NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Despierto a las 10:30 de la mañana, me remuevo en la cama y topo contra algo, doy media vuelta y me encuentro a Adam durmiendo, me levanto con cuidado para no despertarlo y me dirijo al cuarto de baño para darme una ducha, treinta minutos después salgo, él todavía esta durmiendo, me siento en el borde de la cama y veo una fotografía colocada encima de la almohada, ¿como no la he visto antes al levantarme? la recojo de donde se encuentra y la miro, en la fotografía aparecemos Adam y yo acurrucados durmiendo, ¿quien habrá echo la foto? Claro... Samantha.

Salgo corriendo escaleras abajo sosteniendo la fotografía en mi mano, en busca de Samantha, a quien me encuentro durmiendo junto a los demás en el sofá del gran salón de la casa, así que, silenciosamente me dirijo hacia donde está Sam durmiendo.

- ¡Sam, despierta! ¡Más te vale que despierta si no quieres que te asesine aquí mismo!

- Que pasa... - Se incorpora, y se despereza, le enseño la foto, ella me mira sorprendida, segundos después se echa a reír.

- ¿Que te es tan gracioso? Mira como me río yo.

- Va Noah, si te encanta esa foto, hacéis muy buena pareja, os vi y no me pude resistir, él también tiene una copia.

-¡¿Qué él que?!

- ¡Vamos, si seguro que todavía no la ha visto! La deje... - No le dejo terminar, salgo corriendo escaleras arriba y entro en la habitación, para mi sorpresa, él ya esta despierto y tiene la foto en sus manos, entro en la habitación cerrando la puerta sin hacer ruido y él se queda observándome algo avergonzado.

- ¿Y esto? - me enseña la fotografía, y yo le enseño la mía.

- Samantha, entró anoche y nos hecho la foto, lo siento...

- ¿Porque siempre te estas disculpando? A sido culpa suya - se levanta y se dirige hacia mi, yo lavando dentro de la habitación y me siento en la cama, dejándolo a él en medio de la habitación de espaldas a mí. No pasan ni dos segundos que se gira y se dirige hacia mí, me da una de sus manos y me levanto - Sabes... hacemos una pareja estupenda - me río, ¡Me río! tu te crees... - Quiero más fotografías contigo, es decir... no dormidos, eso sería muy raro - se esta poniendo nervioso, y... no hace falta decir que yo también estoy sumamente nerviosa, ahora mismo, en mi cabeza solo hace que repetirse tres cortas palabras hacemos-buena-pareja, lo que hace que una sonrisa se dibuje en mi rostro.

Pasán unos minutos en donde solo nos dedicamos a mirarnos a los ojos, observando de ven en cuando nuestros labios, esperando que uno de los dos haga alguna movimiento, hasta que él, da un paso y junta nuestras frentes susurrando - Es una pena que no nos gustemos, podríamos ser una pareja estupenda - una pequeña risa sale de mi y, acto seguido, él pone una de sus manos en mi cintura, atrayéndome hacia él, no hago ninguna movimiento, me dejo guiar por el, solo enredo mis manos en su pelo y poco a poco nuestros labios se van juntando dando paso a un beso tierno, suave y largo.

Cuando nos separamos para coger aire, él vuelve a poner su frente con la mía. - Dime que no vas a salir corriendo, por favor - lo miro a los ojos, notando una chispa de nerviosismo y preocupación, observa mi rostro esperando una reacción de mi parte, pero estoy quieta, como si fuera una estatua.

Al no percibir ninguna reacción por mi parte, Adam se tensa y empieza a andar de un lado a otro de la habitación, se para en frente de mi frotandose la nuca, lo observo y una risa escapa de mi interior - ¿Que pasa? ¿Porque te estas riendo? - me mira algo horrorizado, igual que un niño cuando le pillan haciendo algo que no debía, esperando así la peor reacción que pueda recibir.


Unos segundos después, nos separamos y permanecemos mirándonos.

- Dime que no vas a salir corriendo, por favor - Se le ve nervioso, lo leo en sus ojos, además de que ahora, no para de ir de un lado para otro, no se que decirle, pero empiezo a reirme. - ¿Que pasa, porque te ries? - para quieto, y me mira, ahora horrorizado, igual que un niño cuando le pillan rompiendo algo o apunto de hacer alguna maleza que seguramente acabe rompiendo algo, esperando así la peor reacción que pueda recibir.

- ¿Quieres tranquilizarte? no voy a ir a ningún lado - veo como todo su cuerpo se relaja y vuelve a acercarse a mi, me observa con una gran sonrisa en su rostro, me gustaria saber que se les esta pasando por la cabeza en estos momentos.

- Pensaba que volverías a salir corriendo, que volverías a no hablarme, espero que esto no haya sido un error para ti, lo siento, no tendría que haber pasado, olvidémoslo.

- Si es lo que quieres... es una pena, porque no pensaba que había sido un error, en realidad, estaba deseando que volviera a ocurrir, pero si tu dices que no, lo entiendo, tranquilo. - me dirijo a mi mesita de noche y cojo mi móvil y me dispongo a salir de la habitación cuando, Adam tira de mi y vuelve a juntar nuestros labios, cuando deja de hacerlo, me susurra algo al oído - Hablo demasiado... Eres alucinante, ¿lo sabías?. - Se aleja de mi dejándome otra vez plantada en el medio de la habitación sin poder reaccionar, ¿que me pasa? - Voy a pegarme una ducha, ¿me esperas para ir a desayunar? - asiento con la cabeza.

Me siento en una de las butacas que hay situadas en una de las esquinas de la gran habitación a esperar a que salga de la ducha y podamos bajar a desayunar, no tarde ni 10 minutos que sale del cuarto de baño con tan solo una toalla alrededor de su cintura, yo, de mientras, me quedo enbobada mirando su torso desnudo mientras él busca una camiseta que ponerse, cuando ya la tiene, se da media vuelta y entonces se da cuenta de que le estaba observando y se sonroja, coge toda la ropa que a sacado del armario y vuelve a dirigirse al baño para cambiarse.

Save Me #Wattys2016¡Lee esta historia GRATIS!