Capítulo 14.

3.1K 238 38

Las estrepitosas carcajadas de Louis se podían oír a millas de distancia. Un ligero rubor inundó mi para al instante, a mí no me parecía nada divertido lo que estaban diciendo. Se reían de mí. Y quería golpearles a los dos. En la cara. Por mucho que me gustara Louis y esa sonrisa que siempre tenía preparada, no podía con la idea de que se riera por eso. Aunque tenía gracia, en realidad. Había que admitirlo.

-         ¿Y el profesor Cromwell se paseó desnudo por el edificio?

Gemí, harta de recordarlo. –Sí.

Otra sonora carcajada por su parte. Miré a Jake un poco molesta por haber sacado a la luz ese momento tan espeluznante. Me miró con una mueca en la cara, supongo que no se esperaba tal reacción por parte del chico. Resoplé, cansada ya de tantas risas a mi costa.

Las personas de las mesas a nuestro lado nos miraban, frunciendo el ceño ante nuestro comportamiento. En la cafetería había un murmullo de conversaciones, pero nosotros las opacábamos a todas con nuestra risa. Bueno, con su risa.

-         No fue divertido –dije frunciendo el ceño-. Fue asqueroso, antihigiénico y sin ningún fin excepto el de poner cachondas a las animadoras. En definitiva, algo horrible.

-         July, no es tan malo –comenzó a decir Jake-. Que le robaras la ropa a un profesor después de ducharse es algo que nos puede pasar a todos –finalizó, estallando en risas de nuevo-.

Rodé los ojos. –Tuve que seducirlo y hacer que participara en la regata de profesores. No quería hacerlo, pero fue tentador el que se duchara en la escuela –reconocí-.

-         Definitivamente, no voy a meterme con las animadoras –pronunció Louis-.

El timbre sonó por los altavoces, indicándonos que la hora del almuerzo había finalizado. Gemí por lo bajo, lo único que necesitaba ahora era tener francés, con el profesor John Cromwell. Me despedí de los dos chicos delante de mí, tenían deporte ahora. Los envidiaba. Kitty todavía no había aparecido por el instituto en lo que iba de día, supongo que no tenía planeado asistir el primer día de clases después de vacaciones. Al igual que la mitad del colegio.

En clase me sentía un poco sola, solo había unas diez personas en el aula y a muchos no los conocía demasiado. Decidí sentarme con Liam, no había hablado con él desde la última práctica de las animadoras, un poco de su presencia me iría de perlas para relajarme un poco. Me miró un poco sorprendido cuando tomé el sitio que había a su lado, puso la espalda recta y sonrió. Me gustaba que lo hiciera, en primero no lo había hecho lo suficiente. Y su sonrisa era espléndida.

-         Hola, July –dijo, aún con su radiante sonrisa-.

-         Liam –le sonreí-. ¿Cómo estuvieron las vacaciones?

Pareció pensarlo un poco. –Con mis padres y hermanas, en casa. No hay mucho que contar, la verdad. ¿Cómo te fue a ti?

-         Bien. Jake y Louis se quedaron en casa y nos lo pasamos de miedo.

Un carraspeo hizo que toda la sala se callara. El profesor Cromwell había hecho acto de presencia. Lo miré de arriba abajo, vestía como alguien de treinta, así que suponía que debería rondar esa edad. Su mirada hizo que parara de comprobarlo. Hice una mueca. Ese tipo parecía un pedófilo a veces, era guapo, pero miraba a las chicas de primero como si fueran trozos de carne. Trozos de carne de trece años.

No apartó la mirada de mí hasta que el brazo de Liam se posó sobre mi silla. Lo miré agradecida, ese tipo parecía tener algo en mi contra desde que lo conocí. Le susurré un “gracias” y asintió. No volvió a retirar su brazo hasta la mitad de la clase, cosa que agradecí. Me sentí protegida a su lado, tal y como me sentía cuando me atrapaba en el aire cuando animábamos. La confianza puesta en él era infinita, dependiendo de los saltos, podía dejarle mi vida en sus manos.

Blue, Deep and Yours |Louis Tomlinson|¡Lee esta historia GRATIS!