Dar vuelta una página

88 8 11

..Narra Harumi..

Pasaron unos días y al parecer me tenían bien vigilada ya que trataba de escapar del castillo pero siempre me terminaban atrapando, así que me rehusé a salir y comencé a ir a la biblioteca.

- Al parecer te has cansado de escaparte.

- Pero si con ustedes no se puede, yo quiero ir a casa, ademas no entiendo cual es el motivo de que este aquí, si no les sirvo para nada.

- La verdad... Pensamos que podrías ayudarnos.

- ¿Ayudarlos? ¿Y en que?.

- Bueno, al llegar al castillo... - Sariel comenzó a tartamudear un poco a lo que me extraño - Todos vimos que el amo Estarossa no... no le molesta que este aquí.

- ¿A que te refieres?.

- Que podrías ayudarnos a que Estarossa cambie - Sonrió pero comencé a reír un poco y creo que eso no le gusto del todo.

- Mira, ambos no congeniamos, en nada, el es muy terco y no me gustan los hombres así.

- Pero el no es... - Antes que siguiera lo interrumpí.

- Lo siento, pero no andaría con Estarossa, su corazón es de piedra, ni siquiera tuvo piedad en sacar a mi Padre y crees que cambie.

- Lamento haber ocupado de su tiempo, me voy - Sin más se fue, por una parte me sentí mal, pero no podía hacer nada, solo soy una simple chica

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- Lamento haber ocupado de su tiempo, me voy - Sin más se fue, por una parte me sentí mal, pero no podía hacer nada, solo soy una simple chica.

Fui a dar un paseo para saber como podría salir del castillo, aquí todos los días eran como el invierno, hacia frió y nevaba de vez en cuando. De pronto vi a Estarossa sentado, lo quede viendo un poco y vi que tenia dificultades con un libro, me acerque tratando de actuar lo más normal.

- ¿Necesitas ayuda?.

- Solo da vuelta la pagina - Dijo serio sin mirarme, di vuelta la hoja y comenzó a leer sin dirigirme la palabra.

- Solo da vuelta la pagina - Dijo serio sin mirarme, di vuelta la hoja y comenzó a leer sin dirigirme la palabra

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- Hace frió, no deberías tener un abrigo o algo.

- No tengo frió.

- Bueno - Me fui a tomar una taza de té, y vi que aun seguía ahí y nuevamente tenia dificultades para dar vuelta una hoja, suspire y me fui a la cama. No paso mucho cuando vi a Estarossa entrar sin permiso.

- Da de nuevo vuelta la pagina.

- Dala vuelta tú y déjame en paz.

- Quiero que al menos no seas un estorbo todo el tiempo y hagas algo útil.

- Dar vuelta una hoja es algo útil?.

- Tsk, lo harás, es una orden - Se sentó a mi lado y lo ayudaba a dar vuelta la pagina, de vez en cuando miraba el libro que leía, era uno de brujas y duendes, un libro de fantasía y comenzó a gustarme la trama así que me apoye en su hombro y comencé a leer también.

- ¿Lees?.

- Si, me gusta mucho.

El no dijo nada más y seguimos leyendo, hasta que comencé a tener sueño...

..Narra Estarossa..

Al terminar de leer una gran parte del libro vi a Harumi durmiendo, la tome en mis brazos y la acosté en su cama, sin hacer tanto ruido me fui a comer algo.

- Amo, la señorita Harumi no esta en la biblioteca.

- Amo, la señorita Harumi no esta en la biblioteca

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- Esta durmiendo.

- ¿Estuvo con ella? - Dijo Derieri.

- No es de tu incumbencia.

- De seguro se sintió muy bien.

- Derieri cierra la boca - Me miro enojada y se fue.

De seguro pensaran que Harumi me ayudara con mi hechizo pero eso es imposible, por una parte es entendible, ellos no tenían la culpa... Mis sirvientes me prepararon un té y me fui a mi cuarto a descansar, aunque no podía dormir, como siempre...




Continua...

Hola mis amores!!

¿Les gusto el capitulo? Estrellita y comenten jsjs.

Gracias por leer.

La Bella y el Demonio *Estarossa/Mael y Tu*Donde viven las historias. Descúbrelo ahora