, aunque ella no estaba segura de lo que pasó con el helicóptero. De todas formas, los cristales atravesaron la piel del hombre de armadura. Pero, ella los detuvo, no era necesario continuar, la batalla había terminado.

Germán sintió los pequeños cortes, estos no parecían ser letales, aunque los cristales seguian incrustados en su piel. Él intentó levantarse, pero al moverse notó que era imposible sin lastimarse. Los trozos se incrustaban un poco más cada vez que él intentaba moverse. "Padre, concédeme tu luz."

La llama negra de la espada se encendió hasta rodear al hombre de armadura por completo, una vez que el fuego desapareció quedó Germán en el mismo sitio, con los cristales incrustados, y la piel que no estaba protegida con severas quemaduras.

Dana lo vio sorprendida. ¿Qué sentido tiene continuar peleando? ella pensó. Solo tengo que desearlo y estarás muerto. Será mejor salir de aquí. Solo que ahora, ella sabía que la estaban observando por las cámaras de seguridad. Concentrando su mente, ella creó una esfera de oxígeno cristalizado sobre su mano, y esperó, pero el pequeño dragón pasó a toda velocidad y la devoró. Enseguida, Dana creó una serie de cristales, luego los colocó entre ella y las cámaras de seguridad, y salió caminando del centro comercial.

SibilareDonde viven las historias. Descúbrelo ahora