JUEVES 19 DE MARZO

66 15 2

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.



3:33am

-¡CROWLEY! DESPIERTA QUERIDA, ¡COWLEY!

-mmmm

-¡DESPIERTA AMOR! ¡TUVE UN SUEÑO!

-...

-¡CIELO!

-sí Azira ya te escuché, mañana me lo cuentas

-¡ESTOY MUY FELIZ CARIÑO!

De pronto Kristell comenzó a llorar en su habitación

-ay Kristi... ya voy

-no te molestes hermosa, yo voy por ella

-mj mj

Aziraphale se levantó rápidamente de su cama para ir a ver por qué lloraba su hija e iba gustoso por el sueño que había tenido. Cuando llegó con ella, la tranquilizó el suave perfume que usaba su padre, un aroma digno de un ángel que hacía un perfecto equilibrio con sus lociones y talcos para bebé. A la niña le agradaba su papá Aziraphale porque se le hacía muy suave cuando él la cargaba, era como casi literalmente estar en las nubes. Sus brazos regorditos y cálidos, a diferencia de los de su papá/mamá Crowley que eran delgados y fríos, la hacía sentirse tranquila y en paz

Después de que Aziraphale pusiera un poco de talco en sus rosadas nalguitas y le cambiara su pañalito por uno limpio, le volvió a poner su acolchonado mameluco y la arrulló por unos minutos hasta que lograra quedar dormida en sus brazos. Él ángel no podía esperar para contarle su sueño a su pareja por lo que se llevó a la niña a su habitación y la acostó justo en medio de los dos

-¿por qué la traes ángel?

-porque quiero que esté cuando te diga mi sueño

-¿en verdad me lo quieres decir?

-¡SÍ, SÍ QUIERO!

Crowley más dormida que despierta talló sus ojos, acarició ligeramente su vientre y se decidió a escuchar

-está bien angelito, te escucho

Aziraphale tocó los diminutos dedos de Kristell por encima de sus manoplas y tocó el vientre en donde estaba su hijo

-cariño, tuve un sueño hermoso, aterrador pero hermoso. Soñé que era el día del parto y que todos venían a ayudarnos a recibir el bebé. Estaba Anathema, Newt, el corornel, madam Tracy y la señora Carol. Todos estaban para apoyarnos, aunque fuera emocionalmente ¡querían ver al bebé Crowley! ¿acaso no es lindo?

-bastante cielo

-pero luego me dio mucho miedo porque se te había adelantado el parto. Tanto que tuviste que dar a luz aquí en la casa

-¡por Satán! que aterrador

-sí, pero de inmediato llamaron a la ambulancia del hospital, pero como fue de imprevisto no tenían ni una lista para un parto domiciliario así que llegaron Hastur y la señora Beelz y fueron ellos los que te ayudaron a traer al mundo a nuestro hijo. Te prometo vida mía que desperté llorando de lo feliz que estaba

El Plan Inefable 🍎🌿Donde viven las historias. Descúbrelo ahora