CROWLEY, NO ESTÁS ENFERMA

182 29 7

Al día siguiente del bautizo de Lucy, Aziraphale y Crowley siguieron con su vida normal

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Al día siguiente del bautizo de Lucy, Aziraphale y Crowley siguieron con su vida normal. Un domingo tranquilo en su pequeño departamento. Aziraphale intentando entenderle a la lavadora de su casa, mientras lavaba la ropa de su familia. Nota: lavar por separado la ropa negra de Crowley y la ropa de colores de Lucy, o sino, los pantalones de tu demonio se llenarán de pelusa y los mamelucos con forma de pollito, se convertirán en patos negros.

Una vez hecho tan importante descubrimiento, Azira se propuso ir a recostarse un momento, después de todo tenía el hermoso clima de otoño entrando por las ventanas, una linda tarde con las dos personas que tanto lo hacían feliz, y sabiendo que tenía amigos en el infierno que los apoyaban incondicionalmente ¿por qué preocuparse?

Crowley aún en su cuerpo de mujer, con una hermosa bata negra de encaje, un poco traslucida si le preguntas a Aziraphale. Una bata que denotaba su delgado cuerpo y realzaba sus pequeños y firmes pechos que se escondían detrás de sus caireles rojos

Cuando entró en su habitación, se acostó rápidamente en su cama acurrucándose en su regazo

-¡¡¡ÁNGEL!!!

-¿qué tienes cariño? ¿por qué estás llorando?

-Aziraphale ¡estoy enferma! ¡NECESITO IR AL MÉDICO URGENTEMENTE!

-¡Cielo Santo! ¿qué te sucede amor? ¿te duele algo?

-lo que pasa (mientras solloza por la preocupación), es que estaba en la habitación de Lucy ¿ajá? la estaba meciendo en su moisés cuando de pronto sentí que algo estaba mal

-¿cómo amor? no te entiendo, trata de tranquilizarte por favor

-sentí que estaba húmeda... de mis partes

-¿de ahí bajo?

-(asentó con la cabeza mientras trataba de retomar el aliento)... y... entonces me toqué y mi ropa interior estaba húmeda, vine a cambiarme pero la volví a mojar de inmediato... sentía como un líquido salía de mi vagina, era mucho pero no lo podía controlar, y... y ¡tengo miedo Ángel!

-oh Crowley hermosa (mientras acariciaba sus largos rizos), no estás enferma cariño, solo estás excitada, eso es todo

-¿excitada?

-sí amor, nos sucede cuando tenemos ganas de... hacerlo

-¿hacer qué?

-hacer el amor cariño, como lo que intentamos hacer aquel día cuando descubrimos que teníamos pene

Crowley inmediatamente recordó ese bochornoso día e inconscientemente empujó a Aziraphale para que se alejara de ella

-entonces no quiero volver a hacerlo ¡JAMÁS EN MI VIDA!

-sé que estás asustada cielo mío, pero solo fue una mala experiencia para ambos, no quiere decir que todas las veces sean así, los humanos y, bueno, los delfines, son los únicos seres que tienen sexo por placer

-¿por placer? ¡YO NO VOLVERÍA HACER ESO POR... "PLACER"! (cruzó sus brazos como si intentará esconder sus pechos de él)

-cielo, si pudiera hacer algo para remediarlo, créeme que lo haría

-...bueno... a decir verdad, me gustó mucho lo que hiciste al principio

-¿qué cosa cariño?

-no sé, algo que estabas haciendo con tu boca y mi pene. Eso me gustó mucho

-eso se llama sexo oral Crowley, y... si te gustó, podemos intentar hacerlo de nuevo ¿qué dices?

-pero ya no tengo...

-no lo necesitas amor, también puedo hacerte un oral con tu vagina ¿quieres que te enseñe? (mientras acariciaba su cadera para estimularla y se lubricara aún más)

-no lo sé, ¿me dolerá?

-te garantizo que no Crowley, solo... déjame... intentarlo (mientras besaba sus labios y recorría con besos hasta llegar a su pelvis) -¿lista?

-(solo se le quedó viendo aterrada por el miedo que sentía)

-levanta tus piernas cariño, así, un poco más amor.... ahora ábrelas

El ángel observó que efectivamente Crowley estaba segregando mucho lubricante excitándolo también a él. Comenzó a lamer sus partes, mientras la veía con una fuerte mirada de depredador. Crowley al sentir el oral de su pareja, se exaltó balanceando su cuerpo hacia adelante

-¡AANGEL!

-¿¡te dolió cielo!?

-mmm... no Ángel... mme gustó

Aziraphale volvió a lamer su vagina, mientras con sus grandes manos acariciaba sus piernas y sus caderas, al parecer había descubierto que esa parte la excitaba demasiado

De simples lamidos comenzó a succionar con mayor intensidad provocando los inocentes gemidos de su pareja. Lo enorgullecía verla moverse hacia todas las direcciones disfrutando de su trabajo, ver el amplio repertorio de miradas que Crowley hacía y como rasgaba con fuerza las sábanas. Era tanto su placer que su respiración se había agitado profundamente. Llevaba sus manos a su cintura, subiendo y acariciando apasionadamente sus propios pechos. El líquido que de ella emanaba combinado con la fría saliva de su ángel era una sensación indescriptible para ella

-AAAZIRA-PHALE ASÍ... ASÍ... ESO... ME GUSTA.... ASÍ ÁNGEL...ASÍ

su éxtasis provocaba que cerrara sus piernas, haciendo que Aziraphale se las volviera abrir, al parecer, ambos disfrutaban ese glorioso momento.

Después de unos largos minutos, Aziraphale quiso terminar su trabajo mordiendo descaradamente su clítoris provocando el gemido más fuerte jamás emitido por Crowley hasta ese momento, volteó a ver a su ángel y le regaló una mirada de lujuria que Aziraphale jamás olvidaría, marcando una nueva etapa en sus vidas

El Plan Inefable 🍎🌿Donde viven las historias. Descúbrelo ahora