TIEMPOS DIFÍCILES

232 41 10

-es aquí cariño

-¿seguro? No sería otra dirección

-es la dirección que Hastur nos dio en la nota

Después de haber manejado por horas de extremo a extremo de Londres por fin llegaron a su destino, un viejo departamento en una de las zonas menos transitada de la ciudad. Afuera del edificio había dos botes de basura con bolsas a su alrededor, una manada de perros que recorría la calle persiguiendo transeúntes. Frente al edifico había un árbol que se encontraba desojado y con muchas de sus ramas en el suelo. Crowley estacionó el Bentley justo enfrente con notable desagrado por el lugar. Se apresuró en salir para poder abrirle la puerta al Ángel que se encontraba volviendo a cobijar a Lucy para prepararla para el frio del exterior

-no lo sé Ángel, no se me hace un buen lugar para que crezca Lucy

-ciertamente no es el mejor, pero podemos estar aquí hasta que tengamos dinero y podamos conseguir una casa propia en un mejor vecindario

-de algo estoy seguro, no quiero que viva en este vecindario, ni mucho menos en este edificio ¿y si le hacen algo a mi auto? No lo resistiría Ángel

Crowley tocó el timbre del edificio en tres ocasiones, mientras que Aziraphale estaba preocupado en que saliera un drogadicto y les robara lo poco que llevaban consigo o peor aún, que le hiciera algo a la bebé. El demonio estaba a punto de tocar el timbre por cuarta vez cuando se abrió la puerta saliendo a recibirlos una mujer de edad avanzada un poco malhumorada

-¿¡que quieren!?

-buenas noches madame tengo entendido que tenemos apartado un departamento en este edificio

-¿a nombre de quién?

-tal vez sea de Anthony J. Crowley

-aaah Anthony Jeremías Crawley

-¡CROWLEY! y no me llamo Jeremías señora

-pasen señores ¿solo son tres? ¿O vienen con sus esposas?

-solo somos tres

-han corrido con mucha suerte, milagrosamente las personas que vivían en su departamento se mudaron justamente ayer, se me hizo muy sospecho, como sea, tengan las llaves es el departamento 666b del tercer piso, cocina integral, sala de estar, dos habitaciones, un baño. No se permiten mascotas

-disculpe...

-señorita Carol

-sí, señorita Carol, ¿podría atreverme a preguntar cómo son los demás huéspedes?

-eso es algo que descubrirán ustedes mismos, buenas noches caballeros

Crowley se disgustó por la actitud de la arrendadora por lo que se apresuró en apartarse de la conversación. Cuando llegaron a la puerta abrieron su ahora departamento, quedaron horrorizados por lo que vieron, las ventanas estaban tan empañadas que no permitía que entrara la luz de la luna, las cortinas y muebles estaban cubiertos de una densa capa de polvo y el baño pareciera que jamás le habían invertido el tiempo suficiente por asearlo. Ambos se quedaron sin palabras por lo que veían, únicamente Crowley movía los dedos de sus manos por la ansiedad que aquella imagen le producía

-bueno, creo que podemos intentarlo cariño

-¿intentarlo? ¿Quién en su sano juicio es capaz de vivir en un lugar como este? Tal vez a Hastur le pareció buena idea porque ser un demonio sucio pero, es horrible este lugar, mira ni siquiera encienden todas las luces AAAGH Ángel, lo odio

-tranquilízate, piensa en que tenemos un techo donde dormir y que la niña puede estar segura

En el fondo se escuchaba a la pareja de recién casados del departamento de arriba que estaba discutiendo, aventando y rompiendo cosas a las paredes y en el piso, todo se escuchaba en ese edificio hasta 4 departamentos a la redonda

-Crowley, escúchame, vamos a salir de aquí ¿me oyes? Vamos a conseguir un trabajo para poder tener una casa donde podamos vivir dignamente y la niña crezca feliz ¿acaso no quieres eso?

Las palabras de Aziraphale una vez más fueron de gran ayuda, su madurez para afrontar los problemas hizo que el demonio se tranquilizara un poco, acarició la cabeza de Lucy y quedó en silencio un momento mientras intentaba no llorar de frustración. Minutos después, Aziraphale pidió sushi a domicilio, pidió dos órdenes de makis para él y 3 órdenes de california rolls para Crowley, que aunque el demonio jamás los había probado, tenía un apetito voraz hacia todo lo que había comido desde que empezó su proceso de ser humano. Crowley se propuso ir a preparar la cama donde dormirían, dándose cuenta que había una vieja cuna en una esquina. Tomó un pedazo de tela y empezó a limpiarla, sacó de su maleta una gran botella de aerosol antibacterial que ocultaba en su auto y empezó a rociar todos los lugares frecuentes, en especial donde dormiría Lucy. Mientras tanto Aziraphale preparaba un nuevo biberón, porque presentía que ya era su hora de comer enseguida llamaron a su puerta

-yo voy ángel, ¿sí? diga

-buenas noches, comida a domicilio el "chinito feliz", son nueve libras caballero

-gracias humano

-¿ya llegó la comida cariño?

Sí ¿ahora que pediste? y ¿Por qué fue tanto? Ya no tengo mucho dinero amor

-lo siento pero quería que probaras este delicioso manjar, estoy completamente seguro que te encartará, le dicen california rolls amor (ve a Crowley sacando sus pedidos de la caja donde venían, mientras que se diría a Lucy para darle su biberón)

-¿qué son estas pequeñeces? ¿Estás seguro que te gustan a ti? Bueno supongo que si te gustan, también me gastarán a mí (con una sonrisa temerosa en sus labios)

-mira amor, es tan linda cuando no está llorando

-x2

-¿perdón?

-quise decir igual ¿qué crees? encontré una cuna vieja donde puede dormir, ya está un poco desinfectada, me da miedo que la golpees si se duerme con nosotros Ángel

-¿golpearla yo? Pero si eres tú el que se mueve como la serpiente que eres

-sí, pero tú tienes los brazos y las piernas pesadas cariño, no creo que soporte el peso de un oso

-...

-un oso muy sexy en pijama (guiño, guiño)

-(molesto y tomando aire) ¿serías tan amable de poner la mesa cielo?

-por supuesto

Una vez que Lucy terminó de comer, quedó profundamente dormida y Aziraphale la llevó a la cuna que Crowley había puesto en la otra habitación. Se propusieron a cenar mientras que el ángel le explicaba los tipos de sushi que existían y de qué estaban hechos, y otros tipos de comidas que disfrutaba comer alrededor del mundo

El Plan Inefable 🍎🌿Donde viven las historias. Descúbrelo ahora