4.- Un extraño lugar llamado "Hogar"

69 17 0


Lo abrace suavemente, mientras él aun sostenía con fuerza mi cuello, después de unos momentos dejo de hacerlo, dejándose caer suavemente sobre mí, mientras yo lo abrazaba, mi respiración estaba entre cortada, agitaba y mi corazón latía fuertemente.

—lo... siento... no... quería... hacerte... sentir... inseguro... —pronuncie, las lágrimas salieron de mis ojos, aun no se si por aquella casi asfixia o por el dolor que sentía en mi corazón.

No importa cuánto me lastime, cuanto dude, o si estoy en una jaula, porque sin importar lo que haga, yo soy el único que lo entiende, que sabe perfectamente todo sobre él, y la forma tan inmadura de ser, su pasado me pertenece, lo amo y dudo que deje de hacerlo.

—no me dejes, si lo haces, yo moriré... no lo soportaría —pronunció sin mirarme.

—no lo haré —mentí

Desde hace 4 meses, estaba ahorrando un poco para irme lejos de él, y es que no me iría tampoco con Fandral, solo me quería desaparecer de esto de sentirme con el corazón a la mitad.

-*-

Por varios días, fue al trabajo con un cuello alto, para evitar que se notara las marcas de sus manos en mi cuello, en aquella ocasión el no me dejo ir al trabajo al día siguiente, me tuvo encerrado en su cuarto junto a él, pero después de prometerle,  jamás volver a llagar tarde, me dejo salir, pero era tan impredecible.

Salí del trabajo con los ánimos muy bajos, me sentía cansado de todo, faltaba varias horas para mi toque de queda, pues como había entregado mi trabajo a tiempo pude salir antes, pero no tenia ánimos de ir a casa, pero tampoco podría darme el lujo de que pasara de nuevo lo de aquella ocasión, pues esta vez quisa no la cuente.

Decidí sentirme cerca de un parque y por un impulso compré un helado, recordando a Fandral, no sabia bien porque lo hacía.

-*-

Cuando entro al cuarto donde yo estaba parado, sorprendido por estar ahí, acaba de recibir la paliza de mi vida y casi la perdía. 

—no te preocupes, no te desvestí, ni te toqué —pronunció entrando a la habitación. —te recogí de aquel callejón y traje aquí, dime, ¿Quién te hizo esto?

Lo mire y arquee la ceja —nadie —respondí

—¿nadie?, te dejaron medio muerto, bueno, si no quieres decirme nada, no te preocupes —dejo ropa sobre la cama —ahí esta el baño, puedes bañarte, yo preparare la cena.

—¿Por qué haces esto? —pregunté extrañado, nadie me había tratado bien sin necesitar algo a cambio.

—no lo sé, ¿Por qué soy un policía?,—coloco su mano sobre su barbilla —aunque si fuera por eso, lo mas seguro que estuvieras en hospital, en lugar de aquí, respondiendo un interrogatorio, pero he de decir la verdad —me miró —no lo sé... quizá... nada.

Salió de habitación dejándome confundido, aunque estar ahí fuera peligroso, era un Yakuza en la casa de un policía, ¿Qué tipo de juego esta jugando el destino?, pero, por una extraña razón, me sentía seguro y aquel pequeño departamento se sentía muy cálido, tome un baño sin antes mirarme en el espejo, mis tatuajes me marcaban, y podía ver mis heridas, hematomas por todo el cuerpo y rostro, era un desastre y dolía.

Al terminar mi baño, salí de la habitación, para encontrarme con un delicioso olor, mi estomago me dolía, tenia hambre.

siéntate, he preparado un poco de caldo que creo que te ayudara mucho —señalando la silla para mostrarme una de las sonrisas más cálidas que había recibido, ese tipo de sonrisa que mi padre hacia cuando preparaba la cena para mi madre enferma, lo había olvidado por completo. Coloco el plato de sopa enfrente mío, para sentarse después —come, espero te guste.

Las lagrimas comenzaron a caer, un calor me recorrió, pude recordar lo que quizá había guardado muy dentro de mí, a mi familia, a lo que sentía un cálido hogar.

—lo siento —me disculpe para limpiar mis lagrimas con la manga del suéter

—no te disculpes, esta bien, comamos.

Él no pregunto, no pronunció alguna palabra, solo me observo mientras comía aquella sopa, que parecía que fuera le mejor comida que había probado en mi vida.

—¿te gusto? —preguntó mientras recogía mi plato.

—sí, gracias... —apenas respondí

—me llamo Fandral, soy agente del departamento de investigación, no quiero que pienses que te estoy interrogando o que esto es un asunto policial, he de confesar que al principio lo mire así, pero tu sostenías mi ropa, con el rostro lleno de lágrimas, suplicándome que no te llevara al hospital, te negaste a que te curara o te cambiara, esto me haría sospechar, por mi trabajo... pero... de alguna manera... no puedo verte así... —coloco sus dedos en medio de sus cejas, mientras volvía a sentarse frente a mí —me haces hacer lo incorrecto... —suspiró —ahora, bien, ¿tu nombre?

—Loki

—¿es verdadero o falso? —preguntó

—verdadero, bueno si quieres creerme —arquee la ceja

—ja, ja, ja, esta bien, Loki —me tomo de la mano —se que ahora no quieres hablar, pero en algún momento tienes que hacerlo, tienes que denunciar a quien te lastimo.

¿denunciar a Thor?, eso jamás pasaría, aunque ahora me duele lo que me hizo, no podría, mi corazón no podía hacer eso, y si lo quisiera hacer, él es jefe de los Yakuza, dudo mucho que algo pase si denuncio.

—estoy bien, me lo merecía, no soy una buena persona —mire aun lado, recargando mi barbilla en mi mano.

—no creo que alguien se merece ser lastimado de esa manera, pero esta bien, puedes quedarte el tiempo que necesites, vivo solo, mi pequeña hermana que ahora no es pequeña va la universidad y solo viene una vez al mes, así que no habrá problema —sonrió

—¿Por qué tendría que confiar en ti?, quizá después vengan policías a sacarme de aquí —proteste

—por la misma razón que te estoy dejando quedarte, quizá tu puedas matarme mientras duermo, o quien te hizo esto te busque y me lastime —me miro con seriedad, tenia razón, quisa vendría Thor por mí, pero por una extraña razón quería quedarme un poco más, curar mis heridas y seguir sintiendo ese cálido sentimiento recorrer mi cuerpo. 

—esta bien, gracias por ayudarme —sonríe levemente

—vaya que eres lindo cuando sonríes —eufórico.

Era extraño sentirse tan cálidamente en un lugar donde acabas de llegar... 

 

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.
Mi hermano el Yakuza // Thorki - Frandoki AUWhere stories live. Discover now