16

67 12 5

Lentamente abri los ojos sintiendo como mi cabeza daba vueltas, mientras que mi boca estaba completamente seca.  Entonces cai en cuenta de algo, el echo de que no estaba en mi departamento o en el de Tae.

Los recuerdos comenzaron a golpearme uno por uno y senti aquel peso ajeno sobre mi cintura. 

Me gire un poco y mi alma escapo de mi cuerpo cuando vi a Nam Joon dormir tan placidamente a mi lado.

¡¿Que mierdas hiciste Yoongi?!

Mi cuerpo choco contra el piso, cuando logre escapar de su agarre.

Estaba desnudo, ambos lo estábamos entonces senti una extraña sensación, comencé a tocar mi cuerpo, buscando algun indicio de sexo pero no encontré nada.

Sin embargo mi cuerpo vibro cuando vi aquella botellita de lubricante derramada sobre la mesita de noche y el envoltorio de un preservativo tirado en el piso.

¿Que mierdas hice?

-

Despues de salir huyendo de aquel lugar no sin antes percartarme de la enorme marca que tenia en el cuello.

Volvi a mi departamento, tenia que recordar saber lo que realmente había pasado, saber si había sido capaz de acostarme con alguien mas que no fuese Tae.

Entre al baño y me quite la ropa, arrojandola lo mas lejos posible de mi.

Me mire en el espejo y lentamente toque aquella marca, tardaría tal vez un par de dias en quitarse, esperaba que para cuando Tae volviera esta ya se hubiese borrado.

O estaría en graves problemas.

Mi corazón golpeo con fuerza mi pecho al escuchar el tono de llamada, pero mi miedo creció cuando vi que se trataba de Tae.

Una, Dos, Tres veces insistió, no podía, no podía responder tenia un nudo en la garganta y sabia que si lo hacia terminaría de arruinar todo.

<< ¿Sucede algo?

>> ¿Por que no respondes?

<< Estoy resfriado y mi voz no es muy buena.

>> Entiendo.

Los siguientes mensajes fueron de la misma forma fríos de parte suya. Asi que supuse que probablemente estaría cansado. 

-

Al dia siguiente tenía temprano una entrevista con una revista, por suerte mia y gracias a mi estilista, las fotografías serían tomadas con un conjuro que llevaba bufanda, cubriendo aquella espantosa marca que se negaba a desaparecer.

— Bien tomemos unos quince minutos.  - suspire y me deje caer al sillon mirando mi telefono el cual no tenia alguna notificacion sobre Tae.

— Ire por un café.  - dije poniendome de pie mientras miraba a Hoseok quien asintió.

Comencé a andar por la agencia pensando en todo y a la vez en nada, quería olvidarlo, pero tambien recordar lo que había pasado, entonces lo vi, vi a NamJoon quien caminaba directo a la salida y comencé a seguirle a pasos rápidos.

Necesitaba respuestas y las encontraría.

Mis pisadas eran fuertes, se podían escuchar sobre el oscuro piso de la agencia, algunos me miraban asustados mientras que otros simplemente me ignoraban. 

Despues de aterrizar en Seul, fui directo a mi departamento y después al de Yoongi sin tener exitos, mi unica y última opcion era la agencia.

Y no estuve equivocado.

Lo vi y mi corazón golpeo mi pecho, quería abrazarle, besarle, pero ahora a situación era diferente.

Estaba ahi de pie con otro hombre lo cual hizo mi sangre hervir cuando vi de quien se trataba. 

NamJoon

El mismo que le había golpeado, pero entonces me percarte de algo, entre mas me acercaba, pude distiguir su voz, era la misma, la misma que me había respondido el telefono de Yoongi.

No supe en que momento, lo acorrale contra la pared, poniendo mi brazo en su garganta.

— Tae ¿Que ... - me gire a mirar a Yoongi y este cerro la boca. 

— Alejate de él, imbécil. - dije mirando como NamJoon intentaba jalar aire.

— Tae, sueltalo, lo vas a lastimar. - dijo Yoongi mientras jalaba mi otro brazo, haciendo que liberara a Nam Joon. 

— Asi que tu eres Tata. - la forma en la que pronuncio el apodo de que Yoongi me había puesto me hizo hervir la sangre.

— Tae ¿que haces aqui? - pregunto y yo me gire a mirarlo, observe como tragaba en seco y despues como daba un paso hacia atrás.

— Ven conmigo.  - tome su brazo con fuerza y comencé ha arrastratlo conmigo, llevandonos miradas de algunos. 

— Tae, estoy trabaja...

— ¡Callate! - grite abriendo la puerta de mi auto. Entonces lo vi, vi el miedo en sus ojos.

Si, Yoongi tenia miedo de mi. 

Mi cuerpo choco contra la pared, justo en la entrada de mi departamento.

¿Tae lo sabia?

Si, el lo sabia.

Sin esperar tomó la bufanda que rodeaba mi cuello y yo por instinto tome su mano, queriendo evitar que la quitase, no quería que lo viera, aunque estaba seguro ya lo sospechaba.

— ¿Por que? - pregunto con un tono de voz dolido despues de quitar la
bufanda - Todo iba bien Yoongi,
¿Por que lo arruinaste? -pregunto
y yo senti mis ojos arder

Porque soy un imbécil.

Agache la cabeza sin responder, entonces senti como apretaba
con fuerza mí mano y comenzó a
arrastrarme con el nuevamente. 

Ambos entramos al baño y mi miedo creció cuando lo vi acorralarme frente a la regadera.

— Tae... - mis palabra no salieron mas, despues de sentir el primer chorro de agua fria contra mi cuerpo. - T...Tae.

— ¿Por que dejaste que te tocara? - pregunto con una voz profunda. - Yo era el unico que debía serlo. - Mis ojos comenzaron a cristalizarse - Tu eres mio Yoongi de nadie mas. - mi llanto se escuchaba por todo el baño mientras era empapado por el agua fría.

— El no me toco, lo juro.

— ¡Mientes! - grito y yo me aferre mas a la pared.

—¡No miento! - respondi - Estoy seguro que no paso nada. 

— ¿Entonces esto? - pregunto tocando con fuerza mi pálido cuello.

— Yo... - no supe que mas decir.

— Borrare todo rastro de ese imbécil.  - dijo tomando con fuerza mi camisa rompiendo los tres primeros botones.

— Tae, para ... - su mirada era fria, pero logre ver como estaba llena de decepcion y dolor.

-

Tae me arrojo contra la cama para despues subir conmigo en ella, sabia que las cosas no marcharían bien asi que intente escapar de él. Pero su enorme mano tomo mi antebrazo esta vez sin poner mucha fuerza.

— Si bajas de esta cama todo se termina. - dijo y senti un escalofrío recorrer mi cuerpo - Todo entre nosotros se termina. - repitió.

Sus ojos se conectaron con los mios y absorbí mi nariz para despues simplemente sentir como su cuerpo se acercaba al mio.

— Borrare todo rastro. - susurro en mi oído y yo asenti.

— Por favor. - dije sintiendo sus húmedos besos y sus frías caricias.

No, no podía, no podía dejar que esto terminara, no podía dejar que Tae se alejarse de mi, no cuando ya le amaba por completo.

MI ÁNGEL |TaeGi| 💙💙Where stories live. Discover now