CRAWLEY

81 16 0

-¿Cómo vas muchacho? ¿Cuántas estrellitas has creado?

-llevo así señor (le enseña su manita extendida para mostrarle que había creado cinco estrellas)

-¡muy bien Crawley! ¿me dejarías ver la última?

-¡CLARO! Es esta, venga

El pequeño Crawley alzó sus alas y emprendió el vuelo hacia la última estrella que había creado. Un astro dorado hecho completamente de oro

-¿oro? Eso ha de haber sido muy pesada para ti ¿no lo crees?

-¡sí, bastante! Pero ya no tengo ningún otro objeto para hacerlas como me explicó, solo tengo piedras

-uh ya veo (se inclinó hacia él para acercarse y susurrarle un secreto en el oído) ¿quieres que te diga en dónde se consiguen los mejores objetos para crear tus estrellitas?

-¡SÍ SEÑOR! ¿¡DÓNDE!? ¿¡DÓNDE!?

-pero he de advertirte que es un lugar prohibido para nosotros ¿aun así te atreverías a ir?

-no lo sé señor, si usted me da permiso, ¡sí me gustaría ir! (mientras daba saltitos de emoción)

-oh por supuesto, solo debes de ser muy discreto para que nadie sepa que eres un Universal

-pero todos aquí sabes que soy uno señor

-sí, pero a donde quiero que vayas a buscar, no es aquí hijo

-¿no?

-no pequeño, a dónde quiero que vayas es un lugar muy alejado de aquí en donde nadie sabe de nuestra existencia. Ese lugar es el Edén Crawley, ¿aun así quieres ir?

El Plan Inefable 🍎🌿Donde viven las historias. Descúbrelo ahora