Capítulo 5

2.9K 294 73
                                                  

—¿En serio teníamos que venir aquí? Esto da mucho miedo, mira que ya me empezaron a temblar hasta las piernas— Laura murmura mientras va detrás de mí a pasos lentos y abrazándose a si misma.

—Es solo un local, Lau, nada del otro mundo— Lucía se encoge de hombros mientras ve dónde nos encontramos.

Decidí venir aquí por el simple hecho de que tengo que hacerlo. No era muy creyente de los chamanes, espiritistas, médiums, visionarios, videntes, etc. pero esto me produce interés ya que no sé trataba de alguien cómo los que nombré, no, parece que se trata más de un onironauta, o algo por el estilo, y que mejor que conocer el significado de este sueño que ir con un especialista... en los sueños, obviamente.

—Entremos— digo decidida mientras doy un paso hacía enfrente.

La tienda por fuera es algo normal, como si fuera una barbería, pero sin la cosa rodante de color blanco, azul y rojo que se ven comúnmente, eso sí, está casi en medio de la nada, pues se ubica casi en las afueras del pueblo, cerca de la gasolinera donde me detuve antes de llegar.

Unas campanas se hicieron resonar al abrir la puerta de madera con una ventana de cristal con vista al interior y exterior. Las tres pasamos y nos quedamos embobados al ver una sala normal, pero hay un sofá con una mesita delante y revistas en el. También hay una televisión que parece haber sido sacada de los años 70's. Hay estanterías con libros más gruesos que mi mano, pero también hay unos con un grosor igual al de mi dedo.

—Recuerdame lo mucho que te quiero para haber venido hasta aquí por ti— susurra Laura mientras observa el oso a tamaño real petrificado en una esquina de la sala —¿Por qué carajos tienen un oso?— pregunta pero ninguna supo que responder.

—Wow, hay libros con los significados de los sueños.... ¡de la A hasta la Z!— exclama Lucía sorprendida y entusiasmada mirando los dos estantes.

—¿Aparece que significa que sueñes con perros que te muerden?— pregunta Laura haciendo que las dos la miremos —¿Qué? Últimamente sueño eso— dice despreocupada para después seguir mirando al oso.

—Bueno, sorprendentemente aquí viene— dice Lucía después de haber tomado uno de los tantos libros —Y... aquí dice que... "ese sueño nos quiere decir que alguien de nuestro entorno pretende jugarnos una mala pasada"— termina de hablar mientras mira a su hermana.

—Bueno, ¿ustedes le creen a eso? Tonterías— ella ríe sin darle importancia a lo dicho por Lucía y se concentra en seguir viendo más del local.

Mientras ellas siguen viendo las cosas que hay aquí, como carteles con frases, piedras, libros, pinturas, etc. yo me dirijo a un mostrador dónde solo hay cuadernos y cuadernos llenos de hojas arrancadas regadas dentro de ellos y por todo el mueble.

—¿Hay alguien aquí?— llamo pero nadie contesta. Veo una campanilla de color plata y dejo caer mi palma haciéndola sonar.

—¿Cruz...— una moneda apare en mi vista y alzó la mirada viendo a un hombre vestido con un saco y pantalón de color crema, chaleco de color marrón al igual que sus zapatos y su corbata de color verde. Tiene el pelo castaño claro y ojos color miel acompañados de unas pecas en el puente de su nariz y mejillas. Veo la moneda de plata sobre un plato de color blanco que sostiene en su mano y que curiosamente enseñando el lado de la "cruz".

—... o cara?— giro mi cabeza a la izquierda viendo a una mujer colocando un disco en el tocadiscos, haciendo que el lugar se llenara de una melodía que consistía de una orquesta.

La mujer está igual de trajeada que el hombre, solo que esta lleva una falda larga hasta los tobillos de color guindo en vez de un pantalón color crema. Su cabello castaño estaba en un perfecto peinado que dejaba a la vista su cuello y nuca, y sus ojos verdes están acompañados de un perfecto delineado y pestañas largas.

Efecto Mariposa | PAUSADADonde viven las historias. Descúbrelo ahora