Quieras o no

7.9K 179 4

Me desespero cuando observo que se esta acercando a mi con una sonrisa diabólica, por Dios que es esto, porque me tiene que estar pasando a mí, acaso no basta con tenerlo en la universidad, esta frente a mi sonriendo y yo paralizada y saber cómo reaccionar.

-Señorita Torres- dice y extiende su mano para que la tomé, lo piensl y simplemente digo "hola".

-No seas tan antisocial Leah, ahora estoy aquí y pues, me vengaré- tiemblo al escucharlo hablar, por Dios, estoy frita, que hará ¿ahogarme?; respiro aliviada cuando veo que se marcha entonces en un dos por tres estoy en la habitación del hotel con Luis.

-¿Pasa algo, cariño?- pregunta sirviendo dos margaritas en copas de cristal.

-No, tranquilo, nada- digo rápido y sonrío, el me besa y sonríe también.

-hagamos algo, vallamos a bailar, las discos de este hotel son muy buenas ¿que dices?

-No lo se, estoy algo cansada- digo pero el hace puchero- bueno, bueno, esta bien iré.

-Esa es mi chica- dice con una sonrisa de felicidad enorme.

Después de prepararnos para la noche, fuimos rumbo a donde quería Luis, era una disco espaciosa pero había mucha gente; no acercamos a la barra y pedimos un par de tragos, tomamos un poco hasta que digo que quiero ir al baño, Luis asiente y me voy al baño que al parecer estaba muy lejos.

Hice mis necesidades, retoque mi maquillaje, y acomode mi vestido negro de encaje, salgo del baño y...¡Maldicion! Grito en mis adentros, puedo observar a Anthony mirarme, esta muy cerca de mi, y yo muy lejos de Luis, estoy paralizada no puedo ni quiero moverme, el se acerca me toma del brazo si dejarme hablar y cuando ya estamos afuera...

-¡¿Que haces, idiota?!- le grito, el me mira y se acerca peligrosamente a mí. Tiemblo, toma mis cadera, besa mi cuello..

-Te haré mía, ahora- susurra y yo sigo estado de shock, el no me suelta, me carga y para evitar que grite tapa mi boca con una cinta.

Me llevó a una habitación, supongo del hotel, me tiró a la cama y se abalanzó encima de mi sin aplastar me.

-Quieras o no, seras mía- Dice y entra a lo que supongo es su baño, y sale con algo en la mano, es un frasco de ¿pastillas?; las coloca sobre la mesita de noche que estaba a su costado, luego me mira -Esta sera mi venganza, preciosa-

Comienza a desabrochar mi vestido, por lo cual quedo en ropa interior observando, lo que hace, yo no hago nada, lo cual encuentro extraño; desabrocha mi sostén y de seguido baja mis bragas.

¿Me violara? Obvio que si, ya no tengo escapatoria tengo 22 y aun soy virgen, pensé que mi primera vez seria más romántica, Luis un por ejemplo me podía brindar esa velada que imaginaba, pero demonios esto sera el infierno, nunca e echo esto, estoy atada y con la boca tapada con una cinta, ya no puedo hacer nada, no puedo gritar ayuda, ni escapar, pues no me queda mas que que dejar que todo esto pasé, pero tampoco quedaría así, ¿violada y quedarme como si nada paso? No, claro que no, esta me la cobro yo...

Adiós Virginidad.¡Lee esta historia GRATIS!